Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Un día después de la entrevista con Maduro, Bloomberg lo fustiga en un artículo

Un día después de la entrevista que le realizó en el Palacio de Miraflores, Bloomberg publicó una columna de opinión, titulada Maduro solo puede culparse a sí mismo por el infortunio de Venezuela, donde Eli Lake, columnista de esta agencia de noticias, lo fustiga por la crisis que vive el país.

El artículo parece una respuesta de la agencia de noticias a las duras críticas que despertó la entrevista, que fue calificada de complaciente y hecha a la medida del mandatario venezolano, y muy orientada a pedir que se eliminen las sanciones que pesan contra la Administración chavista para que esta pueda pagarle a quienes tengan deuda externa venezolana.

A continuación, el texto de la columna de Opinión en español, con buena parte de los argumentos que pudieron haber citado (y no lo hicieron) los periodistas que entrevistaron a Maduro:

El hombre fuerte de Venezuela suena desesperado. En una entrevista con Bloomberg News, Nicolás Maduro suplica al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que levante las sanciones paralizantes impuestas a su país por el expresidente Donald Trump.

“Si Venezuela no puede producir petróleo y venderlo, no puede producir y vender su oro, no puede producir y vender su bauxita, no puede producir hierro, etcétera, y no puede generar ingresos en el mercado internacional, ¿cómo se supone que debe pagar a los tenedores de bonos venezolanos?” dijo.

“Este mundo tiene que cambiar. Esta situación tiene que cambiar ”.

Es tentador admitir su punto. Las políticas de Trump, que imponen sanciones, intentan llevar ayuda humanitaria directamente a los ciudadanos venezolanos y reconocen al jefe de la legislatura venezolana como su presidente interino, no han producido elecciones libres y justas.

Al mismo tiempo, es importante recordar que la economía de Venezuela estaba en caída libre antes de que Estados Unidos impusiera sanciones.

De hecho, la hiperinflación y el colapso del sector petrolero tienen más que ver con las políticas socialistas y la corrupción del régimen de Maduro que con las sanciones económicas que se le impusieron por robar las elecciones de 2018.

Hay una falla fundamental en el esfuerzo de Maduro por persuadir a Biden de que relaje las sanciones a su país: la causa fundamental de la miseria de Venezuela es el propio Maduro.

Eligió llenar la Corte Suprema de su país después de que la oposición derrotara a su partido gobernante en las elecciones legislativas de 2015.

Los compinches de Maduro en ese tribunal decidieron disolver y reemplazar efectivamente la asamblea nacional en 2017. La crisis política y económica en Venezuela es obra de Maduro.

Ahora Maduro espera que algunas concesiones cosméticas sean suficientes para que Biden reconsidere la política estadounidense.

Estos incluyen trasladar a seis ejecutivos petroleros (cinco de los cuales son ciudadanos estadounidenses) de la prisión al arresto domiciliario; ofrecer a la oposición dos escaños en un consejo electoral ,de cinco miembros; y permitir que el Programa Mundial de Alimentos de la ONU reanude sus operaciones dentro del país.

Biden ha ignorado hasta ahora estos movimientos, y con razón. Los ejecutivos nunca debieron haber sido encarcelados, en primer lugar; la decisión de Maduro de trasladarlos a arresto domiciliario demuestra que los tribunales de Venezuela no son independientes. Los leales a Maduro seguirán teniendo mayoría en el Consejo Electoral. Y permitir la ayuda humanitaria es lo mínimo que puede hacer cualquier líder nacional.

No obstante, la desesperación de Maduro se puede poner a prueba. Si está realmente interesado en atraer inversión extranjera de Occidente, siempre puede estar de acuerdo con las condiciones iniciales establecidas por la administración Trump: permitir elecciones libres y justas para la presidencia.

Hace tan solo dos años, sus delegados abandonaron las conversaciones para establecer las condiciones para tal competencia.

Un buen movimiento para Biden sería volver a presentar esa oferta de 2019 a Maduro. Si quiere que se alivien las sanciones, debería permitir elecciones libres y justas.

Mientras tanto, Biden debería estar atento a las elecciones provinciales y locales en Venezuela programadas para noviembre.

Como informa Bloomberg News, la oposición parece dividida sobre si debería participar. Biden debe dejar en claro que lo que sea que decida Maduro sobre estas contiendas, no sustituyen a someterse a un proceso democrático real para determinar el próximo presidente.

Maduro siempre ha tenido el poder de aliviar el dolor económico que sufre Venezuela. Sin embargo, hasta ahora ha elegido su propia supervivencia sobre la de su país.

Fuente: Bloomberg News.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x