Urgente: Pompeo lleva a Guaidó una «bomba» electoral para Venezuela (+Video)

Foto: Cortesía

A pesar de que la semana precedente el intento de asesinato de diputados en el centro de Caracas enturbió aún más la imagen del régimen venezolano, la administración Trump ha decidido insistir con un camino electoral. Pero se trata de una bomba.

La propuesta de elecciones presidenciales libres para Venezuela fue anunciada por el secretario de estado estadounidense, Mike Pompeo, durante su viaje de Berlín a Bogotá, donde hay agenda de encuentro con el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

Es una «bomba», digo, porque no sólo es que comprenda la elección de un nuevo presidente para Venezuela en 2020, sino que además forzará el reclamo porque, entre otras cosas, haya un cambio de rectores en el Consejo Nacional Electoral y en el Tribunal Supremo de Justicia.

El máximo tribunal está en la mira de la administración Trump, porque se entiende que no hay en las actuales circunstancias un ente capaz de garantizar la integridad de un proceso tan importante como la elección de un nuevo presidente.

La insistencia en esta fórmula, seguramente hallará en el Juan Guaidó de gira internacional un gran amplificador, dado que en el periplo por América y por Europa el presidente interino asistirá a foros muy importantes y se reunirá con figuras claves del mundo libre y democrático.

El cambio del Tribunal Supremo, vendría a proponerse en tiempos turbulentos en esa instancia que ha servido para complacer en centenares de desafueros a Nicolás Maduro. Parece un desiderátum que su cabecilla, el magistrado Maikel Moreno va de salida, quizás de castigo por los señalamientos que lleva a cuestas por supuestamente haber estado dispuesto a traicionar a su jefe político (Maduro) el 30 de abril de 2019.

«Estados Unidos no va a lograr en Venezuela elecciones bajo sus parámetros». Así reaccionó al informe de Estados Unidos sobre las salidas posibles a la crítica situación venezolana publicado a principios de 2020, el canciller del régimen madurista, Jorge Arreaza.

Pompeo junto a Guaidó en Bogotá, repito, exacerba el plan. Y el Tribunal Supremo es una suerte de joyita de corona nuevamente para Nicolás Maduro.

El régimen quiere elecciones, pero sólo parlamentarias. Y si en algo piensa renovar las autoridades electorales, es a través de la reincidencia en un truco ya aplicado en el año 2003: declarar omisión legislativa porque hay un conflicto parlamentario, y que los magistrados amigos decidan los nombramientos en el Consejo Nacional Electoral.

Pero la bomba tiene un detonante, que además exigirá a Guaidó tomar posiciones, a mi juicio, de resultas incómodas para integrantes de algunos de los partidos políticos que le han dado soporte. Allí algo trascendente, el hecho de haber pedido se le levantara la atención de disciplina partidista.

Maduro no puede estar al frente del gobierno. Guaidó debe acentuarlo aún más, seguramente. Y además, no hay agenda electoral en 2020 si no incluye la elección de un nuevo presidente.

sag

Los peores vestidos de los SAG Awards no tenían espejo en su casa

Google hace cambios en la web para su versión de escritorio