Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿Cómo lograr una Venezuela de cambio?

Por Luis Somaza

Lograr una Venezuela de cambio es posible, pero requiere del esfuerzo y el trabajo de todos. Incorporar a los diversos sectores del país es fundamental para engranar las medidas que nos impulsen hacia el desarrollo y el progreso.

La economía es un pilar fundamental en la estructura de cualquier nación, en el caso de Venezuela, la destrucción económica surgió a raíz de la corrupción, expropiaciones y el bajo valor al talento humano nacional.

Fincas enteras, empresas y plantas fueron expropiadas desde el Gobierno de Hugo Chávez y hoy están totalmente inoperativas. Desde estos años hasta ahora, con Maduro, podemos ver cómo han hecho hasta lo imposible para que el venezolano dependa de una bolsa de comida con productos de tercera calidad y adquiera solo alimentos importados.

El hecho de que la mayoría de los productos en los supermercados sean de origen árabe o de algunos países muy específicos de Latinoamérica nos permite entender que hasta con el hambre del pueblo han hecho negocios.

Recuperar la economía de un país no es algo imposible ni es una tarea tan complicada pero, para ello, quienes hoy usurpan el poder deben dejar Miraflores; puesto que, son los promotores de una Venezuela derrotada entre el desabastecimiento y la inflación.

En cuanto a la salud, la situación no es muy diferente. Cientos de niños y adultos mayores mueren semanalmente por la falta de tratamientos, transplantes, medicinas o insumos médicos; por supuesto, con la vida de los venezolanos también decidieron jugar.

En el interior del país la crisis sanitaria es mucho peor que en la capital, el personal médico se contagia con facilidad y no cuentan ni con los servicios básicos necesarios para prevenir el Covid-19 o cualquier otra enfermedad.

Las morgues y los servicios funerarios ya no se dan a basto, así como tampoco lo hacen nuestros bolsillos, donde incluso se ha optado por hacer fosas en sus casas para darle santa sepultura a sus muertos.

La educación en Venezuela está cada día más debilitada, un niño o joven que piensa representa un peligro inminente para la dictadura. Han violentado, perseguido y torturado a menores de edad por exigir con honor su derecho a manifestar y a elegir.

Nuestros docentes ganan 100 veces menos la cantidad que deberían recibir por dedicar su vida a nutrir de conocimiento a nuestras futuras generaciones, por lo que se han visto en la necesidad de migrar en busca de un mejor futuro.

El deporte, sobre todo en este momento, los ha demostrado como tiene la capacidad de devolverle la esperanza a un país herido. Nuestros atletas llegaron a Tokio por sus medios, con esfuerzo y sin apoyo.

Son ellos nuestros héroes en este momento, pese al sentimiento de sentirse desprotegidos por su propia patria decidieron enfrentar a los mejores del mundo para enaltecer a su país y eso es digno de nuestro respeto.

Nuestros niños necesitan más deporte en sus vidas que preocupaciones producto de la crisis, necesitan entender que los sueños son necesarios y que se cumplen cuando luchamos por ellos.

Dicho esto, es necesario entender que todos, jóvenes, adultos y ancianos nos necesitamos en este proceso. Claro que es posible lograr esa Venezuela de oportunidades que un día tuvimos, fortalecer nuestra moneda, tener garantías laborales y crediticias; ser deportista y contar con el apoyo necesario, pero - sobre todo- la seguridad de poder hacer nuestra vida en nuestra tierra.

No estamos solos en este proceso, sin embargo, sí debemos entender que necesitamos estar unidos. Todos los sectores del país tienen sus propuestas sobre la mesa para darle el giro que nuestra nación necesita pero la unión siempre será la clave y la diferencia para lograr el cambio.

La dictadura no será eterna, las organizaciones más importantes del mundo nos respaldan y nos ayudarán a hacer justicia. Somos responsables del país que queremos y del futuro que visualizamos en él.

Aquí estoy, de pie y desde este nuevo espacio tras la persecución de Maduro. Rendirse nunca será una opción cuando lo que está en riesgo es la vida y el futuro de nuestra gente.

¡Vamos que sí se puede!

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x