¿Cómo vive el venezolano?

¿Cómo vive el venezolano?
Foto: Caraota Digital

Por Aníbal Sánchez

.

La hiperinflación es la protagonista de esta novela "la nueva realidad venezolana" muchos leen en sus teléfonos y computadoras la crisis económica pulverizó el poder adquisitivo de la familia en Venezuela, ¿cómo viven? sin poder comprar los alimentos básicos, es la interrogante que se hacen muchos desde afuera.

Bastaría con que nos acompañaran en los recorridos y jornadas para que comprendieran que son muchos que repudian los mensajes políticos y de celebraciones o actos "tanto del gobierno de Maduro como de la oposición que dirige Guaidó". Quién va a pensar en un día del agua, de la alimentación o estar pendiente del alumbrado por la Navidad, con esta hambre, es la frase que engloba la opinión de muchos.

Se esperaba una recesión mundial producto de la crisis económica por la caída de los precios del petróleo y la pandemia del coronavirus. Pero en Venezuela esta realidad "es más amarga y triste, pues tratan de ocultarla con celebraciones y actos, cargando al pueblo de mayor desesperanza"

Se esperaba que parte de la solución al problema del venezolano llegara por la vía política, si, por medio de unas elecciones que dieran gobernabilidad al país, pero hasta el momento lo planteado son unas consultas parlamentarias, por tener un nuevo parlamento o permanecer con el mismo; y estas recetas no han permeado en el sentir del venezolano.

No se puede ir con una oferta electoral o proyectos cuando no se tienen los medios de transmisión y recepción del mensaje, "aquí todos estamos pasando hambre" escucho de los que en alguna oportunidad fueron o son líderes de calles o sectores; y es así como buscamos repuesta al ¿cómo vivimos?

Algunos de esos venezolanos con el que conversamos, escuchamos o compartimos en las Jornadas Sociales nos cuentan anécdotas compartidas por los voluntarios, "como han vendido joyas, electrodomésticos y hasta ropa guardada para comprar algo de comida o pagar la habitación".

El tema de la pandemia también se vive, nos ha correspondido colaborar en jornadas a distintos niveles; no es como comentan algunos tras monitores, "el Venezolano le perdió el miedo al virus o piensan que es mentira" es que la necesidad los llevó a salir a resolver o trabajar "por comida, la cuarentena dejo a muchos sin ingresos y los programas sociales de entes no llegan"

El coronavirus agudizó la crisis económica, existente en el país producto de un modelo y gestiones poco efectivas, previas a la pandemia y sanciones internacionales, "tema este que superó al de la guerra económica en las frases recogidas, en los recorridos o conversatorios" acompañan al descrédito o burla de quien la manifiesta.

Un tema que también divide las opiniones de acuerdo al nivel social, para algunos son el resultado, para otros exacerban la crisis y hasta los que compran la idea de que son el origen. Una crisis que ha dejado a millones en la pobreza y amenaza con empujarlos a la indigencia "llevo a que millones de venezolanos migraran" efecto este reducido por la pandemia pero que al igual de quien sale a resolver, aumenta con los días.

Lea también  El domingo negro de la democracia venezolana

Para los organismos de salud y alimentación, las cifras extraoficiales de alimentación del venezolano alarmaban "un porcentaje significativo manifestaba comer una sola vez al día" la ingesta de calorías y proteínas dentro de la dieta del venezolano se había venido abajo.

La misma FAO reconoció que en Venezuela la ingesta de calorías llegaba a cifras estadísticamente alarmante. Es contrastable con simples cálculos el alimentarse esta cercano a los 12 dólares semanales y el ingreso por sueldo básico es de 1 dólar al mes. De ahí que la apertura o economía de bodegones solo ha servido con otros fines pues el venezolano común no tiene nivel de adquisición, para los pocos productos nacionales menos aún para comprar importados.

Esta realidad representa un reto para varios y amerita la comprensión de muchos, no es solo un tema político o económico, requiere de la atención a distintos niveles y tiempos. "No es tan sencillo como el que si yo gano tendrán o el si el sale llegarán" es un problema de un modelo enquistado que no será fácil remplazar, como piensan los liberales al proponer eliminar programas o subsidios, pues esto solo genera políticamente mayor desconexión y carencias en un amplio sector de venezolanos en el país.

La Comisión de Finanzas del Parlamento actual calculó la Canasta Alimentaria en cerca de los 200 dólares, un monto que los venezolanos no pueden costear, pero que las empresas privadas tampoco podrían pagar y mucho menos los entes gubernamentales. "Entonces que hacemos" nos queda una opción entendernos, colaborar y lograr la gobernabilidad para el país.

Esto no es cuestión de show, campaña política o mecanismo de presión, son pocos los venezolanos que comparte el mensaje de "ante el bloqueo genocida imperial contra la patria, seguimos respondiendo con más esfuerzo y trabajo para garantizar la alimentación de nuestro pueblo" dicho por Maduro

La salida es consolidar alianzas estratégicas y trabajo en conjunto, nacional e internacional "solo así podremos aumentar la producción y generar empleos" en Venezuela. Según la encuesta ENCOVI de la UCAB 96,3% de los hogares están en situación de pobreza por ingresos, mientras que 79,3% en pobreza extrema y no tienen para cubrir la canasta de alimentos.