Cuarentena en Venezuela: una visión retrospectiva

Foto: Caraota Digital

Omar Villalba

Observatorio Vecinal

Esta semana Venezuela cumplió su segundo mes en cuarenta. No conforme con ello, el gobierno decidió extender el estado de emergencia por 30 días más. Lo que es comprensible, pero no deja de ser preocupante.

Ha pasado un tiempo prudencial desde la primera quincena del mes de marzo; y es por ello que creo que estamos en un momento idóneo para mirar el pasado y hacer una evaluación. ¿Qué ha pasado estos dos últimos meses? La respuesta es sencilla, pareciera que de todo. Pero lo cierto es que hay cosas interesantes con respecto a esta cuarentena.

En primer lugar, para el momento que este artículo fue redactado, el número de casos positivos de Covid-19 era de un aproximado de 423 personas. De ellos 220 pacientes se han recuperado y solo 10 han fallecido. Nueva Esparta figura como el estado con mayor índice de infectados, con una cifra cercana a los 130.

Le sigue el estado Miranda con 101; al final de la lista tenemos un triple empate entre Carabobo, Mérida y Monagas con un caso cada uno. Vale la pena destacar que estas son las cifras oficiales, de las personas que  han dado positivo en las pruebas. Si tomáramos  en cuenta a los asintomáticos las cifras serían mayores.

¿Son malas estas cifras? Para nada. Comparados con otros Estados del mundo y la región, Venezuela tiene una tasa de infectados bien baja, además de un índice de fallecidos aún más bajos. Estas cifras nos dicen que el gobierno actuó en el momento correcto. De verdad debemos reconocer la labor que han llevado a cabo. También hay que reconocer el esfuerzo titánico que realiza el personal médico venezolano para hacerle frente a esta situación con los recursos que cuenta. Y, seamos sinceros, esta ha sido una labor digna de un héroe, porque los venezolanos no estamos cooperando.

Sí, nosotros antes de que nos alcanzara la pandemia ya estábamos inmersos en una crisis económica y política. Sí, gracias a esta cuarentena global, la crisis económica se ha vuelto mundial y nos ha alcanzado (El petróleo llego a tener un valor negativo). Sí, la inflación está por las nubes, nuestra moneda por el subsuelo. Y además, todos los escenarios son poco halagüeños. Pero, al margen de ello —como ya dije— no nos hemos portado muy bien.

¿Por qué digo eso? Pues en muchos sitios las comunidades no han respetado los horarios. Ni siquiera las actitudes intimidantes de las fuerzas del orden o de los colectivos, han disuadido a algunos ciudadanos de salir a la calle. Algunos salen, sin necesidad, y de paso no llevan consigo las barreras de protección o las llevan mal —el tapaboca debe cubrir la nariz y la boca— cosa que reduce de forma significativa su utilidad. Sí, todos estamos al tanto de que hay personas que viven del día a día. Somos conscientes de que las reservas de alimentos no alcanzan, que hay cosas, como los vegetales, que deben ser comprados con frecuencia.

Tenemos eso presente, pero también sabemos que muchas personas se agarran de dichos argumentos para justificar sus salidas.

Si esto no fuese así. Además, si la situación no fuese critica, no tendría sentido que en muchas zonas de Caracas, como Catia y Caricuao —por nombrar algunas— o del estado Miranda, como Petare,Las minas,Santa Cruz del Este,Casco de Baruta Guarenas y Guatire se estableciesen días de parada o horario de trabajo reducido para los locales comerciales. Si no queremos que en Caracas ocurra lo que pasó en Guayaquil, donde dejaron a los muertos en la calle, es necesario ser más consecuentes con las normativas y protocolos inherentes a esta pandemia.

Debemos adherirnos a ellos, acostumbrarnos e internalizarlos, pues según la OMS y la última reunión del FMI se estima que esta pandemia dure —con sus altas y bajas— un aproximado de 2 años. Obvio que el mundo no estará dos años en cuarentena, pero algunos países saldrán mejor parados, de ello, si se apegan a los protocolos.

La otra razón por la que debemos ser más rigurosos. Por la que debemos tener presentes los escenarios más duro, es porque en algunos países, en especial Brasil, el gobierno se está comportando de mala manera. Se estima que dentro de poco Brasil desplazara a Estados Unidos como el principal foco de la pandemia. Si eso ocurre, tendremos una bomba de tiempo al lado.

Todo esto debe llamarnos a reflexionar. Hasta ahora el gobierno ha sido capaz de manejar la situación. Algunos consideran que están siendo exagerados, otros que han sido laxos. Pero créanme, que si el foco se desplaza de EE.UU. a Brasil la situación será peor para nosotros. Sin duda algunos preferirían acercarse a Venezuela con todo y nuestros problemas, y nuestro sistema económico y sanitario no estaría en condiciones para soportar tal aumento. También sería difícil, porque aún seguimos si ven la magnitud del riesgo que esto implica. Si eso fuera así, no habría tantas denuncias de fiestas en medio de la cuarentena, o zonas del país que no respetan día de parada o demás.

A este coctel explosivo hay que sumarle algunas variables más. Los servicios están fallando cada vez más. En algunas partes del país se están sufriendo cortes eléctricos de entre 6 a 12 horas al día —el estado Zulia ha sido el más castigado— curiosamente en la Gran Caracas comienzan a sentirse. Hace unos días Baruta y zonas aledañas pasaron su buen rato sin energía eléctrica. En cuanto al agua, esto se ha vuelto una cruz para munchos, pues en algunos sitios llega, pero en otros no. En otros el agua llega solo unos minutos, para luego desaparecer durante una semana o más. Pero, no conforme con ello, la calidad de la misma ha empeorado, en algunos sitios llega de un color marrón tenue. Lo que ha desatado una ola de malestares estomacales.

Y, en cuanto a la gasolina, la situación no ha mejorado. Se espera cierta ayuda desde el extranjero, pero tal vez sea muy poca para satisfacer la demanda interna. Por cierto, en lo que respecta  a este punto, se escuchan rumores según los cuales muchos están abusando y aprovechándose de la desesperación y necesidad ajena para especular.

Como ustedes pueden ver, hemos logrado mantener la enfermedad a raya. Realmente las apuestas no estaban a nuestro favor, pero hemos logrado mantenernos a flote durante dos meses. Pero, ha sido un bimestre difícil, porque otros problemas se han multiplicado. Y de paso algunos no cooperan. Con estas cartas, nos toca jugárnosla con otro periodo de treinta días, el cual podría ser crucial para el país y para la pandemia. Porque podríamos alcanzar un pico máximo e ir descendiendo hasta que la enfermedad desaparezca. O podríamos iniciar un ciclo de repuntes y caídas, que alterarían las cifras que tenemos.

La extensión que inició el día 12 de mayo, nos exigirá más entereza. Si somos lo suficientemente fuertes y voluntarios podremos transitar este valle de lágrimas sin mayores sacrificios.

Para cerrar, sería conveniente recordar algunas recomendaciones para soportar este próximo periodo de aislamiento. Estos son los consejos dados por el astronauta estadounidense, Scott Kelly. Quien vivió cerca de un año en la Estación Espacial Internacional (EEI), y ha confesado, en reiteradas ocasiones, que el aislamiento ha sido una de las cosas más difícil de sobrellevar.

En una entrevista, difundida por diversos medios en línea hizo las siguientes recomendaciones, con la esperanza de animar a las personas. Resumimos aquí:
• Establezca un horario: crear una rutina o un horario fijo le permitirá tener un sentido de naturalidad y propósito. Le permitirá conciliar su ambiente o momento laboral con la vida hogareña.

• Mantener el control: es importante mantener el control sobre las actividades. Cuando una persona vive y trabaja en el mismo espacio, corre el riesgo de que el trabajo acabe consumiendo todo el tiempo si no se le pone un freno. Por ello,  tómese el tiempo para el entretenimiento, para leer o ver una serie de televisión. Y, no olvide dejar espacio en su agenda para dormir lo suficiente.

• Hacer ejercicio: establezca una rutina de ejercicio caseros que le permita distraerse y evitar que el cuerpo se deteriores. Si usted se encuentra en alguna zona cerrada o urbanización, no sería mala idea salir de vez en cuando a respirar aire fresco.

• Tener una afición: Para que su aislamiento sea psicológicamente sostenible, hace falta un hobby que no esté relacionado con su trabajo. Quizá es hora de hacer lo que ha postergado durante mucho tiempo, como por ejemplo aprender a tocar un instrumento musical, hacer manualidades, resolver algunos problemas de la casa o incluso crear objetos de arte.

• Mantener la comunicación: no pierda la oportunidad de comunicarse todos los días con sus amigos o familiares, aunque sea a través mensajes de textos, internet o mensajería instantánea (Whatsapp, Telegram, Signal, etc). Los científicos afirman que el aislamiento es perjudicial no solo para nuestra salud mental, sino también para nuestra salud física, especialmente nuestro sistema inmunológico. La tecnología hace que nuestra comunicación sea más fácil que nunca, así que no deje de aprovecharla para combatir cualquier virus.

Evaluando estos meses podemos decir lo siguiente: el gobierno  actuó a tiempo, de no haber sido así la cifra de fallecido habría sido más grande. Que debemos poner de nuestra parte para reducir esas cifras y soportar la nueva extensión. Sé que es difícil, pero, cuando decida salir sin necesidad, no piense solo en sí mismo, considere a los otros. Que el escenario regional no es favorable.

Así que se le exigirá más al gobierno—por lo tanto prepararse ante cualquier eventualidad no está de más— y a nosotros.
Www.ObservatorioVecinal.Org
@ObservatorioVec
@OmarVillalbaG

 

 

Precios acordados operativo

Organismos de seguridad supervisan cumplimiento de precios acordados en negocios

Luis Florido a Cilia Flores: "Maduro no se salva de esta"