Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

De la pornografía armada

Por Luis Barragán

Desde los  inicios del presente régimen, la ciudadanía exigió el efectivo control de las armas de fuego que ya anegaban las calles. Distintas iniciativas, incluso, legislativas, fueron procesadas con una lentitud que ya levantaba sospechas, desembocando en una normativa que evidente e interesadamente resulto inútil.

Convertidas las guerrillas urbanas en una reminiscencia y los consabidos hechos de El Caracazo en una sorpresa que juramos no repetir, nos desacostumbramos a la exhibición de un armamento de alto calibre trenzando los espacios públicos. Empero, significativamente, desde la propia posibilidad de revocar el mandato presidencial que finalmente supo frustrar Chávez Frías, las baterías anti-aéreas se hicieron parte del paisaje cotidiano con una obscenidad semejante a la etapa de las viejas guerras y escaramuzas civiles que hicieron del máuser algo más que un símbolo de aldeas, pueblos y ciudades.

La delincuencia común dispone ahora de un arsenal varias veces superior al de las fuerzas policiales y hasta militares que la enfrentan, o digan enfrentarla, dándole una sonoridad de bajas pasiones a los pobladores que no se habitúan a la regular estridencia, porque tampoco nadie gusta del pánico como hábito. Una resolución ministerial de Defensa, años atrás, autorizó el empleo de las armas de guerra en cualesquiera protestas, por pacíficas que fueren, imprimiéndole una siniestra estética a  las escenas represivas que no tardaron en darle la vuelta al mundo.

Por azar, encontramos en nuestros archivos un viejo texto en el que Arturo Uslar Pietri rechazó y condenó el excesivo y brutal ataque británico a las desguarnecidas Islas Giorgias (SIC) del Atlántico Austral (“Pizarrón: La obscenidad de la fuerza”, El Nacional, Caracas, 09/05/1982). Desproporcionado y grosero, considerándolo incompatible con la idea de civilización y vida inteligente, la exposición hiperbólica del poderío armado la asocia el autor con la pornografía erótica, convertido el Marqués de Sade en un anacrónico delincuente, concediéndonos un párrafo tan directo como infrecuente en sus columnas.

Se ha colado en los juegos infantiles, el perfomance indeseable de una confrontación de bandas criminales y el culto a las armas de alto calibre que dejan atrás el triunfo del justo policía contra el ladrón, o la vivencia de una hazaña  del intrépido y admirado bombero. Y, así, adquiere un insólito visado en el imaginario social, la violencia armada con toda la patología que caracteriza a la consabida pornografía de sorprendentes desarrollos.

VALORA ESTE ARTICULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
( 1 votos, promedio: 4,00 de 5 )
Cargando...

LO QUE ES TENDENCIA

Colombia ofrecerá educación superior gratuita para los estratos más necesitados a partir del segundo semestre de 2021

El presidente Iván Duque anunció este martes desde Cali que para el segundo semestre de 2021 estudiantes de estratos 1, 2 y 3, de instituciones y...

"No fue el resultado de un amplio consenso": Conindustria se pronunció sobre el nuevo CNE (comunicado)

La Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) se pronunció este martes sobre la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE). La organización gremial consideró...

AN 2015 aprueba un nuevo crédito para importar a Venezuela vacunas contra la COVID-19

La Asamblea Nacional electa en las parlamentarias de 2015 aprobó este martes un nuevo crédito para importar a Venezuela vacunas contra la COVID-19. El...

Una fiesta por el Día de las Madres terminó con un hombre tiroteado en La Vega

Lo que comenzó como una fiesta del Día de las Madres, terminó en una tragedia por el accionar de unos delincuentes fuertemente armados en...

Hasta $400 puede costar una consulta a domicilio en tiempos de pandemia

No es una práctica nueva, más bien en el pasado se le conocía como médico de cabecera y en la actualidad muchos le llaman...

Artículos Relacionados

Zapatero... vuelva a casa

Por Orlando Viera-BlancoQue Zapatero esté en Venezuela, es parte de esa brisa bolivariana que pretende llegar de Bogotá a la Patagonia. Nada sucede por casualidad....

De las ZEE por el ojo de la cerradura

Por Luis Barragán Quebrada la otrora potencia petrolera, pasa inadvertido el propósito de formalizar la creación de las llamadas Zonas Económicas Especiales (ZEE), con sus...

El fáctico Poder Electoral

Por César Pérez VivasVenezuela  vive, sin lugar a dudas, un régimen político al margen del orden constitucional y de los principios universales de la...

Quien marche con el régimen es enemigo de la libertad

Por José Gregorio ContrerasLa designación de nuevos rectores del ilegítimo CNE por la írrita Asamblea Nacional, y la posición asumida por algunos actores (políticos...