DE RCTV A DIRECTV

Foto: Caraota Digital

César Pérez Vivas

Dirigent democratacrostiano

Del cierre de RCTV al de DIRECTV hay un común denominador: la destrucción de la libertad, la
consolidación de una dictadura, cada día más inmoral y represiva. El pasado 27 de mayo se
cumplió un nuevo aniversario del cierre de Radio Caracas Televisión. Han pasado 13 años desde
que el rostro de la censura y del control de la comunicación, afloró con toda crudeza en el rostro de
la camarilla militar y política, comandada por Hugo Chávez.

Este aniversario se produce, exactamente, en los días en los cuales se ha consumado el cierre de
operaciones del sistema de televisión satelital de mayor penetración en Venezuela y en América
Latina. La camarilla roja no solo ha forzado el cese de esas operaciones, sino que les ha tomado sus instalaciones, confiscado sus equipos, judicializado sus ejecutivos y congelado sus cuentas
bancarias.

A lo largo de todo este tiempo la lista de agresiones a los medios de comunicación, a los periodistas y generadores de opinión, constituye uno de los expedientes más vergonzosos de censura y afectación a la libertad de prensa en el hemisferio occidental. Prácticamente en el campo de los medios radioeléctricos independientes y convencionales, no pasan de una docena los que aún mantienen operaciones. Trabajan bajo el asedio del régimen y profundamente afectados por la
censura.

La lista de radios y televisoras cerradas, compradas por testaferros de los integrantes de la cúpula
del poder, asaltadas y robadas por grupos afines, es tan amplia, que un artículo como éste no
permite relacionarlas, ni tampoco es el objetivo hacerlo. Solo pretendo resaltar la magnitud de la
demolición efectuada, por quienes aún tienen la desfachatez de presumir como demócratas.

A ello debemos sumar el cierre de decenas de periódicos, forzados por el control de la dictadura
sobre el papel. A la par que cerraban medios de comunicación independientes, el chavismo ha
malversado una cuantiosa fortuna, de más de cincuenta mil millones de dólares, en instalar una
súper red de medios de comunicación nacional e internacional, de todos los géneros; en pagar
profesionales, asesores y especialistas para su permanente campaña de opinión pública.

En paralelo, la dictadura ha desarrollado una política de criminalización de la opinión. Desde
connotados periodistas llevados a la cárcel, al exilio, a la ruina económica por el cerco financiero que se les ha montado; hasta modestos ciudadanos encarcelados por denunciar u opinar desde las
redes sociales. La persecución y el hostigamiento para quien cuestione o piense distinto, ha sido
una constante a lo largo de las dos décadas de presencia comunista en el poder.

Los autócratas no pueden tolerar la libertad. Ni la libertad de expresión y de opinión, ni la libertad
económica, ni la de organización o participación política, mucho menos la de manifestación pública.
Por ello, éste tipo de personajes llevan a los pueblos, donde acceden al poder, a tragedias
dolorosas.

La destrucción de las libertades, que hoy vivimos los venezolanos, ha sido un proceso desarrollado
en un largo periodo de tiempo. Es menester extraer de ese proceso lecciones para las presentes y futuras generaciones. Una sociedad no puede tolerar la violación de ese derecho esencial en
ninguna circunstancia. Se trata de un valor tan importante como el de la vida. Toda transgresión a
ese derecho debe ser severamente cuestionada y castigada. Muchos sectores de nuestra sociedad, en los primeros años de ejercicio del poder, por parte de secta militar comunista, fueron permisivos con las tempranas afectaciones al principio de la libertad.

Las lesiones arrancaron con la limitación a la libertad de organización, con la criminalización y
destrucción moral de la disidencia política, con las violaciones a la libertad económica. Muchos
pensaron que ese proceso no les afectaría. El tiempo ha demostrado que no ha quedado piedra
sobre piedra. La barbarie roja ha demolido todo el edificio de la libertad. Y con esa demolición se ha
producido la demolición misma de nuestra sociedad.

La libertad es un principio cardinal y transversal de la democracia. Al desaparecer, muere ella. Con
su fallecimiento, deja de existir el estado de derecho. Entonces la mesa está servida para que tomen asiento los anti valores, los factores disolventes de una sociedad. Sin estado de derecho el crimen se apodera de la vida social. La muerte, la corrupción, la violencia, la zozobra pasan a ser los verdaderos protagonistas de la cotidianidad. Se crea entonces, un clima de tal naturaleza que las personas, al adecuar sus vidas a esa dramática realidad, terminan inmersas en ella.

No otra cosa hemos presenciado y vivido en estos tiempos de “la revolución bolivariana”. Al cerrarse las ventanas de la libertad, al consolidarse la dictadura, la cotidianidad del ciudadano está
estrechamente vinculada a la cruda realidad de una sociedad licuada. Se aprecia cuando personajes como Whilexy se convierte en el Robín Hood de Petare, o se celebra como un logro poder acceder a bienes esenciales a través de la coima, exigida por la nomenclatura que controla su limitada existencia. Se pone de relieve en la normalización de la informalidad y de la extorsión aplicada por toda burocracia.

El cese del servicio de DIRECTV servirá para oscurecer más nuestra ya lúgubre vida social. Esa
ventana, desde la cual podíamos observar la existencia de otra civilización, no estará ya disponible.
La dictadura nos ha cerrado ya casi todas las ventanas. Serán muchos los venezolanos, para
quienes el mundo y la vida será como la observan en la cotidianidad o como la exhiben los
laboratorios de propaganda oficial.

Nuestra tarea de abrir ventanas, demostrar que otro mundo existe y es posible, será más difícil. Pero no podemos renunciar a hacerlo.

Neoliberalismo vs. populismo en la Venezuela que viene

Al menos 127 periodistas han muerto por coronavirus, casi la mitad en Latinoamérica