La confesión

Foto: Caraota Digital

 

Manuel Carrillo

Economista

 

Está en las conclusiones del Concilio de Nicea cuando se fundó la Iglesia
Católica. El rey Constatntino el Grande antes de morir otorgó poder a los
cristianos después de perseguir y matar a millones de seguidores de
Jesús. 1700 años después, el perdón se pide en confesión y se reza en la
plegaria diaria de más de un tercio de los habitantes del mundo.

De manera que así te disguste por qué sufriste en carne propia la
envestida revolucionaria, por qué te hicieron pasar trabajo, por qué te
quitaron la normalidad y tu hijo se tuvo que ir buscando un mejor destino, o
todas juntas, hay que perdonar para salir de esto.

La familia fue la víctima directa de la revolución para quebrar a la sociedad. Por eso la iglesia
moderada debe jugar un papel fundamental en la transición que ademas de política debe ser mental para olvidar y pronto esta tragedia social.

Antes de iniciar una venganza cava dos tumbas, dijo Confucio 500 a.C. La resistencia y lucha ha sido larga, por parte de la oposición contra el régimen armado de “paz” que también ha resistido jugando al desgaste eficientemente.

La prolongada temporada de persecución, presos, exiliados, muertos y torturas a civiles y de purgas militares les dio una burbuja inestable de subsistencia que hay que romper protestando por que no tenemos otra, debemos insistir que este país no es lo que ellos representan en el fondo, que no es otra cosa que el reino de lo primitivo.

Tenemos un territorio de forajidos del mundo disfrazados de gente común y preparados para doblegarnos finalmente. Urge lo cotidiano de la sociedades avanzadas, por eso hay que luchar para demostrar visualmente que no solo somos mayoría en las encuestas.

Levántate y sal este sábado no queda otra. Tus armas son el coraje, la lengua y la suela.

 

La torpeza perenne

Les encantaba citar a Cristo, Bolivar y Mandela pero ya ni eso. No hay discurso que aplaque la realidad. Hablan de paz pero actúan en contrario, constante y de frente. Irrespetan al sostén de la sociedad todos los días. Sufren los más humildes, los maestros, enfermeras, jubilados y choferes.
Indignante.

¿Por qué la paz? «Hay que avanzar», respondió Kissinger a los periodistas cuando firmó con Le Duc Tho los acuerdos de París, luego de una negociación cínica, incómoda y larga, pero era la única manera de terminar la guerra. Gracias a dios no existía el twitter y ni los expertos de
galería.

Ahora bien, el filo para entrarle al tema nacional radica en que el régimen fallido sabe que no puede mantener con populismo ni al la mitad de su base social, por ello es importante negociar la inmediata apertura del canal humanitario a la manera que ellos quieran, que si la Cruz Roja,  que si la Media Luna, los que sean pero que llegue de una vez por todas.

Saben que el tiempo de revolución se venció, que el plan de la patria fue el plan de
exterminio de Venezuela, murmuran el secreto que el galáctico se equivocó, ahora lo que interesa es el poder, se acostumbraron y por eso aplicaron entre gallos y media noche y con disimulo medidas económicas “liberales” descontroladas y desesperadas por que no saben.

Disfrutan de la calma chicha temporal que les dio la mesa de Casa Amarilla y hay que
quitársela protestando. El radicalismo opositor, por mas que tengan medio razón en sus desesperos, ya no la tiene y por eso insisto que en medio de la desconfianza mutua y con razón, debe ser la iglesia moderada la que retome el control mediador, ya que es la llamada a ser garante de las amnistías necesarias.

El paso hacia un CNE legalmente constituido es determinante y el reglamento electoral con garantías es la herramienta real de paz futura.

 

Metales preciosos y algo mas

 

Cuando Maduro besó una barra de oro mandó no solo una imagen vergonzosa de dictador africano sediento de riqueza, si no también que iba por la del sub suelo, no solo es oro el que están explotando, son diamantes asociados a la piedra entre otros metales preciosos y semi preciosos, además de la madera centenaria. Los satélites avanzados hacen prospección geológica y el régimen sabe muy bien donde meter la retroexcavadora.

Ahora todos los miembros del claque militar-cívico rojo que secuestraron al país tienen su mina, literalmente se las repartieron. Nos están comiendo las entrañas.

Convencido está que esta acción es su tabla de salvación política por dos razones, primero porque obligaría a sus socios a defenderlo por poder económico mas no ideológico y segundo para seguir con el festín populista y control social para influir y ganar elecciones. Se equivoca en la formula,
los venezolanos estamos decididos a cambiar y resolver esto de manera pacífica para sacarlos del poder electoralmente, su terquedad proverbial e ignorancia supina son el acicate del cambio y como dijo Napoleon “La revolution es terminée”. Se acabó la revolución del
galáctico.

@mcarrillodeleon

¡No tiene desperdicio! Los «fails» más épicos de los constructores

Guaidó

Guaidó: de ninguna manera ratificaremos a Tibisay Lucena en el CNE