La permanente convulsión latinoamericana

Foto: Caraota Digital

Ángel Medina

Diputado

 

Tierra de gracia, con enormes recursos naturales que es fuente de las materias primas más necesarias en la economía mundial, tierra viva y colorida que está representada en cada expresión de sus Pueblos, en su vibrante música, en sus escritores y poetas. Latinoamérica es el crisol de razas que en perfecta armonía conviven y se enriquecen, está es la región que caracteriza la pasión y el sabor, la vida en inmensa procesión de fe y esperanza.

Esta misma tierra sin embargo, en medio de su alegría característica, lleva a cuesta la inmensa carga que significa la injusticia social, de esa brecha en muchos casos infranqueable entre los más necesitados y los más adinerados, esa injusticia que puso a andar hace décadas las fábricas de barriadas marginales despojados de todo servicio digno y condimentados con la violencia criminal y organizada.

La pobreza es el principal reto que hoy tiene nuestra región, en los últimos cinco años según la Cepal son 17 millones de personas las que se han sumado a este enorme grupo que hoy representa más de 60% de la población, 1 de cada 10 personas en nuestra tierra vive en situación de pobreza y dentro de ellos, los más afectados como siempre, son los niños niñas y adolescentes como nuestra población indígena.

La pobreza se expresa en la precariedad del trabajo, si podemos llamar trabajo a quien debe cumplir largas jornadas en la economía informal para que al final del mes no le alcance ni para comer.  En la degradación de sus instituciones y en la plaga más destructiva de las sociedades como lo es la corrupción.

Esta es nuestra Latinoamérica, un territorio que se debate en la búsqueda de la felicidad a pesar de tener las peores condiciones para desarrollar su conciencia ciudadana. Que tiene en su haber una historia plagada de intenciones mesiánicas y  populistas que han trastocado las bases de las élites políticas, dejando en resistencia los muchos hombres y mujeres que batallan por mantener los valores democráticos en plena vigencia.

Hoy nuevamente presenciamos la convulsión en nuestras tierras, los presidentes centroamericanos que han pasado a ser procesados y detenidos, la nueva revolución mexicana que todavía espera ver los cambios ofrecidos, el calendario electoral de la Argentina que ha elegido por destruir su economía, las protestas en Ecuador, los incendios de la Amazonía como arma política, el retorno de los grupos narcoguerrilleros, las manifestaciones de xenofobia, el conflicto de poderes en el Perú, la atroz autocracia que ha generado la mayor crisis humanitaria en nuestra Venezuela, la eterna lucha por buscar un camino que nos encuentre con la paz y el progreso.

Esta es la convulsión que vive en nosotros y que sólo puede ser producto de los discursos vacíos de muchos de los líderes que en mala hora encantaron a los que menos tienen, es el efecto del militarismo no solo como expresión de poder sino como forma de cuartelizar lo civil, es la herencia de un esfuerzo de integración que todavía espera por sus deudos.

Nuevamente convulsionada  y nuevamente volvemos a necesitar de todos aquellos que creen en la Libertad con Justicia, de los que reconocemos en la democracia un valor esencial y de quienes sabemos que nuestra riqueza podemos encontrarla en forma perfecta con el mundo.

Sigue la convulsión y sigue nuestra lucha por una Latinoamérica libre y de Progreso.

Ricky Martin, Daddy Yankee y Alejandro Sanz en Viña del Mar

Aruba canceló contrato con Citgo para renovar y operar refinerías de la isla