- -

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

La universidad en agonía

“Llegó tan hondo el beso que atravesó y emocionó a los muertos”. Miguel Hernández

Por Nelson Chitty La Roche

Inicié mi vinculación a la Universidad Central de Venezuela en 1968, como estudiante en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas y específicamente, en la Escuela de Derecho. Seguí mi relación con esa corporación como profesor al regresar de hacer estudios de postgrado en Europa en 1979. Completé el programa de formación ascendiendo a la categoría de titular y tiempo completo en 2017.

Puedo pues decir que, he pasado buena parte de mi vida en sus recintos y, con franqueza acoto que, le ofrecí siempre mi mejor concurso, a quién me dotó de conocimientos fundamentales para mi existencia, develo mi plano humanista e igualmente forjó mi cualidad de ejercicio ciudadano.

Hoy estuve impartiendo mi curso de Derecho Constitucional, a los alumnos de primer año de la sección E, aprovechando la llamada semana de flexibilidad, en un espacio del Parque del Este, con discreta pero valiosa presencia de estudiantes venidos en su mayoría de la periferia citadina. Lo hemos hecho antes y en la misma UCV, con el riesgo de ser víctimas de la antisociedad que allí merodea y claro, por los canales electrónicos de uso regular en estos días.

Observo que son los viejos docentes en primer lugar, quienes mantienen su devoción por la significación de la instrucción universitaria. Hace días estuve en la Escuela de Estudios Políticos de nuestra alma mater que anda ya en 300 años desde su fundación por cierto y constaté que ese amor, esa lealtad, ese compromiso con los jóvenes a los que se les asume como destinatarios de nuestras capacidades y saberes, no parece encontrar un relevo acorde con el desafío del saber que la evolución del mundo postula. La universidad venezolana se esclerotizó y se expuso a la obsolescencia sin que, dijéramos nada o más precisamente para no ser mezquinos, sin que hiciéramos lo ajustado para evitarlo.

Estoy convencido que erramos la estrategia como sociedad y el responsable somos todos, pero el máximo responsable es el protagonismo errático y la antipolítica que nos condujo, en estas dos últimas décadas aciagas y ahitas de populismo y militarismo.

Viene a mi memoria ese texto del intelectual y gran comunicador Andrés Oppenheimer, entre otros muy buenos también y titulado, "¡Crear o morir!: La esperanza de Latinoamérica y las cinco claves de la innovación" (2014). El drama que nos lanza contra las piedras consiste en el costo de oportunidad que pagamos al haber elegido a los que no estaban preparados para gobernar en ningún sentido. Es una estolidez demagógica decir, el pueblo nunca se equivoca; todo lo contrario, yerra y lo cobra en sus derechos humanos, su índice de desarrollo social y su disoluto porvenir.

No repetiré entonces, el diagnóstico archiconocido que describe las múltiples carencias que resultan de un sistémico ahogamiento presupuestario que todo el mundo conoce y que no comenzó con el estrepitoso colapso de la economía nacional que se produjo bajo Maduro sino que, inclusive antes y en pleno festín dispendioso y manirroto del difunto, los veíamos gastar en aviones de guerra sofisticados, en satélites o en las misiones sociales, sin control alguno, centenares de miles de millones de dólares como alguna vez lo declaró el monje Giordani, pero muy poco se destinó a las universidades, a su planta física, a su capital humano, a sus laboratorios, a sus hospitales favoreciendo su descalabro y su ruindad y siempre con tendencia decreciente del esfuerzo asignado, se zanja el historial financiero de los grandes centros de estudios superiores, hoy quebrados y desvencijados.

Pero; ¿qué le podíamos pedir a Chávez y a Maduro y a la legión de alabarderos de uniforme que cómplices y socios se repartían el país como botín de guerra? Ignaros, desvergonzados, ególatras, presuntuosos, dieron y dan por bueno, lo que se les ocurre y asfixian o arrancan cualquier labrantío que disienta en la finca nacional, horda crítica, implacable e inescrupulosa.

Gastaron sí, en las misiones y lo repito, como en programas sociales que sabemos necesarios, en la misión vivienda pero, sin criterio, ni políticas, ni rendición de cuentas, fomentando la mayor corrupción que el mundo haya visto jamás.

Empero, advierto además, el cúmulo de crisis que se apilonan en esas grandes casas de estudio, regresando a las aulas y percibo con angustia, la sensible separación espiritual que se experimenta en aquellos que deberían al contrario, estar dispuestos a la lucha por una causa digna de los esfuerzos más encomiables. Allí es donde nos apuñala el accidente histórico que nos saca la sangre.

En efecto; ningún interés muestra el régimen en atender a las universidades en sus justos reclamos, antes y por el contrario, prepara una legislación que amputaría, entre otras lesiones, a la educación superior de su ramal humanístico. Hace demagogia y mercadeo clientelar con las elecciones de las autoridades, desconociendo los valores y principios en que esta patria que inventaron Bolívar y los próceres, dieron nacimiento e impulso vital a nuestra universidad.

Paralelamente; el sistema que implanta la clase gobernante, actúa perniciosamente con el afán de control aunado a la compulsión ideologizante. Se sacrifica cualquier cosa y en específico, la libertad que contiene la autonomía y el profesionalismo propio de una entidad que labora para transmitir conocimientos, investigar en ciencia y desarrollar un sostenido interés en el mejoramiento humano.

La injusticia que yace en los tribunales conspira contra los concursos de oposición desnudando su asco por el mérito o impone fantoches dizque docentes para obviar la jerarquía y la tradición ínsitas a la universidad.

El anacronismo, la ignorancia supina, la intrascendencia y la mediocridad como consecuencia del planteamiento político y social en que deriva, cuál náufrago el país, coadyuva como un prisma deletéreo que irradia el establecimiento educativo en general y afecta a las universidades que reciben un producto de la educación media proveniente del sector público y éste a su vez, un insumo humano proveniente de la educación primaria, falente; con dificultades de lectura y comprensión, indisciplinado como educando, sin hábitos de estudio, dramáticamente reacio a la imprescindible metodología y cursante sin ambición. ¡Ni la educación ni la universidad están cumpliendo su misión y esa es la cruda e insolente verdad!

El daño antropológico que, tan pertinentemente denuncia mi caro fratello y Doctor en Educación, profesor Freddy Millán Borges, o las declaraciones, sesudas, doctas, honestas de Carlos Ñañez, José Rafael Herrera, Paulino Betancourt, Máximo Febres Siso, Tulio Álvarez y la Cátedra de Derecho Constitucional entre muchos que pudiera mencionar, se patentiza, en correlativo, signando a la generación receptora, de un lastre cultural, de un déficit anímico y de una deficiencia ciudadana maligna.

Puedo recurrir al listín de agravios pendientes que nuestra UCV conoce y otras similares en Venezuela, pero el fenómeno es común a todas, sin ninguna excepción. A la merced del hambre, del abandono y del hampa yace cubierta de sombras la otra hija predilecta del libertador.

En todo caso; estamos ante una universidad que se muere o como decía con dolor una amiga, que se pudre y de nuevo, realizamos que, insistentemente tropezamos con el mismísimo muro de Jericó; una satrapía perversa que dirige un hombre rodeado de ellas y ellos que tienen en común, la más absoluta ineptitud, el cinismo y la más completa irresponsabilidad. ¡Tomemos conciencia de ello y hagamos lo que hay que hacer!

Nelson Chitty La Roche, [email protected], @nchittylaroche

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

 

VALORA ESTE ARTICULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
( 1 votos, promedio: 3,00 de 5 )
Cargando...
- Publicidad-

LO QUE ES TENDENCIA

La vida de los presos en Miranda corre riesgo por la falta de tratamientos, advierte el OVP

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) denunció este jueves que la vida de los presos del estado Miranda corre riesgo por la falta de...

Francia aprueba ley donde amplía el castigo a delitos sexuales contra menores

El Parlamento francés adoptó este jueves de forma definitiva la proposición de ley destinada a proteger a los menores contra los crímenes y los...

"Espero sean felices": activista de derechos humanos Alejandro Urdaneta se quitó la vida en Zulia

Alejandro Jesús Urdaneta, estudiante de economía en la Universidad del Zulia y activista por los Derechos Humanos, se quitó la vida este miércoles 14...

Prefiere callarse: policía implicado en el asesinato de George Floyd se acoge a la Quinta Enmienda

El expolicía blanco Derek Chauvin se negó este jueves a testificar en el juicio en su contra por la muerte del afroamericano George Floyd,...

Mike Pence supera con éxito una operación del corazón

El exvicepresidente de Estados Unidos Mike Pence superó con éxito una operación de corazón en la que los cirujanos le pusieron un marcapasos, informó...
- Publicidad-

Artículos Relacionados

La sociedad civil venezolana protagonista en el plan de vacunación

Por Rafael VelozLa propagación del COVID-19 arrastró consigo los sistemas sociales, económicos y políticos que han conducido al mundo moderno a un confinamiento extremo,...

¿Qué pasa con las vacunas?

https://youtu.be/MPjmQbiYrlQPor Alejandro Feo La CruzUn tercer lote de vacunas rusas Sputnik V llegó a Venezuela el pasado lunes 29 de marzo. Los fármacos fueron...

Empeorar por COVID-19 deja a los venezolanos sin alternativas: no hay cupos en los hospitales

Por Luis SomazaLos hospitales en nuestro país no se dan abasto desde hace años; sin embargo, la presencia del COVID-19 en Venezuela solo ha...

La distancia de Venezuela con el mundo

Por Ángel MedinaQue distancia tan grande se coloca entre Venezuela y el resto del mundo, que niveles de diferencia se van experimentando entre las...