La violencia criminal en Venezuela

Foto: Caraota Digital

Andrés Velásquez

Dirigente político

La confrontación entre bandas criminales a plomo limpio en las barriadas de Petare, municipio Sucre, Caracas, por más de una semana no puede pasar desapercibida para los venezolanos.

Es una prueba irrebatible de la descomposición de una sociedad que, desde los inicios de este régimen, viene siendo sometida a una suerte de ensayo criminal por parte de quienes hoy usurpan el poder y que inició desde la llegada de Hugo Chávez al poder.

Frescas están las imágenes en las que el propio Chávez invitaba a los malandros a quienes calificaba de “buelandros” a establecer alianzas y eso dio inicio al injustificable disparate de establecer una perversa relación con bandas del crimen organizado en los barrios de toda Venezuela.

Gobernadores, alcaldes y todo funcionario de menor nivel, siguieron la línea de Chávez y luego de Maduro, conformando colectivos de verdaderos delincuentes, proporcionándoles armas, juramentándolos como “defensores de la revolución”, permitiéndole atacar impunemente a la población, utilizándolos como factores de control social y orden público,al margen de la ley, hasta llegar a entregarles espacios territoriales para que impusieran su propia Ley y su propio Estado en las mal llamadas “ZONAS DE PAZ”.

Luego todo este esquema de relaciones criminales se integró en una corporación con grupos irregulares como el ELN, FARC, Hezbolá, narcotraficantes, pranes, etc.

Venezuela califica hoy como el país más violento de América Latina. Caracas está en la lista del top 5 de las ciudades más violentas del planeta y 4 ciudades más de Venezuela figuran entre las 50 más peligrosas del mundo, de acuerdo a las investigaciones del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal de México.

En Venezuela tenemos la tormenta perfecta: no hay agua, luz, gasolina, gas, lo que existe es desempleo, hambre, falta de libertades, no hay estado de derecho y para completar el control del Estado está en manos de bandas criminales.

Según varias investigaciones, un poco más de 100 bandas operan en toda Venezuela, actúan impunemente ante las ojos de un régimen cómplice que los protege de acuerdo a su conveniencia.

Nadie escapa a la angustia, a la inseguridad ciudadana que vivimos, sabiendo el riesgo que se corre de perder la vida o ser atracado en cualquier calle. Los indices criminales nos espantan y rebasan a todo nivel.

Incluso hoy, en medio de esta pandemia que azota a toda la humanidad, la violencia criminal supera en muertes la llegada del COVID 19, la delincuencia criminal cabalga libre y el régimen les da beligerancia e interlocución.

Este es sin duda, para los códigos de reconstrucción del país,uno de los elementos a tener en primera línea y que debemos revertir radicalmente, mediante sólidas políticas no sólo en lo represivo sino también en lo social. Además, es oportuno reafirmar que nunca tendremos éxito en esta lucha, si no fortalecemos uno de los pilares fundamentales de la democracia: el eficaz funcionaniento del sistema judicial.

Compren bicicletas, porque lo que viene es joropo

¡A OSCURAS! Más del 95% de los venezolanos reportan fallas en el servicio eléctrico

¡A OSCURAS! Más del 95% de los venezolanos reportan fallas en el servicio eléctrico