Los controles del chavismo son culpables de la crisis

Foto: Caraota Digital

Stalin González

Diputado

Durante dos décadas el chavismo ha manejado un discurso lleno de populismo,
odio, división y mentiras, con el fin de justificar los crímenes que han cometido.
Asimismo, a través de la fuerza se adueñaron de las instituciones democráticas
del país, en un intento por controlar todo y no tener que rendir cuentas a nadie. De
este modo, con cada fracaso de su modelo, solo culpan a supuestas guerras
económicas, iguanas que se comen cables y a quienes no nos callamos ante las
injusticias que comenten; todo esto mientras el país se sumerge en la miseria por
su ineptitud y corrupción.

Nuestra economía es un claro ejemplo de esta situación. Poco a poco expropiaron
las empresas, las tierras y estatizaron gran parte del sector productivo. Además,
impusieron un control de precios, que nuevamente ha sido anunciado en plena
pandemia. Los resultados de estas medidas son sufridos por todos los
venezolanos, quienes ahora padecemos de una caída mayor al 50% de nuestro
PIB, una inflación que solo en el mes de abril alcanzó el 80%, un salario que día
tras día permite subsistir menos, escasez de productos y medicinas, falta de
oportunidades dignas y bachaqueo.

También podemos ver el caso de PDVSA, que se encuentra en la peor condición
de su historia. Antes del chavismo, la producción petrolera era superior a los
3millones de barriles diarios, hoy es inferior a 700mil. Cuando no pudieron
endeudar más al Estado venezolano, endeudaron a PDVSA y ahora está
desbastada. La destrucción llegó a tal nivel, que nuestras refinerías se encuentran
colapsadas y por eso no hay combustible en el país.

Hoy los venezolanos debemos hacer colas kilométricas por solo 20 litros de gasolina y lidiar con los
atropellos de las mafias que se han formado con este dilema, quienes tienen
control en las colas. Este desastre no es consecuencia del COVID-19, es culpa
exclusiva del chavismo, que hizo de Venezuela un país petrolero que no tiene
combustible suficiente para su propia demanda interna.

Ante cada una de estas problemáticas, el régimen solo se excusa y aumenta su
control sobre las instituciones y la sociedad. Durante la pandemia, han tomado
medidas cada vez más autoritarias, que afectan a los comerciantes y a los
ciudadanos de a pie. En algunos sectores han prohibido a las personas salir de
sus casas en ciertos días, aun sabiendo que estas tienen que salir a diario para
generar ingresos y así sobrevivir, porque su salario no rinde para los gastos
básicos. Pero las dolencias del pueblo no les importan, solo quieren seguir
controlando todo.

Es innegable que los venezolanos vivimos peor que hace 21 años en todos los
sentidos. Incertidumbre, miedo, hambre, impotencia, sufrimiento, son los
sentimientos que afronta el pueblo. De esta tragedia, el único culpable es el
régimen chavista que se niega a abandonar el poder y aceptar su responsabilidad
de la crisis. Por tal motivo, es vital lograr un cambio de modelo, donde los
derechos y el progreso social sean los pilares fundamentales que sostengan el
desarrollo de Venezuela. Vivir en una mejor Venezuela, con calidad de vida,
oportunidades, seguridad, libertad y trabajo digno es posible.

delivery

Una luz en plena pandemia: negocios de delivery prosperan en Venezuela

Los cambios en la política son inevitables