Miranda enjaulada

A Protegerse todos: La nueva estafa virtual
Foto: Caraota Digital

Por Omar Villalba

El martes 28 de julio a los mirandinos nos cayó una papa caliente del cielo. El gobernador del Estado, a través de una  gaceta oficial estableció un cronograma de compras para los bienes esenciales. ¿Qué significa eso? Bueno se ha decidido que las personas podrán salir a las calles a comprar alimentos y bienes necesarios de acuerdo a un cronograma.  Dicha propuesta, tiene como categoría ordenadora el  último digito de la cedula. Sí, al estilo pico y placa o como se vendió la gasolina hace poco.

Así pues, algunas personas solo podrán salir ciertos días. Y algunos días no. Antes de continuar, echemos un ojo a este cronograma.

• Días lunes: Terminales 0 y 9 de la Cédula de Identidad.
• Días martes: Terminales 1 y 8 de la Cédula de Identidad.
• Días miércoles: Terminales 2 y 7 de la Cédula de Identidad.
• Días jueves: Terminales 3 y 6 de la Cédula de Identidad.
• Días viernes: Terminales 4 y 5 de la Cédula de Identidad.
• Días sábado: Terminales 0, 1, 2, 8 y 9 de la Cédula de Identidad.
• Días Domingo: Terminales 3, 4, 5, 6 y 7 de la Cédula de Identidad.
• La compra de medicamentos queda exceptuada de esta disposición.

Vale la pena destacar, que aquellos que no cumplan con estas disposiciones serán sancionados con multas y otras medidas. Esta decisión ha generado toda una polémica en redes sociales y muchos medios alternativos, en especial porque hay personas que viven del día a día. Ya sea por el trabajo o porque solo tienen dinero para comprar las cosas que van a consumir ese mismo día.
Vemos, hay personas que en el día harán el dinero suficiente para comprar los alimentos de ese mismo día o el siguiente. Si esos individuos no pueden trabajar y comprar todos los días se quedaran sin comida.

También existen muchas personas que se enfrentan a un dilema similar. Por ejemplo, en muchas urbanizaciones se ha dado el fenómeno de que ciertas personas tienen bodegas dentro sus casas.

Estos emprendedores —las bodeguitas son una institución venezolana muy vieja— no saben si deben atenerse al cronograma, especialmente porque consideran que muchas de las urbanizaciones son conjuntos cerrados y la gente que va a comprar son quienes viven en el lugar; eso en cierta medida disminuye la posibilidad de infección. Según algunos medios en línea que he consultado, muchas de esas personas dicen que van a trabajar.

Otras interrogantes que nos genera este sistema es: en un local no todo el mundo tendrá el mismo número de cedula, entonces ¿Cómo harán las personas para ir a trabajar y comprar? Si tengo un local variado, y así va a ser ¿Cómo hago con mis trabajadores? ¿Tendré trabajadores que solo irán dos días a la semana, o el irán todos y se ausentaran el resto de los días?

Lo cierto es que esta medida, más que resolver un problema lo que está generando es mucha confusión, pero por encima de todo, mucho rechazo. Hay personas que se preguntan si el gobernador, que es abogado, tiene presente la cantidad de derechos que está vulnerando con esta medida. Por mi parte, yo más que pensar en función a los derechos, me pregunto ¿Qué estaba pensando el que ideo esta política pública? Peor aún, ¿Qué diantres pasaba por la mente del gobernador cuando tomó esta decisión?

Estamos hablando de personas, no de autos. Tampoco estamos en la época previa al 2016 cuando el bachaqueo era la ley y la gente tenía días en los que podía ir a hacer cola para comprar los alimentos. Tenemos un contexto totalmente diferente. Estamos en medio de una pandemia, que está deprimiendo a la población —en términos emocionales y económico— y la tiene contra las cuerdas. Una cuarentena que ha acabado con los recursos de muchos, que ha trancado los “resuelves” que algunos tenían para subsistir en medio de esta gran crisis económica que tenemos años transitando.  Lo menos que necesita el venezolano es verse aún más restringido por la causa que sea.

Yo comprendo que el aumento de contagios y muertes es algo que preocupa. Al fin y al cabo, parece que nosotros nos estamos acercando al pico más alto. Pero creo que hay otros mecanismos que nos permitirán reducir los contagios. Incentivos y mecanismo para que las personas puedan realizar sus actividades y a la vez guardar la cuarentena.

Porque la verdad es que este cronograma no es el medio. Pues como ya he comentado habrá gente no respetara el cronograma, pues les urge trabajar. Pero si ustedes ven el cronograma con calma, se percatará que durante la semana hábil —de lunes a viernes— solo pueden salir dos números. Pero, el sábado salen casi todos y el domingo también ¿Eso no aumentará las posibilidades de que los fines de semana, con toda la gente en la calle haciendo compras desesperadas y tratando de resolver, la cantidad de infectados o probables infectados aumente? ¿No echa se echa por tierra el fin de semana todo lo que se ha logrado en la semana?

En fin, queda claro que esta decisión del gobierno estadal responde a la actitud que impera en nuestro país. Esa de ir resolviendo sobre la marcha, de no considerar todas las opciones. Pura improvisación, que a la larga, genera más problemas de los que resuelve.

Por último, vale la pena destacar, que hasta la fecha en muchas partes de Miranda se ha acatado la ley. Bueno, al pueblo no le queda otra medida, especialmente cuando se envían muchos efectivos policiales para asegurarse que dicha medida se cumpla.

Celebramos la preocupación de las autoridades por la salud de nuestro pueblo, además del deseo de ponerle fin a este flagelo; pero consideramos que hay medidas más efectivas e inteligente para tratar estos casos.

@OmarVillalbaG

@ObservatorioVec 

El decreto mirandino no es nada inocente

calles en caracas

INSÓLITO! Régimen exige cuidado sanitario y así están las calles en Caracas (video + recorrido)