Opacidad Interina vs. Libertad

Foto: Caraota Digital

Por Wilfredo Velásquez

Hay reflexiones que por íntimas y personales, pueden resultar muy dolorosas.

Vivimos tiempos terribles, tiempos sin libertad, de represión, de aislamiento y extrema pobreza, sufriendo la incapacidad simultánea de dos gobiernos e infinitamente desolados, muriendo de mengua, en medio de una crisis generalizada, definida como una emergencia humanitaria compleja.

Siempre hemos exaltado las condiciones humanitarias del venezolano y es cierto, somos solidarios, y en buen venezolano, “somos buena vaina”, pero en medio de la melancolía que provoca el encierro me pregunto: ¿lo seguimos siendo?, ¿seguimos conservando los valores de la generación de nuestros padres? ¿Queda algo de la solidaridad, honestidad, honradez y el compañerismo que practicaron nuestros abuelos y nuestros padres?, ¿O definitivamente perdimos los valores que resaltaban nuestra condición y el ADN de la corrupción ya se instaló  en nosotros?

Resulta peligrosa la curiosidad introspectiva en tiempos de dictadura y pandemia, dos condiciones terribles para aventurarse en el registro interior de nuestras desoladoras angustias.

Sin embargo, pasa y a riesgo de abrirle las puertas a la desolación espiritual, hay que encararlas.

Nuestros indicadores de desarrollo humano resultan testigos despiadados de la miseria que nos habita y de la dolorosa ruina en que está sumido nuestro país.

Asomarse al país desde los sentimientos, resulta mas aterrador que el análisis, frío y técnico de las cifras, tal como estamos acostumbrados.

Situación de pobreza generalizada

La gestión de orientación comunista  del estado nos ha traído a una situación de pobreza generalizada, rayana en pobreza atroz, que nos permite señalar al gobierno como el culpable.  ¿Pero es eso realmente cierto?, ¿no somos los ciudadanos también responsables? Lo somos por haber renunciado, dócilmente a nuestra condición de ciudadanos y dejar el  destino del país en manos del régimen y de quienes han asumido la conducción de la oposición.

Resulta incuestionable que la mayoría de los venezolanos estamos en desacuerdo con el régimen y que, aun así, seguimos asumiendo caudillos, mesías recién avenidos a la política, que permanecen pegados a los teteros de sus mentores, a quienes confiamos nuestro destino, sin plantearles ningún tipo de condiciones.

Parecemos unos huérfanos maltratados en un hospicio, esperando ingenuamente un padre adoptivo que nos libere de los rigores de la orfandad, sin percatarnos que el líder que asumimos está políticamente más desvalido que nosotros mismos.

Desde enero de dos mil diecinueve, asumimos al líder surgido de los acuerdos del G4 y nos comprometimos con la estrategia liberadora que nos prometió sin percatarnos que asumiéndolo, aceptábamos en el paquete las posturas y “malasmañas” del grupo completo.

Redefinir el rumbo estratégico

Pese a los resultados no podemos señalar la estrategia como errónea, pero si podemos afirmar que tácticamente se cometieron tantos errores, que ahora, cuando el régimen arremete bestialmente contra los últimos vestigios de la institucionalidad democrática, surge la necesidad urgente de evaluar y redefinir el rumbo estratégico que nos conduzca al restablecimiento de la democracia.

Estamos tan presionados por la dictadura y es tan grande y dolorosa la pérdida de libertad, que asumimos a un caudillo que sigue a otro caudillo. Fue escogido e impuesto por un ”líder” contagiado de caudillismo decimonónico, cuyas ambiciones lo han llevado a creerse el prócer mesiánico que necesita el país y a poner sus ambiciones por encima de cualquier estrategia que nos pueda conducir a la salida del régimen.

La escogencia de Guaidó fue producto del acuerdo entre los partidos mayoritarios para ejercer la presidencia de la Asamblea Nacional alternativamente y se dio porque el primer candidato, acosado por el régimen no pudo hacerlo.

Asumir la presidencia interina de un país de la manera que lo hizo Guaidó fue un acto temerario y necesario, tanto que el anterior presidente de la Asamblea dejó al país en el limbo por casi seis meses, por no atreverse a asumir la presidencia en el momento que se declaró el vacío constitucional.

Logros de Guaidó

Aun así, digo y es justo reconocerlo, Juan Guaidó lo ha hecho lo mejor posible, que sus  logros tanto nacionales como internacionales, son formidables.

Sabemos que los dirigentes políticos se hacen al calor de las confrontaciones, que van creciendo al fragor de las luchas y aprendiendo de los errores cometidos individualmente y por las organizaciones  a las que pertenecen, podemos aceptar que Juan Guaidó, ya no es el joven desorientado, de discurso telegráfico, fragmentario y entrecortado que parecía hablar en clave morse, que ya no es el joven de apariencia frágil e insegura que acompañamos a comienzos del mes de enero de hace dos años, también podemos aceptar que ha superado las terribles dificultades de enfrentar a un régimen como el que nos gobierna, con excelentes resultados, aceptamos también que dos años es poco para salir de un gobierno que abarca hasta el último resquicio del poder, al que internamente solo se le opone el férreo talante democrático de los venezolanos, mediatizados por las ambiciones personales de la dirigencia opositora.

Los tiempos de la política

La estrategia planteada no se ha desarrollado efectivamente, pero en política es así, también el enemigo juega y en nuestro caso sin apego a ninguna regla democrática.

Juan Guaidó se ha  crecido, pero no ha entendido dos cuestiones fundamentales, primero  no ha tomado conciencia del papel que juega y segundo, no maneja apropiadamente los tiempos de la política.

Venezuela sufre dos gobiernos, uno desde Miraflores y el otro dirigido desde la Asamblea Nacional, ambos administran recursos y en ambos casos se están manejando sin control. Guaidó tampoco está actuando sujeto a los controles que prevé la ley, resulta evidente la opacidad que le rodea, tal como otros miembros de la oposición han venido señalando.

Extremos burocráticos

Lo resalté en un artículo anterior: no ha llenado los extremos burocráticos que le permitan, el registro seguimiento y control de las decisiones, lo que en muchos casos tranca el flujo de los recursos. En un gobierno que por su interinato debió ser extraordinariamente dinámico, ágil en sus decisiones y extremadamente transparente.

Si no lo resuelve las decisiones que tome, por buenas que sean no podrán implementarse y mucho menos controlarse.

En venezuela sabemos que el que hace gárgaras, algo se traga, y es evidente que  muchos  de los de su entorno  quieren hacerlas, así que debe agilizar su administración de acuerdo a la ley y en condiciones óptimas de transparencia.

En la lucha política surgen líderes continuamente y más en una situación tan cambiante como la nuestra. Tiene que reconocer Guaidó, que el líder que asumimos en esta etapa es él, que quienes le auparon, por importantes que hayan sido, pasaron a otro lugar, que debe romper el cordón umbilical con su mentor y poner en primer lugar los intereses nacionales, por encima de los intereses de su partido e inclusive de la coalición de partidos que le apoya.

 Si no, que la historia y la patria os lo demande.

@wilvelasquez

Juan Guaidó felicitó a Luis Abinader tras su triunfo en Dominicana

¡ATENCIÓN! Guaidó: iniciará divulgación de información de la defensa de activos

Parque Naciones Unidas

Otro más: Parque Naciones Unidas en Caracas es habilitado para aislar a pacientes con COVID-19