Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Quien marche con el régimen es enemigo de la libertad

Por José Gregorio Contreras

La designación de nuevos rectores del ilegítimo CNE por la írrita Asamblea Nacional, y la posición asumida por algunos actores (políticos y analistas) que aseguran actuar en defensa de los intereses de la causa opositora y, por esta vía, de Venezuela, traen a mi memoria la posición radical asumida por Churchill en la Segunda Guerra Mundial, ante el ataque que las fuerzas de Hitler realizaron a Rusia, en 1941.

Vale la pena comentarla y analizarla, para advertir oportunamente a la verdadera oposición que debe intervenir a tiempo en el plan del enemigo: entendamos por este, la construcción de un espejismo electoral al que acude el régimen en forma recurrente para permanecer en el poder con la colaboración activa y consciente de sus supuestos adversarios.

El caso es que, conociendo la inminencia del ataque que Hitler llevaría a cabo contra Rusia, Churchill pidió informar a Stalin pero el mensaje no se produjo con eficacia y el 22 de junio de 1941, este ataque se produjo finalmente con los resultados que la historia ha registrado.

Nueve años después de ese evento Churchill dijo: "Si hubiera tenido algún contacto directo con Stalin tal vez habría podido impedir que tanta cantidad de sus Fuerzas Aéreas quedaran destruidas en tierra". Cambiando lo cambiable, nosotros, a diferencia de Churchill, no lo diremos años después. Lo hemos denunciado nacional e internacionalmente y lo reiteramos ahora: la fórmula que el régimen ha adoptado para permanecer en el poder ha sido la designación de un CNE a su medida y unido a ello, la convocatoria de falsas elecciones donde han participado “opositores” complacientes. El país lo tiene claro.

La mañana siguiente a esa carnicería alemana en Rusia, Churchill pronuncia un importante discurso, en el cual utiliza expresiones muy duras y radicales, que luego la historia probó daban cuenta de una posición valiente, justa y necesaria. Ante las difíciles y angustiantes circunstancias que vivía la humanidad, demostró que su posición, a la larga, permitió asegurar la unidad de fuerzas que respondían a diversas y encontradas ideologías frente a un enemigo tan poderoso.

Esas expresiones, que este análisis desea retomar, si bien extremas, también resultan necesarias para comprender e intervenir en contra de esta nueva maniobra del régimen, orientada a dar cumplimiento al plan de celebrar un evento electoral regional, que busca una pisca de legitimidad, con el concurso de algunos seudo opositores que están claramente identificados.

Churchill, en las palabras iníciales de ese discurso, señala: "Nadie ha sido un oponente más firme del comunismo durante los últimos veinticinco años. No retiraré ninguna palabra al respecto". Su tema principal era: "No tenemos más que un objetivo y es un único propósito irrevocable. Estamos decididos a destruir a Hitler y todo vestigio del régimen Nazi. De este objetivo nada nos apartará, nada [...]. Cualquier hombre o Estado que luche contra el nazismo obtendrá nuestra ayuda. Cualquier hombre o Estado que marche con Hitler es nuestro enemigo [...]". Así argumentaba Churchill para dar su apoyo a Rusia y al pueblo ruso.

Conveniente es resaltar, además, que ya en el día anterior le había dicho a Colville que, aún en su condición de redomado anticomunista, su política sería la siguiente: "Si Hitler invadiera el infierno, [yo] al menos daría buenas referencias del diablo". Nosotros en este caso diremos todo aquel que pacte con el diablo lo consideramos parte del infierno.

Haciendo nuestra la firme y decidida posición de Churchill para derrotar a Hitler, también decimos que todos aquellos que se presten a las maniobras del régimen, no se pueden considerar opositores y deben ser rechazados de tal manera que queden al descubierto y no puedan seguir con sus maniobras.

Inspirados en esta posición de Churchill, advertimos, una vez más, el recurrente juego llevado a cabo hasta ahora por el régimen con el recurso de este espejismo electoral, que siempre ha encontrado colaboración de supuestos adversarios, para ello y para los falsos diálogos y negociaciones que nunca han llegado a nada; y, por supuesto, que todo esto forma parte de su único plan, perpetuarse en el poder.

Persigue esta advertencia, que la sociedad venezolana encuentre razones en ella para impulsar un liderazgo claro, comprometido y decido a sacarnos de esta tragedia. Sin duda que también se requiere de la unión entre los que están claros en el objetivo. Es en ese marco de referencia que hablamos de amigo y enemigo. La historia no es para repetirla, es para aprender de ella. Una lección para aquellos "políticos" que en el caso venezolano quieren seguir repitiendo errores.

Venezolanos, solo teniendo claro lo que enfrentamos y apoyando a los líderes que como Churchill tengan el objetivo claro, ganaremos esta guerra, sigamos los buenos ejemplos y no sucumbiremos. Nuestros objetivos y propósitos están claros, se les acabó el juego. Esta vez, están al descubierto.

José Gregorio Contreras, politólogo, Dr. en Ciencias Políticas, exdiputado de la Asamblea Nacional y profesor de la Universidad Central de Venezuela.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados