Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Recuperar la institucionalidad para una mejor Venezuela

Por Stalin González

Las instituciones públicas tienen como principal función servir al desarrollo de la sociedad de la cual son parte. Estas deben trabajar en pro del bienestar de los ciudadanos, solventando los problemas sociales y mejorando las condiciones de vida de todos.

Su labor es vital para el avance de la nación y para ser garantes de las libertades y derechos de cada ciudadano. Instituciones sólidas e independientes son sinónimo de un país fuerte y seguro.

Sin embargo, en Venezuela, hemos perdido nuestra institucionalidad como consecuencia de los 22 años del régimen. Tal daño a las instituciones del país ha ocasionado un grave perjuicio en la calidad de vida de los venezolanos y la convivencia entre ellos.

La profunda crisis de servicios que afrontamos diariamente, las violaciones a los derechos fundamentales y la hiperinflación, son todas consecuencias de no contar con una institucionalidad que verdaderamente trabaje para mejorar la nación.

Las instituciones no son los actores políticos que existen en el país. El régimen se ha esforzado por convertirlas en aparatos propagandísticos y alejarnos así de ellas, pero en realidad, deben estar conformadas por funcionarios públicos cuyo desenvolvimiento vaya de la mano con lo expresado en nuestra Carta Magna. Su trabajo debe trascender los colores políticos y de ahí la necesidad de recuperar la institucionalidad, ya que con ella se tiene la garantía de que el país avanza hacia el progreso social y el desarrollo.

El cambio que tanto anhelamos para el país requiere precisamente que contemos con instituciones que en verdad funcionen para los venezolanos. Es por ello que la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral resulta una nueva oportunidad para nuestra causa. Es un primer paso para el camino que nos hemos trazado: la reinstitucionalización del país.

Un árbitro que garantice el respeto a las reglas del juego es clave para realizar unas elecciones libres y justas, donde podamos escoger nuestro futuro, se respete la voluntad del pueblo y la Constitución. En el pasado, hemos logrado victorias importantes contando con tan solo un rector en el CNE.

En esta ocasión, nuestra causa cuenta con dos rectores. En esta ocasión, nuestra causa cuenta con dos rectores, gesta que además de ser un avance, representa una oportunidad para recuperar esa institucionalidad. Debemos seguir insistiendo y recuperando espacios, no podemos darnos por vencidos.

El nombramiento de nuevos rectores del CNE significa además un ejemplo de cómo mediante acuerdos políticos, que sean justos y busquen el bienestar de los venezolanos, podemos llegar a nuestra meta de reinstitucionalizar el país, de modo tal que se abran nuevos medios para alcanzar el camino democrático. Este nuevo CNE representa entonces un avance en la búsqueda de instituciones sólidas y autónomas que trabajen para los ciudadanos.

Para poder cumplir con la reinstitucionalización de Venezuela es necesario que nos mantengamos unidos, trabajando organizados y sin descanso en todos los espacios posibles.

Es cierto que quienes luchamos por la democracia podemos tener nuestras diferencias de pensamiento, pero debemos hacer de la diversidad nuestra fortaleza para afrontar las dificultades que surgen en el camino. El intercambio de ideas es una herramienta poderosa para alcanzar las mejores soluciones a los problemas que tiene el país.

La causa que nos motiva a seguir luchando es alcanzar la democracia, porque sabemos que es el mejor camino para reconstruir a Venezuela. Para eso necesitamos gozar de instituciones sólidas e independientes que nos den la certeza de que no estamos desamparados y que podemos recurrir a ellas cuando se cometan injusticias. Instituciones fuertes podrán dar fin a la crisis de servicios como el agua, gas, electricidad y transporte, y fortalecer al sistema de salud y educativo para el disfrute de todos.

La institucionalidad que queremos y necesitamos es posible, sumando todos los esfuerzos y trabajando unidos por nuestra Venezuela.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados