Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Saldremos hacia adelante pese a la indolencia del régimen de Nicolás Maduro

Por Williams Dávila 

El pueblo venezolano está en alto riesgo, el panorama es desalentador en muchos aspectos, el tratamiento contra el coronavirus en la mayoría de los casos debe ser asumido por los propios ciudadanos y es muy costoso.

El sueldo mínimo mensual es de 2 US$ y el tratamiento contra el COVID-19 va desde 800 US$ a más de 1.000 US$.

¿Quién puede pagarlos? Solo la rosca, la concupiscencia que anda con Maduro puede hacerlo, de resto los venezolanos estamos a la buena de Dios.

El régimen inhumano y antipopular discrimina con las vacunas, y hace gala de ostentaciones y lujurias que constituyen una afrenta al espíritu cristiano y solidario que José Gregorio Hernández nos ha legado y que hoy día en camino hacia su beatificación no los recuerda como compromiso ético y moral.

Hemos venido exigiendo en la calle el derecho humano a tener una salud de calidad. Desde la Comisión Delegada hemos visitado estados alzando la voz de protesta por la exigencia de vacunas para todos por igual.

La dictadura ante la presión ejercida por el presidente interino Juan Guaidó y la AN, se vio en la necesidad de reconocer que tenía unas caletas de dólares guardadas en el exterior y tuvo que desempolvarlos para decir que facilitaba el mecanismo Covax.

Desde la llegada del COVID-19, la dictadura oprobiosa de Maduro ha mentido ocultando la realidad.

En los hospitales ya no hay camas, insumos, equipos, ni oxígeno, lo que pone en mayor riesgo la vida de los pacientes.

La regla y la forma de actuar consuetudinaria es la improvisación.

El sistema de salud en Venezuela está colapsado, tanto en el sector público como en el privado. Las UCI están copadas, hasta los CDI están abarrotados y la situación sobrepasa en términos sociales, humanos y de políticas públicas al personal de salud.

Si algo queda al descubierto es que las vacunas no han ingresado al país, no han llegado porque el régimen de Nicolás Maduro no ha querido. Es imprescindible la entrada de las vacunas certificadas por la OMS y un plan de vacunación sin discriminación política. Es necesario que se vacunen a todos los venezolanos siguiendo el protocolo diseñado por la OMS y que están cumpliendo en el mundo entero.

Hay que poner al ser humano, al pueblo como el centro de la política de la salud, las vacunas deben estar por encima de cualquier interés personal, hay que salvar vidas, somos el país que aún no tiene un plan de vacunación imparcial y masivo, mientras a diario mueren venezolanos y sobre todo los trabajadores de la salud.

Juan Guaidó y la AN nos hemos puesto a la orden para hacer todo lo que haya que hacer para que sea una realidad el ingreso de las vacunas, se realice una vacunación masiva sin injerencia política e ideológica y aminorar la tragedia que se unió a la emergencia humanitaria compleja por culpa de la dictadura de Nicolás Maduro.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados