Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Se tergiversan los crímenes de lesa humanidad. La justicia prevalecerá

Por Williams Dávila

El fiscal deslegitimado por sus actuaciones además de su origen, actúa con un cinismo insondable en el caso de Fernando Albán, Juan Pablo Pernalete y el Capitán Acosta Arévalo, asesinados todos de manera intencional por el régimen de Nicolás Maduro.

Sus declaraciones pretenden encubrir el patrón sistemático de torturas, tratos crueles, ejecuciones extrajudiciales que ha caracterizado la política persecutoria del régimen contra la oposición y actores sociales que nos oponemos a la dictadura de Maduro.

Tergiversa los hechos y la verdad que al final triunfa, un día como en el caso de Pernalete dice que fue asesinado por la acción de una pistola de perno y años más tarde dice que fue una bomba lacrimógena que le impactó en el pecho y lo mató.

¿Quién accionó el arma? Un GNB como siempre se denunció.

La conversión cínica de Tarek Saab nada lo exculpa de su silencio y encubrimiento cómplice por años y que ahora pretende lavarle la cara al dictador Maduro de cara a buscarle salivación en los estrados en la Corte Penal Internacional.

Nada dice Tarek de los casos de Nehomar Lander, Fabián Urbina y todos los asesinados en las manifestaciones y acciones de calle en 2017 y años posteriores.

Utiliza la situación simplemente para salvarle el caso a los de arriba, a los que dieron la orden, a la cadena de mando sin importarle para nada a los ejecutores de la misma creyendo que existe todavía como eximente el argumento de la obediencia debida.

Les digo a los ejecutores que la obediencia debida no existe, ustedes van a ser entregados por los de arriba, los que usufructúan la dictadura, ustedes no valen nada para la dictadura, y claro está, los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles, en consecuencia la justicia va a llegar para todos.

Fernando Albán, Juan Pablo Pernalete, Acosta Arévalo son crímenes de la dictadura, y ejecutados con intención y con conocimiento de causa, no hubo ninguna conducta culposa como pretende matrizar Tarek Saab.

Albán fue asesinado y escondieron su asesinato con el falso positivo de que se había suicidado, y cuando se denunció su asesinato y se defendió la personalidad de Albán un hombre de profunda fe, se arreció la persecución contra los que rechazamos ese falso positivo urdido por la dictadura y por supuesto Tarek guardó silencio, no dijo nada.

Cuando asesinaron a Juan Pablo Pernalete, el régimen pensó que nos íbamos a echar hacia atrás, y ha sido todo lo contrario, nos hemos mantenido firmes en el combate de nuestras ideas por la libertad y la democracia. Decirle al mundo que estos asesinatos fueron culposos es pretender engañar a la conciencia universal de la justicia por la reivindicación de los derechos de la humanidad, es desconocer la dignidad de la humanidad que es la que está accionando contra Nicolás Maduro y sus secuaces.

A Fernando Albán lo detuvieron, lo torturaron, los desaparecieron, lo ejecutaron, le allanaron su hogar, su oficina y ahora Tarek Saab pretende engañar al mundo que su homicidio fue culposo.

Ese asesinato forma parte de la conducta sistemática del régimen para perseguir y matar a quienes desde los diferentes estratos relevantes de la sociedad se oponen a la dictadura.

Necesitamos que se haga justicia para que regrese la paz a los hogares de Venezuela, no nos vamos a rendir.
En este momento estamos frente a una escalada mayor en la violación de los derechos humanos: los crímenes de lesa humanidad.

Tarek pretende rebajarle la tipicidad a estos crímenes para calificarlos como homicidios culposos o violaciones de los derechos humanos, la burda maniobra lo que persigue es eludir la competencia de la Corte Penal Internacional.
¿Arrepentimiento? Los hechos me inducen a pensar que su estrategia es premeditada con el objetivo de permear en la comunidad internacional el argumento de que en Venezuela hay independencia del poder judicial.

Uno de los principios en la justicia universal es el de la complementariedad, si en un país los tribunales nacionales, el estado de derecho existe, lo lógico es que se aplique el derecho nacional, pero cuando no existe estado de derecho como en el caso de Venezuela, la justicia universal se aplica, y esto es lo que se quiere eludir.

Sobre la falta de independencia del poder judicial ya lo han comprobado tanto la misión de verificación y determinación de las violaciones de los derechos humanos de la ONU, como la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

La Corte Penal Internacional está por tomar una decisión de si continúa la investigación o si por el contario remite el caso para el conocimiento de los jueces nacionales, de los hechos sobre los cuales – repito- la CPI ha abierto una investigación preliminar.

Se pretende evadir la competencia de la Corte Penal Internacional, creando una apariencia de que en Venezuela se están investigando estos delitos de violaciones de los derechos humanos más, no dentro de la concepción clara de que se trata de graves violaciones de los derechos humanos, sino delitos culposos, y para ello habla de que están investigando a más de 600 personas, etc.

Estamos indefensos en materia de garantías, promoción y respeto de los derechos humanos, se pretende ocultar la cadena de mando, no se abre ninguna investigación, hecho que la propia ONU ha señalado a través de la misión de verificación y determinación de los hechos de violaciones de derechos humanos.

¿Quién puede creer que a Fernando Albán lo torturaron y nadie se dio cuenta y de paso se paró del sitio y se lanzó desde el edificio donde lo estaban torturando?

El mundo no se come ese cuento, simplemente lo torturaron y lo mataron, ¿dónde estriba la conducta culposa de los asesinos?

Es una acción voluntaria y eso, lo hemos venido denunciando desde el principio.

El 16 de noviembre de 2017 participé en la tercera sesión convocada por Luis Almagro en el Salón de Las Américas de la OEA para analizar si la situación en Venezuela merecía ser remitida a la Corte Penal Internacional, llevé un informe sobre la persecución sistemática contra nosotros los diputados de la AN, y en esa sesión participó el padre de Fabián Urbina, Juan Pablo Pernalete, sesión en la cual por cierto uno de los expertos me preguntó sobre la confiscación de mi pasaporte porque consideraba ese hecho una grave violación de mis derechos humanos.

Como pueden observar desde hace tiempo Tarek sabía que a nivel internacional existía la firme convicción del régimen criminal que estaba imperando en Venezuela, ese informe se integró al informe de más de 400 páginas que elaboró dicha comisión de expertos y que Luis Almagro remitió a la CPI al cual se le incorporaron varios países exigiendo que se abriera una investigación sobre la situación de Venezuela.

El Capitán Acosta Arévalo fue presentado moribundo ante un juez, ¿dónde está la conducta culposa? Ese juez no dijo nada, no detuvo en flagrancia a los causantes de dichas torturas, el resto de sus compañeros también tenían signos visibles de tortura, ¿dónde está la conducta culposa Tarek?

¿Los funcionarios que llevaron moribundo al capitán Arévalo no sabían de su estado físico, cómo se encontraba?, ¿Por qué no lo llevaron a un hospital?

¿Donde está la investigación contra los guardias nacionales que lanzaron bombas lacrimógenas a quema ropa contra quienes manifestábamos en esos días en la Avenida Francisco Fajardo y en Las Mercedes?

Sanción e identificación a la cadena de mando que ordena a los de abajo ejecutar esas acciones criminales y después buscan lavarse las manos echándole la culpa a los de abajo.

Es bueno recalcar que no valen órdenes superiores, hay muchos casos en la CPI, tortura, tratos crueles y degradantes, constituyen una conducta sistemática contra un sector de la población que es la oposición, la declaración de Tarek Saab es una confesión, es una prueba de su encubrimiento de los hechos y de los asesinos, debe ser igualmente condenado y lo mejor que puede hacer es renunciar a su usurpación y ponerse a derecho en la justicia internacional por colaborador de crímenes de lesa humanidad en grado de encubridor.

Solo pretende buscar que el expediente contra Maduro se archive y se remita a los jueces nacionales. No lo lograrán prevalecerá la justicia universal.

Estamos ante la presencia de la responsabilidad penal individual en virtud de la cual las personas pueden ser juzgadas y declaradas responsables de manera directa por la comisión o participación en la comisión de actos u omisiones que les sean atribuible, si dichos actos son calificados, en grado de tentativa o frustración por el derecho internacional como crímenes internacionales, independientemente de la voluntad y las leyes internas del Estado de su nacionalidad. Y esto lo sabe Tarek y por eso su pretensión de eludir la competencia de la CPI.

El Estatuto de Roma consagra la responsabilidad penal individual y quienes participen de varias formas en la comisión de un crimen consumado en forma de tentativa o de frustración en su artículo 25.

De la justicia penal internacional no se va a escapar Maduro y sus secuaces. Prevalecerá la justicia, no puede haber olvido ni impunidad.

Lucharemos en la posición que me toque para que no haya impunidad. Este régimen pretende lavarse la cara ahora que sabe que hay presiones internacionales para que se dé un proceso de elecciones libres mediante acuerdos integrales. Y por eso actúa como si fueran ingenuos y no culpables de todas las atrocidades cometidas contra la población venezolana y contra todos nosotros que hemos luchado contra la dictadura desde el 4F de 1992.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados