Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Tres golpes

Por Manuel Carrillo

El domingo próximo pasado fue día del Ganadero y no hubo nada que celebrar. Las economías agrícola y pecuaria del país son caja negra.

Únicamente la cúpula del régimen y sus asesores cubanos saben a quienes les asignaron las hectáreas productivas confiscadas por la revolución, las cuales nunca produjeron nada, excepto para los primeros beneficiarios de la gracia-tragedia que vendieron la maquinaria pesada y todos los animales que consiguieron, incluyendo caballos y burros como lo hicieron generales y soldados vencedores de la guerra federal. A esa repetida desolación nos enfrentamos 150 años después cuando comenzó la revolución.

Visión cuartelaria que pesa sobre la República, que tomó por asalto y abandonó el campo por rencor, desidia y desconocimiento. Por eso no hay productos agroalimentarios a escala, ni comida en la casa a nivel nacional, aunque usted no lo perciba en los inventarios de automercados, mercados, mercadillos populares y camiones en las esquinas. En las bodegas de las barriadas y pueblos hay una realidad vacía.

De la tierra

En materia agrícola a la cadena productiva la mataron con un tiro de gracia al dejar al país sin semillas, expropiando y quebrando a Agroisleña y quien se benefició principalmente fue Nicaragua por la venta de granos.

Según la Fundación Polar, de las 91 millones de hectáreas que posee el país, solo el 15% son aptas para el cultivo de maíz, algodón, soya, arroz, sorgo y frijoles, entre otros y están ubicadas mayoritariamente en los estados Guárico, Anzoátegui y Portuguesa.

Todos estos rubros, por cierto, se importan ya que la producción nacional en cada caso es marginal, no pasa -si acaso- del 20% requerido por la demanda interna y existe el riesgo inminente de que este año esa pequeña producción de empresas privadas se pierda por falta de combustible para sacarlos de las fincas; gracias a pequeños transportistas que surten combustible a precios de mercado negro se consiguen estos productos en Caracas y otras capitales del estado, pero a precios impagables para el grueso de la población.

El panorama no puede ser peor, sin contar también las posibles pérdidas por igual situación de frutas, café, tubérculos y legumbres, del eje Zulia, Mérida, Trujillo y Táchira. Mejor suerte corren el Cacao de Miranda y Sucre y la Caña de Azúcar de Lara, Yaracuy y Aragua.

Con el Estado solo se cuenta para husmear, pedir productos y coimas; en democracia existía un ministerio rector del agro, ahora hay más de 25 entes estatales que controlan lo más mínimo de nada, principalmente permisos de todo tipo y de importación que es la nave estrella.

Les es útil la ley de los rendimientos decrecientes, pero no la de David Ricardo sino la de Karl Marx.

Del potrero

Según el censo de INVELECAR (Instituto Venezolano de la leche y la carne), teníamos al 31-12-2020 un hato ganadero bovino equivalente a 10,8 millones de animales distribuidos por grupos etareos de la siguiente manera: 364 mil toros, 3.5 millones de vacas, 2.1 millones de novillos(as), 2.8 millones de maute(as) y 2.2 millones de becerros(as). Es posible que a ustedes les parezca suficiente, pero no, el país llegó a tener en democracia un animal adulto por habitante disponible para el consumo. Hoy es el 20% de esa medida.

La política de destrucción de la industria cárnica bovina aguas abajo, funcionó así: luego de las expropiaciones de haciendas, lo hicieron con los mataderos donde fue a parar todo el ganado en pie, pero la carne no fue a los frigoríficos nacionales sino a los colombianos por contrabando de extracción y cuando acabaron con las vacas mataron a los toros, dejando al país a la deriva pecuaria, con lo cual presionaron la compra de ganado en pie en el exterior.

¿Quién se benefició? El socio principal corrompido, Brasil, y cuando se acabaron las reservas en divisas y no pudieron pagar las importaciones, comenzó el calvario, dejando al país sin carne por primera vez en más de 100 años.

Nunca olvidemos las 5 mil de reses brasileñas que murieron ahogadas en el 2015 en puerto Vila de Conde en un sospechoso siniestro que nunca nadie investigó.

Habían acabado con la mesa del venezolano obligándolos a comer sus miserables cajas devenidas en bolsas con ratones recién nacidos incluidos.

Espero haya quedado claro el papel del colombiano “diplomático” en el entramado de control social del régimen, el negocio de las importaciones con exorbitantes sobreprecios y la destrucción del aparato productivo agropecuario por parte de la revolución en beneficio propio y de países cómplices del Foro de Sao Paulo.

@mcarrillodeleon

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x