Educación sexual sin tabú

Foto: Caraota Digital

Por Oscar Misle

En la cuarentena, por tener más horas para compartir en familia, surgen inquietudes sobre los riesgos relacionados con la sexualidad tales como el abuso sexual en casa o por medio de internet.

Los niños y adolescentes están más horas conectados para informarse, recrearse y vincularse. La pregunta es sobre qué se informan, con qué se recrean y con quién o quiénes se relacionan. Esta realidad hizo que surgiera la necesidad de una estrategia de formación para el ejercicio de una sexualidad responsable, sana y placentera.

Avesa y Cecodap iniciamos, en línea, el taller “Sexualidad sin tabú para niños, niñas y adolescentes facilitado por Mercedes Muñoz directora de Avesa.

¿Preguntas sin respuestas?

“¿Mamá por qué mi papá tiene pipi y tú no? ¿Se lo cortaron cuando nació? ¿Por dónde nacen los bebés? ¿Quién lo metió allí?”

Son solo algunas de las preguntas que hacen nuestros niños y niñas sobre sexualidad y sus diversas formas de expresarse.

Desde que son bebés necesitan explorar su cuerpo, quieren saber qué se siente, sienten curiosidad por todo. Descubren que tocando ciertas partes sensibles de su cuerpo tienen sensaciones placenteras.

¿Qué podemos hacer?

Permanentemente reciben educación sexual por diversos medios.

Con mucha atención ven películas, novelas, páginas de internet en las que se presentan escenas relacionadas con la expresión y relación sexual. Lo conversan con sus hermanitos, primos, compañeros de clases, vecinos y se le plantean interrogantes que si no son respondidas pueden generar confusiones. Por lo tanto reciben una educación que desvirtúa en muchos casos lo que debe ser una adecuada educación para una sexualidad sana, responsable y placentera.

Se suele pensar que es mejor no tocar el tema para evitar que se le despierte la curiosidad y olvidamos que si no lo hacemos nosotros otros lo harán.

Tener claro qué Sexualidad no es solo genitalidad, relaciones sexuales o reproducción

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la sexualidad es “Un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca el sexo, las identidades y los papeles del género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se evidencia y se expresa a través del pensamiento, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales La sexualidad se hace presente desde el momento de la concepción.

Género. Para la OMS, el género hace referencia a "los roles socialmente construidos, comportamientos, actividades y atributos que una sociedad considera propios de hombres y de mujeres. El género que es la forma de como identificarse con ser hombre o mujer

- Responder de forma breve y directa. Debemos intentar no manejar de forma diferente las preguntas que se relacionan con la sexualidad a las que hacen sobre otros asuntos de su interés. El que no hagan preguntas, no quiere decir que no se le deba informar, puede ser que no pregunten por vergüenza o prejuicios aprendidos por la reacción que tienen la familia sobre el tema.

- Llamar las cosas por su nombre. A la oreja la llamamos oreja, a la nariz la llamamos nariz, sin embargo a los genitales le ponemos sobrenombres: “Totona, curcharita, pipi, paloma…” Es importante darle su nombre: vulva, pene, testículos.

-Repreguntar. Cuando nos hace una pregunta como por ejemplo: “¿Por dónde sale el bebé de la barriga?”, seguramente tiene una hipótesis, por algo que escuchó, vio o se imagina. Cuando le repreguntamos: “¿Por dónde te parece que sale?” Puede ser que nos sorprenda su respuesta. Recordemos que nuestros niños saben más de lo que imaginamos, solo que ellos no saben que saben y nosotros no sabemos que ellos saben.

- Solicitar apoyo. Si nos angustia cómo abordar el tema podemos consultar a un amigo o familiar que tenga conocimiento y serenidad para abordar este tipo de preguntas y ofrecer las respuestas más adecuadas.

- Consultar por internet u otra fuente, con algún profesional o adquirir material informativo que pueda aclarar nuestras dudas. Existen videos, cuentos, láminas que pueden ser muy ilustrativas, especialmente las que utilizan un lenguaje sencillo, directo, gráfico., pueden ser un recurso útil para orientar y formar.

- Mantener la calma. No actuar impulsivamente, regañándolos o haciéndolos sentir culpables y con vergüenza si los descubrimos leyendo, viendo páginas o escenas vinculadas con sexo o nos sorprenden cuando estamos teniendo relaciones sexuales, cuando ven pornografía.

- Aprovechar la oportunidad. Dependiendo de la edad, lo podemos convertir en un momento educable, podemos preguntar para identificar qué saben o qué quieren saber o piensan de lo que vieron o escucharon. Podemos expresarles que la relación sexual se debe realizar cuando nuestro cuerpo crece y estemos preparados, que es un momento íntimo con la pareja. En las relaciones es bonito que esté presente el amor, la ternura, la  comunicación y el respeto.

- No mentir. Buscarán otras fuentes y sentirán que los engañamos. Hay que evitar que se sientan mal porque tienen curiosidad sobre las diversas formas de expresarnos sexualmente.

- Revisar cómo vivimos y nos sentimos con nuestra sexualidad. Si sentimos que hay problemas es necesario buscar apoyo para no transmitirles nuestros miedos y frustraciones.

Hasta la próxima resonancia

jorge arreaza rusia

¿Alex Saab en la agenda? así fue la llegada de Jorge Arreaza a Rusia

estudiantes universitarios repudian designación del CNE

¡NO SE LA CALAN! Así estudiantes universitarios de Lara repudian designación del CNE (+video)