¿Educación transformadora en cuarentena?4 min read

4
¿Educación transformadora en cuarentena?
Foto: Caraota Digital

Por Óscar Misle

“Un regreso a clases parcial, presencial y seguro que combine la educación a distancia que estamos llevando adelante a través de Internet, teleclases, con la presencia del muchacho” expresó Maduro como una posibilidad para el mes de Octubre.

Dijo que la modalidad online podría incrementar la deserción escolar.  “Sobre todo en los más niños, en los liceos, sería doloroso porque después reponernos cuesta mucho esfuerzo e inversión”  

Según este  planteamiento hay un reconocimiento explícito por parte del ejecutivo de las limitaciones reales a las que está sometida la mayoría de la población.

De acuerdo al Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos, en un reciente reporte sobre la percepción de los usuarios a nivel nacional, solo un 34% confirmó tener acceso al servicio de internet fijo en el hogar, del cual casi dos terceras partes indicó que su servicio no tiene capacidad suficiente para trabajar o recibir clases en línea.

Coinciden estos datos con los levantados por Consultores 21 que revelan un 38% de entrevistados manifestó contar con internet fijo. El  celular (75%) y cable y la TV (76%) son los medios más utilizados según el estudio “Acceso a medios en Venezuela” cuyo trabajo de campo fue realizado en marzo de 2020 (antes del inicio del confinamiento).

El 80% de los centros educativos son públicos y, además de concentrar la mayor parte de la población, tiene las mayores limitaciones para llevar adelante la modalidad de educación a distancia.

¿Se cumplen las normas de bioseguridad?

Ante el anuncio realizado por Maduro el 21 de Agosto, ya los gremios de la educación han manifestado su rechazo a un inicio presencial por los riesgos para la salud de los docentes y estudiantes.

Manifiestan que los educadores no cuentan con los recursos suficientes para hacer frente a los requerimientos y los centros educativos carecen en muchos casos de servicio de agua potable. Hay temores reales a las consecuencias de no poder garantizar las medidas de bioseguridad en los centros en momentos donde la transmisión no ha sido controlada.

Por la reacción de rechazo para el inicio a clases  en las condiciones antes planteadas el ejecutivo replanteó su posición  declarando que el inicio de  clases  se iniciará en septiembre con la modalidad a distancia.

Si los pupitres hablaran

En el libro “Si los pupitres hablaran” (Editorial Planeta) de Fernando Pereira y este servidor, realizamos reflexiones  y propuestas que apuntan hacia las claves necesarias para que la educación sea transformadoras. Para ese momento el foco estaba en la educación presencial. Sin  embargo. el coronavirus nos obliga a repensar no  solo el cómo  sino también el para qué de la educación.

Lea también  Tres actividades que te llevarán rumbo al éxito

Las transformaciones exigen:

  1. Revisar cómo se realizan y promueven las  relaciones virtuales. ¿De qué forma se vinculan sus miembros. La creación oportunidades para el trabajo en equipo sea participativo y colaborativo; donde los conflictos son abordados oportuna y asertivamente y las relaciones a través de la pantalla sean respetuosas y democráticas.
  2. Implementar métodos transformadores, con el uso de las tecnologías. Desarrollando estrategias que puedan ser implementadas a distancia que posibiliten la participación a través de recursos innovadores, lúdicos, artísticos que desarrollen la creatividad para la comprensión de la realidad y la búsqueda de soluciones a los conflictos cotidianos.
  3. Estimular la cooperación y la solidaridad. No podemos aspirar a un espacio de cooperación e inclusión si mantenemos métodos pedagógicos que promueven el individualismo, egoísmo, indiferencia e indolencia. Es importante incorporar juegos cooperativos con actividades que creen y mantengan los vínculos efectivos entre los estudiantes y con el centro educativo.
  4. Concebir la educación socioemocional tan importante como la cognitiva. Se parte de la idea de que el ser humano no está segmentado sino que lo social, lo emocional y lo cognitivo deben ser abordados holísticamente para darle vida a la formación integral. Los valores son llevados a la práctica a través de la empatía, compasión y reconocimiento y respeto de la diversidad. Esto requiere la interrelación de los conocimientos para que el arte, la literatura sirvan para conocer la historia, la geografía; para que la matemática desarrolle destrezas para entender la economía y cómo se traduce en la vida diaria.
  5. Reconocer y valorar al maestro como un sujeto transformador que estimula la convivencia y la capacidad de los estudiantes para el autoaprendizaje, argumentar sus puntos de vista, discernir, dialogar, acordar.
  6. Modelar un ejercicio de la autoridad respetuoso y democrático. Involucra a los estudiantes y comunidad educativa en la elaboración de acuerdos para convivencia adaptados a cada momento de desarrollo.
  7. Promover espacios para la participación. Parte de la realidad y propicia espacios para el intercambio de ideas y propuestas con y entre los estudiantes con la posibilidad de ejercer su derecho a opinar, expresarse utilizando diversos medios, tomar decisiones y resolver conflictos.

 Hasta la próxima resonancia