Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Hormigas salvan vida a un chofer

Por el Dr. Ricardo Soto-Rosa

Luis Belandria era oriundo de Mérida, desde hace muchos años que trabajaba como chofer en la casa de una distinguida familia, allí tenía un cuarto donde pernoctaba todas las noches, desde que se separó de la madre de sus hijos.

Luis era un glotón aficionado a las chucherías y refrescos como ninguno, su mayor placer era degustar postres con abundante almíbar.

Desde hace ya unos meses Luis tenía cada vez más hambre y mayor ansiedad que de costumbre por sus dulces favoritos, pero de manera paradójica en vez de engordar cada día estaba más flaco y el cinturón del pantalón requerían correr otro huequito cada semana, para evitar que se le "bajaran los calzones".

Una sed desesperada nunca lo abandonaba y el deseo de orinar era casi permanente.

No había baño que no conociera y las noches eran de terror, prácticamente necesitaba orinar a cada hora, lo que no le permitía descansar, decidió utilizar como vaso de noche un antiguo pote de arroz chino que lo colocó al pie de la cama.

Una mañana con gran sorpresa, pudo ver como una ordenada columna de hormigas transitaban desde la puerta hasta su improvisado vaso de noche, trepaban por todos lados, muchas de ellas flotaban en el líquido y otra columna en armónica marcha, ya satisfechas tomaban el camino de regreso.

Sin duda alguna, su orina ahora era un suculento alimento para los disciplinados insectos. En medio de su confusión, pensó para sí “Estas hormigas tienen un gusto extraño o algo en mí no anda bien, yo esto mejor lo consulto”, decidiendo visitar al médico quien al realizar una rápida evaluación y solicitar unos exámenes de laboratorio encontró que el azúcar en la sangre de Luis estaba por las nubes.

La diabetes es un trastorno del metabolismo, en el cual existen elevados niveles de glicemia (azúcar en sangre), debido a un déficit de la hormona que se encarga de hacer que las moléculas de glucosa entren a las células, esta hormona se conoce con el nombre de insulina y es producida por una glándula llamada el páncreas, cuya secreción es estimulada al ingerir carbohidratos o azúcares.

La insulina se une como llave a su cerradura en los receptores, que están presentes en todas las células de nuestro organismo. En la diabetes puede no existir suficiente insulina o también, puede deberse a una alteración en los receptores a la insulina de las células, y a pesar de tener unos niveles altos de insulina, esta no se puede acoplar de manera eficiente a su receptor y el azúcar no puede entrar en las células, acumulándose en la sangre y elevando sus niveles.

Al ocurrir esta situación en que las células no reciben el azúcar que se ha ingerido, se generan cada vez más deseos de ingerir alimentos, especialmente dulces, y paradójicamente se pierde peso porque dichas calorías no pueden ser asimiladas.

Como a través de los riñones se filtra la sangre, al tener niveles elevados de azúcar que exceden los 180 mg se comienza a eliminar azúcar por la orina la cual arrastra agua, lo que trae como consecuencia un aumento considerable del volumen miccional, así como deshidratación con deseos permanentes de ingerir líquidos.

Luis el chofer, debutó con su diabetes con lo que se conoce como el síndrome de las cuatro P: Polidipsia (tomar abundante líquido) Poliuria (orinar abundante y frecuente) Polifagia (comer de manera compulsiva) y Pérdida de peso.

La diabetes es una enfermedad que afecta a toda la economía corporal, lesionando de una u otra manera a vasos sanguíneos y nervios, así como también al sistema de defensa donde los glóbulos blancos se van haciendo lentos y torpes.

Su evolución puede ser pausada y solapada, generando daños en distintos órganos que se le dan el nombre de “órganos blanco de la enfermedad”, como son: El riñón donde puede terminar en insuficiencia renal que amerita diálisis o trasplante, lesiones en los ojos con afectación importante de la retina que puede conllevar a la pérdida progresiva de la visión hasta la ceguera, al cerebro donde los vasos sanguíneos afectados pueden terminar en la llamada trombosis cerebral o afectar al corazón obstruyendo los vasos coronario que nutren al músculo cardíaco llegando a infartos.

Lamentablemente la diabetes es muy popular, y conocida ya que se ha incrementado en las últimas décadas producto de los desórdenes alimentarios de la población, con un exagerado consumo de carbohidratos. También incide para su aparición, la obesidad y por supuesto los antecedentes genéticos. Hay diferentes tipos de diabetes y de acuerdo a su gravedad se pueden tratar con dieta, medicamentos tomados o inyectados como la insulina.

Una vez que Luis el chofer le fue diagnosticada la diabetes, incorporo con mucha disciplina las recomendaciones dietéticas del doctor, tomando a diario pastillas que permitieron nivelar sus cifras de glicemia y otros valores, ya desapareció la sed y “la orinadera a toda hora”, sus noches son de un sueño profundo y reparador, está recuperando el peso y ese deseo de ingerir alimento no es ya prioritario en su vida.

Para conocer más sobre estos temas te espero en www.medicosvenezolanosonline.com o en mis redes sociales @drsotorosa.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio. 

1 Comentario

Suscribir
Notificar de
guest
1 Comentario
Más antiguo
Nuevos Más votado
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios
Maria
Maria
2 meses hace

Muy interesante.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

1
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x