LA MASTURBACIÓN EN LA MUJER3 min read

76
¿Pérdida de orina al realizar algún esfuerzo?
Foto: Caraota Digital

Por Dra. Maryory Gómez

Por años  la sexualidad de la mujer ha sido un tema poco hablado, y es que nuestra comunidad  no está preparada para tocar el tema, les doy un  ejemplo, ¿a quien le damos la responsabilidad de hablar de ello?, finalmente nuestras adolescentes hacen o creen lo que se encuentran en internet y en las redes sociales, sin tener una orientación de si lo que están haciendo o pensando esta bien o mal, siguiendo estereotipos.

Es importante educar a nuestras mujeres en todas las edades, porque seguimos llenos de tabúes y mitos, dentro de los tabúes que persiste en nuestra sociedad es la masturbación, esto debido a la fuerte influencia cultural, religiosa y familiar.  La educación parte del conocimiento de nuestro cuerpo y nuestras emociones, de comprender en que consiste nuestra verdadera sexualidad que esta basada en el sexo, las identidades de sexo y género, la orientación sexual, el erotismo, la vinculación afectiva, el amor e incluso la reproducción, es común que al hablar de sexualidad únicamente se enfoque en evitar infecciones de transmisión sexual o un embarazo, grave error.

La sexualidad de las mujeres se suele vivir de forma diferente que la de los hombres no respecto a sensaciones como la atracción, el deseo, la excitación o el orgasmo, sino el permiso social para vivir y disfrutar de las sensaciones del placer, no son lo mismo, lo que hace la diferencia de cómo se vive y como se permite manifestarse.

Por eso, hoy en día se habla de lo fundamental que es para la mujer el autoconocimiento y la autodeterminación, entender y asumir que el placer nadie lo otorga, el placer es personal.  Justo cuando se busca ese autoconocimiento, viene una parte importante del mismo que es la masturbación, una palabra que sigue ocasionando un gran prurito en la sociedad y sobre todo si hablamos de la masturbación femenina ya que es común escucharlo más en el hombre.

Lea también  Tres actividades que te llevarán rumbo al éxito

La masturbación femenina puede comenzar desde la infancia, las niñas van descubriendo su genitalidad de 3 formas, según Sanz (1999): espontánea encontrando el placer genital al apretar los muslos, al sentarse en la orilla de una silla, la niña va descubriendo sensaciones agradables; a través de los juegos más elaborados como son “mamá y papá”, “el doctor”  en donde se cumple con roles y da sentido a nuevos permisos y sensaciones; y con una masturbación consciente que se da con el tocamiento de los genitales a propósito con la intensión de sentir placer, esta última etapa puede comenzar en la adolescencia.

Este acto ayuda a la mujer a conocer sus zonas sensibles o erógenas, esto si quieren compartir con otra persona, o bien para darse placer a ellas mismas. Lo que se debe tener claro como sociedad es que no se busca estereotipar este acto, ya que pueden existir mujeres que deciden no masturbarse y otras que pueden empezar durante la etapa adulta, no hay una norma ni obligación.

La masturbación femenina no busca sólo pensar en la genitalidad y que nos centremos en ella,  pero el conocer tu cuerpo y tus genitales, conocer lo que te genera placer en un espacio intimo ajeno al juicio de los demás, lleva a un disfrute mayor de la sexualidad en todo su ámbito, contribuyendo al bienestar emocional, físico y sexual.  Por lo tanto, no debemos menospreciarla ni criticarla, o pensar que esto pueda ser malo, ya que se encuentran pensamientos de culpa en muchas mujeres principalmente por influencias religiosas.

Hoy en día, la masturbación parece ir en aumento, pero rodeada de expectativas, sentimientos, deseos, dudas, conflictos y está en nuestras manos que esto cambie, a través de la información y el conocimiento, en todas las etapas de nuestra vida, en el rol de adolescentes. como padres, abuelos, tías, es la única forma de  menoscabar los tabúes o mitos impuestos por la sociedad.