Los pequeños detalles

Los abuelos dicen que para vivir hay que leer las letras pequeñas de la vida. Y para mí de eso se trata, de ver esas cosas pequeñas, pero especiales. Ahora la idea no es ser tan holísticos, sino que llevemos esa idea y la traslademos a nuestras prioridades, como lo pueden ser la familia, el equipo de trabajo y les aseguro que el cambio será increíble.

Ahora, eso no siempre fue así. Mi excusa favorita era que no tenía tiempo de ver las cosas especiales que tenía en el día a día, hasta que comencé a organizar mi tiempo y por supuesto mi mente, es así como la tengo libre para ver a mi alrededor y descubrir que hay flores en el camino, que puedo ver el cielo o hasta respirar profundo cuando lo necesito.

Primer paso

Como les comentaba, todo comenzó en mi casa, organizando mi tiempo y por eso les voy a dar unos #Amatips para poder hacerlo

  • Trabaja con listas de prioridades. Toma en cuenta que más de tres cosas en la mañana, tres en la tarde y dos en la noche no podrás hacer.
  • Usa la agenda para anotar tus citas y planifica en función a las zonas. Recuerda agregar 30 minutos entre cita y cita para los imprevistos. Para saber más del tema https://www.amaperaza.com/aprende-a-organizarte
  • Planifica la comida semanal. Saber qué vas a comer durante la semana te elimina un estrés mental y si cocinas una o dos veces a la semana ahorraras hasta 10 horas semanales.
  • Si estás a cargo de la limpieza de la casa, te invito a usar mi sistema de 30 minutos diarios de limpieza. Para descargar la plantilla y saber detalles aquí https://www.amaperaza.com/blog/ordenar-mi-casa

 

Con esos pasos podrás tener más libre tu mente par a ver a tu alrededor y para dormir mejor.

Detalles que motivan

Resulta que esos pequeños detalles de los que les hablo no cuestan nada de dinero y te harán tener esa motivación para seguir adelante, y más en tiempos tan difíciles como los que transcurren el país. Por eso te dejo estas ideas:

Mi primera recomendación y la que hace un cambio inmediato en tu energía es llegar a casa y soltar lo que tienes para dedicarle cinco segundos a abrazar a la persona que te espera, desde hijos, pareja o hasta la mascota. Eso será mágico y no tienes que invertir tanto tiempo.

Por otro lado, para los que tienen niños o adolescentes, dejar una nota en sus loncheras o en su cartuchera de vez en cuando. Eso los emociona, aunque no te lo comenten. Mi hijo mayor no me decía nada y a final del año pasado descubrí que las tenía pegadas todas en su casillero.

Subir el volumen de la música y bailar en familia. Para eso no debes hacer un maratón, unas simples vueltas harán la diferencia.

Crear un slogan o mantra es motivador. Nosotros lo decimos todas las mañanas después de rezar mientras vamos al colegio.

Tener un día especial a la semana. Eso lo hemos tomado como reunión familiar y sabemos que todos los viernes lo hacemos. Allí comentamos lo que aprendimos, lo bonito, lo difícil y nos comprometemos a cumplir una meta semanal. Quizás necesitemos apoyo y ahí todos colaboramos.

Mostrar entusiasmo por lo que les gusta. Y eso es algo que me tomo muy en serio, pues cada competencia de mi hijo pequeño son fiestas patronales en casa. Usamos las franelas de su equipo, hago meriendas divertidas, tenemos una reunión de motivación y, lo más importante, todos vamos a divertirnos. Por otro lado, mi hijo mayor es amante del emprendimiento social y cada evento que tiene siempre lo organizamos de forma especial. Solemos dejarle notas con mensajes bonitos.

Pedir a tus hijos que te enseñen algo, eso les encanta. En este momento estoy intentando aprender a jugar su videojuego favorito. Aunque soy pésima, le divierte ese tiempo que pasamos juntos.

Como ven para tener detalles pequeños en casa es muy sencillo solo basta disposición y creatividad. Además, si nos conectamos con esas emociones positivas veremos el mundo diferente.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here