Meta de todos, en el 2020 … ¡Bajar de peso!

Foto: Caraota Digital

María Laura García

Periodista

La pausa de las fiestas de decembrinas más de final de año incluyó ciertamente
muchas calorías concentradas en bebidas, alimentos ricos en carbohidratos, dulces
y la excusa para no acudir al gimnasio o ejercitarse. Como resultado, el promedio de
la gente, aumenta al menos un kilo y medio en esta temporada. Esto quizás, no
podría sonar tan mal, pero si no los bajas en 10 años, acumularás, solo los diciembre,
20 kilos sin darte cuenta… ¡Un horror! Sin embargo, hay hábitos que si los
mantienes a lo largo del año pueden ayudarte evitar, no solo el aumento de peso,
sino inclusive, a perderlo.

Para comenzar…

Trata de planificar tus comidas semanales de lunes a viernes. Planea lo que comerás.
Si bien, es normal darse un gusto de vez en cuando, cerciórate de cumplir lo más
posible tu guía semanal.

Cuando tengas planificado comer en la calle o en una reunión a la cual te invitaron,
trata de ir comido (a) o con poca hambre. Yo me tomo un juego detox o un consomé,
es decir, algo que mate mi ansiedad y no me llene de tantas calorías para llegar con
la menor cantidad de apetito posible y no atracarme con cualquier cosa muy
calórica.

Consume grasas saludables (aceitunas, aguacate, quesos bajos en sal y grasas o un
puñado de frutos secos) que te ayudarán a sentirte lleno mientras que estimularán
tu metabolismo. Es probable que te sientas saciado antes que te inclines por un
postre o alimentos ricos en almidón.

Salir a caminar, bajar y subir escaleras, compensar lo que comes con el ejercicio es
una medida maravillosa para quemar la energía que comemos en exceso, además de
conservar el metabolismo basal “arriba”. Por ejemplo, hacer una caminata rápida
después de comer no solo te hará quemar unas cuantas calorías, sino que además te
impedirá que sigas consumiendo más comida.

También te ayudará a agilizar la digestión, el metabolismo y a disminuir tus niveles de azúcar en la sangre e insulina.

Los alimentos altamente procesados, como las galletas, el pan y los dulces estimulan
el impulso primario para consumir más calorías, grasas, azúcar y sal; por ello
debemos evitarlos. El sistema de comida chatarra está diseñado precisamente para mantenernos consumiéndolos en lugar de inclinarnos por alimentos reales o los no
procesados.

Cuando consumimos azúcares, estimulamos la producción de los opioides
cerebrales naturales, que son esenciales o aparecen en todos los procesos de
adicción. Básicamente, nuestro cerebro se vuelve adicto a estimular la liberación de
sus propias drogas, como lo haría ante la presencia de la morfina o heroína.

Otras recomendaciones para perder peso…

Lograr y mantener tu peso ideal debe ser más que un objetivo de inicio de año, tu
nuevo estilo de vida. Si has tenido problemas para perder kilos y mantenerte
delgado, entonces ya debes saber lo rudo que puede ser acostumbrarte a vivir,
alimentarte y comportarte de una forma más equilibrada o saludable.

Existen muchos, innovadores y variados, enfoques para prevenir y revertir el
sobrepeso, entendiéndose que aquellos que padecen obesidad consumen una mayor
cantidad de alimentos debido a que tienen un “interruptor” defectuoso, es decir,
que no se activa para poder parar de comer y adicionalmente no hacen ejercicios
porque a pesar de todo lo que ingieren o derivado de esto, tienen bajos niveles de
energía para moverse.

Ahora bien, según los expertos, si pueden aprender a controlar dicho interruptor
ubicado en la fuente de energía de cada una de sus células, es decir, las
mitocondrias, habrán dado con la clave para combatir la obesidad; y esto se logra
controlando el consumo de azúcar que abre el apetito. De hecho, esas grandes
porciones de alimentos y muy poco ejercicio, dañan ese interruptor y dando pie al
almacenamiento de las grasas, sin duda un círculo vicioso, porque el síndrome
metabólico es un trastorno en el cual los animales almacenan las grasas.

El azúcar de los alimentos, especialmente la fructosa, «activa el interruptor de
grasas», por consiguiente para la mayoría, restringir severamente los carbohidratos
no vegetales, tales como los azúcares, fructosa y granos, será la clave para perder
peso.

Los carbohidratos refinados y la mayoría de los alimentos procesados, se degradan
o transforman rápidamente en azúcar, aumentando los niveles de insulina y causando
resistencia a la insulina, que es el principal factor subyacente de casi todas las
enfermedades y padecimientos crónicos que afectan al ser humano, incluyendo la
obesidad. En consecuencia, es necesario reemplazarlos con sustitutos saludables, como los vegetales y grasas saludables; mas incluir o aumentar la actividad física
para llegar a un peso sano y con ello evitar numerosas enfermedades.

Por último, varios estudios han confirmado que el ejercicio en intervalos con
períodos de descanso entre movimientos, quema una mayor cantidad de grasa, en
comparación con hacer ejercicio continuado durante una hora entera. Yo adoro los
intervalos.

Espero se animen a comenzar un año mas saludable, y comiencen poco a poco, 3 o 4
días de cuidado a la semana, con alimentación balanceada y ejercicios, y vayan
incrementando los días, así verán cómo construir el hábito no será tan complicado.

¡Mucho éxito!

 

Instagram: @atusalud
YouTube: /ATuSaludMLG
Facebook: atusaludenlinea
Twitter: @atusalud_medio

Rusia y Turquía reclaman alto al fuego en Libia desde el 12 de enero

Austria reafirma su apoyo político a Juan Guaidó