Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Sobrepeso: No solo desmejora tu apariencia... ¡Pone en riesgo tu salud!

Por María Laura García

¿Sabías que tener sobrepeso y ser obeso no es lo mismo? Es vital estar atentos a las formas que nuestro cuerpo emplea para comunicarse con nosotros, pero lo más importante es hacerle caso, es decir, obedecer o actuar ante esos signos de alerta que no debemos pasar por alto pues nos indican que nuestro organismo se deteriora paulatinamente y que seguramente nos enfermaremos.

Para comenzar, esos kilitos de más que nos preocupan y que se traducen esa horrenda grasita localizada que notamos en los flancos de la espalda detrás de los brazos o la cintura, en el abdomen, encima de las rodillas, en las tan mencionadas “revolveras”; deben ser trabajados a tiempo porque aluden a que hay un sobrepeso.

Ahora bien, debemos tener cuidado o estar atentos porque la obesidad y el sobrepeso son dos cosas distintas. Una es consecuencia de la otra y somos nosotros los que tenemos la llave para cerrarle la puerta a las complicaciones de salud que vienen asociadas a la obesidad, las cuales inician desde que precisamente tenemos esos kilitos de más que indulgentemente denominamos sobrepeso, porque no producen ningún síntoma de alarma.

Diferencias entre sobrepeso y obesidad…

La diferencia entre sobrepeso y obesidad está no solo en la cantidad de kilos que tenemos de demás, sino en la proporción de grasa versus musculo y agua que tenemos en nuestro cuerpo. Para gozar de buena salud requerimos un equilibrio entre grasa y masa muscular.

Si comenzamos a ganar peso, ese equilibrio se va perdiendo, incluso, hay quienes no tienen sobrepeso, pero los niveles de grasa en su cuerpo están elevados y son considerados obesos que requieren tratamiento. ¡Mucho cuidado! Yo tenía un amigo flaco, que le dio un infarto y le hicieron dos bypass coronarios porque su cuerpo delgado estaba cundido de grasa y sus arterias todas bloqueadas de ateroma.

Para saber cuál es tu situación, tanto en pro de tu apariencia como de tu salud, te invito a calcular tu IMC o Índice de Masa Corporal, que es la relación entre tu peso y talla para determinar el grado de riesgo asociado con la obesidad o a la grasa como tal, que es lo que nos hace daño, porque es bueno que sepamos que el músculo es más pesado que la grasa. Por tanto, no es cuestión de lo que dice la balanza, sino de que tanta masa muscular disponemos o no.

El IMC es esencial y de gran utilidad a la hora de iniciar un plan de entrenamiento y una dieta, ya que te permite conocer el porcentaje de grasa en tu cuerpo, si estás en sobrepeso o ya “esos kilitos demás” son obesidad.

En vista de que los especialistas afirman que el sobrepeso es el nivel previo a la obesidad, por tanto, es fundamental controlarlo. Combatir el sobrepeso es muy fácil y está en tus manos: con una dieta balanceada, que no es lo mismo que dejar de comer, y caminar rápido al menos 45 minutos al día, estarás en vías de mejorar tu calidad de vida. De esta forma lograrás prevenir la acumulación de más grasa, crearás el hábito y mejorarás la circulación de sangre para tu cerebro y corazón. Es más, después cuando hayas aprendido a vivir de una manera más sana, pues irás adquiriendo herramientas adicionales para mantenerte vital y en un peso óptimo para tu bienestar.

Recuerda que ante cualquier duda es fundamental que visites a un especialista, él te ayudará y te guiará en tu lucha contra el sobrepeso para poder así prevenir la obesidad. Yo lo hice esta semana, y con el año de confinamiento subí mis niveles de grasa por el sedentarismo y el cambio de los patrones alimenticios.

REDES:
Instagram: @ATuSalud
YouTube: ATuSaludconMariaLauraGarcia
Facebook: ATuSaludEnLinea
Twitter: ATuSaludEnLinea

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados