¿Trabajar “en blanco” en Argentina?

Deivy Garrido

El primer reto al que nos enfrentamos al llegar a la Argentina es conseguir el “resuelve”, mejor conocido en este país como “trabajo en negro”. Pero en el momento en que pasamos a ser residentes legales ¿qué tan difícil es conseguir un trabajo de nuestra profesión?, ¿dónde puedo buscarlo?, ¿qué conocimientos y características tengo que destacar?, ¿qué diferencia hay entre trabajar en negro, gris y blanco?  Son temas muy fáciles de manejar, aunque al principio puedan parecer un poco confusos.

¿Cuál es la diferencia entre las modalidades de trabajo en Argentina? Es sencillo. Trabajar en negro es hacerlo sin beneficios; en algunos casos solo tienes un día de descanso y trabajas entre ocho y once horas al día con un sueldo que depende del lugar, pero normalmente es sueldo mínimo o un poco más. Trabajar en blanco es hacerlo legalmente, donde todos los meses recibes un sueldo fijo que pactas al firmar el contrato, con beneficios como obra social – seguro de vida- , horarios por lo general de lunes a viernes (si se trata de oficinas), pero también pagas impuestos y aportes jubilatorios. Trabajar en gris es más sencillo de comprender: es una combinación de negro y blanco, donde tienes beneficios como recibo de sueldo, obra social, jornada de trabajo normal, pero parte de tu sueldo es pagado en negro y no se ve reflejada en tu recibo de sueldo.

Desde 2017 se han duplicado las solicitudes de residencia. En 2019 Venezuela pasó, por primera vez, a liderar estas solicitudes, dejando en segundo y tercer lugar a Paraguay y Bolivia, que habían mantenido por años el mayor flujo de migrantes a la Argentina. Se estima que actualmente hay 170.000 venezolanos en Argentina, la mayoría viviendo en la Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires, donde al menos 83 % (141.100) tienen la secundaria completa y 64,3 % son profesionales (109.310), es decir que esto es uno de los indicadores del por qué los argentinos consideran la migración venezolana como una de las más preparadas.

Teniendo en cuenta que de esos 109.310 profesionales al menos el 91 % (99.473) trabaja en empresas nacionales y multinacionales, cabe preguntarse qué hacen los venezolanos en las entrevistas que cautivan a los reclutadores de recursos humanos para darle la oportunidad que buscan.

El fin de semana me reuní con tres amigos argentinos, los tres reclutadores de personal en distintas compañías. Les pregunté con mucha curiosidad qué es lo que hacemos nosotros que nos hace destacar en cualquier entrevista, quedemos o no. Agustín, que trabaja directamente en una consultora de selección de recursos humanos para multinacionales, me dijo: “Che, mirá, la mayoría de ustedes tiene entre 22 y 35 años, la mayoría se recibió en Venezuela, los más jóvenes tienen al menos seis meses de experiencia en Venezuela y los más adultos tienen años de experiencia en grandes compañías y no solo tienen la licenciatura, tienen posgrados y maestrías”. Sin embargo, Guillermo, que trabaja en una pyme donde hay 45 venezolanos, me dijo: “Los venezolanos no le tienen miedo a nada, en las entrevistas grupales, donde hemos tenido colombianos, ecuatorianos y por supuesto argentinos, nunca me falta ese venezolano que sin vergüenza ni miedo se levanta de primero y te dice: “Buenos días, yo soy… vengo de Caracas, Maracay, Margarita, Coche, Barquisimeto, Guárico y así… lo que te sorprende es la educación en todo momento hasta cuando se rompen las formalidades dicen ´Usted sabe que…´”

Mientras avanzaba el almuerzo con ellos, no podía dejar pasar una pregunta que me hacen mucho por Instagram: ¿Cómo es trabajar con nosotros? Confieso que también me llamaba la atención preguntarlo, porque son mis amigos, no mis compañeros de trabajo. Agustín se empezó a reír y me dijo: “Los venezolanos, si no se la saben, la inventan. Una vez tuve una venezolana que no sabía inglés y me dijo ´Mira, yo no sé, pero yo aprendo rápido´. Le di la oportunidad y hoy hasta le corrige los mails en ingles a sus jefes”.  Rodrigo, que trabaja en una multinacional, me dijo: “¿Y sin ustedes quién le pone esa alegría a las empresas? Esas palabras tan de Venezuela que a veces dicen sin darse cuenta y después corrigen. Ustedes respetan, aprenden rápido, se adaptan y comparten”.

Antes de terminar el almuerzo les pregunté algo que muchos quieren saber: ¿Qué consejos le darían a alguien que está buscando trabajo en blanco y por cosas de la vida no consigue? Gerardo fue directo y sin dar muchas vueltas: “Paciencia y no caer en la desesperanza. Si no te han llamado, entonces revisa el CV, corrígelo y mejóralo, destaca la educación, cursos y experiencia, detállalas más, pero con precisión”. Agustín, por su parte, recomienda “buscar en Linkedin, pues sí, las páginas de bolsas de trabajo funcionan. Linkedin es una red social que te permite llegar directamente con tu CV al reclutador que busca cubrir una posición”. Rodrigo coincidió con Agustín: “Linkedin es el secreto. Un buen CV y un buen perfil de Linkedin cambia todo, al menos para mí como reclutador. Cuando se postulan por Bumeran, los busco en Linkedin”.

Quise tener este encuentro con estos amigos para poder redactar este artículo porque conseguir trabajo en blanco para algunos ha resultado muy fácil y para otros es muy cuesta arriba, ante la desesperación y la frustración por querer verte bien y empezar a surgir como lo imaginabas el día que decidiste irte de Venezuela.

Estos amigos interactúan a diario con venezolanos que buscan trabajo y es complicado, porque algunos cuentan cómo llegaron a la Argentina y se sorprenden mucho, pero si hay alguien más capacitado o que destacó mejor su experiencia y educación como lo describen en nuestra conversación, será esa persona la que se quede con la oportunidad que buscas.

Concuerdan en que postularse por Bumeran y Zonajobs funciona para conseguir entrevistas, pero son procesos en los que a veces los participantes quedan “colgados” (en el aire) y sin una respuesta por parte de los reclutadores. Aconsejan a los venezolanos buscar ofertas laborales por Linkedin, teniendo por supuesto un buen perfil en dicha red, seguir directamente a reclutadores de personal y estar atento. En muchas ocasiones salen búsquedas donde te proporcionan el correo electrónico del reclutador e inclusive te llaman a solo horas de haber enviado el CV, si la búsqueda es urgente.

¡Nos leemos la próxima semana!

Twitter e Instagram: @elenmanuel