Un amigo es una buena dosis de bienestar

Foto: Caraota Digital

María Laura García

Periodista

 

Las ventajas psicológicas y emocionales de tener personas especiales con las que compartir
la vida, son muchas. La amistad y los afectos auténticos son una de las cosas más
maravillosas que podemos atesorar en nuestra vida desde el punto de vista de nuestra salud
emocional y física. Tener a alguien con quien compartir, en quien confiar y con quien
divertirse, … contar con su apoyo en los momentos buenos y no tan positivos de la vida o
poder compartirle nuestras preocupaciones: No tiene precio.

Como dice un refrán popular: “quien tiene un amigo tiene un tesoro”. No todos los amigos son iguales. Algunos son simplemente, grandes compañeros de diversiones. Otros, en cambio, lo son todo en nuestra vida, como nuestra familia, pero lo cierto es que amigos de verdad hay pocos.

Ahora bien, son muchos los beneficios de tener amigos e independientemente del tipo de
amigo que tengamos, todos nos suman aprendizajes, experiencias, momentos divertidos e
inolvidables.

 

¿Qué tan bueno resulta un amigo?

 

Según algunos estudios la amistad no es simplemente un tema recreativo se trata de un
nexo necesario para nuestro desarrollo y salud emocional, por tanto indispensable para el
bienestar mental y físico.

Los amigos te ayudan a vivir más, ya que aquellos que tienen una vida social activa y con
buenas relaciones interpersonales viven más tiempo. Cuanto más fuertes son los lazos en las
relaciones sociales, más tarde fallecerán las personas. EL beneficio está en el efecto
mitigador de un amigo ante las situaciones estresantes de la vida.

Un amigo puede ser una herramienta para reducir tu estrés, de hecho, especialistas
organizacionales han estudiado sobre cómo un buen ambiente laboral, en el que se impone la
amistad y el compañerismo, mitiga el burnout o el estrés crónico. Definitivamente, las
relaciones sanas con los compañeros de trabajo funcionan como un amortiguador frente al
cansancio mental o la presión del logro de una meta.

 

Las personas con “relaciones interpersonales sanas” gozan de una mayor salud general que
aquellos que no, es decir, tienen mejor tensión arterial, índice de masa corporal (peso), etc.
Por lo general, los “buenos” amigos, nos proporcionan momentos gratos y situaciones
divertidas. Y además como ya les he dicho, pueden ayudarnos a aliviar el dolor emocional
cuando estamos tristes y nos escuchan, incluso hasta el dolor físico, porque según expertos
la percepción de este disminuye si estamos acompañados.

Por otra parte, los que padecen algún tipo de demencia empeoran cuando no están en
contacto con otras personas y se sienten solas, pero dicho contacto debe sumar desde el punto de vista cualitativos para que mejore el funcionamiento cerebral, puesto que uno puede estar solo en medio de una multitud.

Amigos, incluso, la amistad es necesaria para el desarrollo en la adolescencia, porque
ayudan en el proceso de autodescubrimiento de nuestra identidad y algo a los que temen los
padres, un amigo puede servir de modelador conductual, lo que hace su escogencia un tema
vital.

Los seres humanos somos seres sociables y, por consiguiente, necesitamos el contacto con
otras personas. La privación de la amistad “real” repercute negativamente en nuestro
equilibrio mental.

Por último y no menos importante… “la socialización tiene un efecto sustitutivo de la
comida”, lo que hace que comamos menos al estar entretenidos, por lo que nuestra
tendencia a la obesidad es menor si estamos bien acompañados.

Entonces… es importante cultivar y valorar las amistades verdaderas, porque sin duda,
constituyen un privilegio y una de las mejores cosas que nos puede suceder, ya que un amigo
es un familiar escogido, alguien fiel en quien confiar, apoyarnos y además con el cual
divertirnos, aspectos estos que seguramente nos harán más llevaderos los altibajos de la
vida.

Instagram: @atusalud
YouTube: /ATuSaludMLG
Facebook: atusaludenlinea
Twitter: @atusalud_medio

Presidente alemán pide a EEUU «respeto» y no «egoísmo» en aniversario de caída del Muro

Adolescente de 14 años víctima en la estampida del fallido concierto del Parque del Este