Un periplo y muchas angustias3 min read

Foto: Caraota Digital

Marian Valero

Periodista

Mucha gente ansía tener a su animal entre sus brazos y acariciarlo.
Los venezolanos que parten a otras tierras, están en la búsqueda del sueño
americano, pero al dejar su país, dejan una gran maleta de ilusiones, que se llena de
dolor y parte del dolor es dejar a sus animales en tierras venezolanas para luego
encontrarse con ellos, cuando su situación mejore.

La mayoría planifica e incluye dentro de esos planes a sus animales, esa familia que
decidimos tener, así que cuando se busca información sobre empresas que se dedican
al traslado de mascotas para reencontrarse con su familia humana, abundan anuncios
y hermosas fotos de pura felicidad. Por lo que te advertimos que esas imágenes ,
pueden ser un truco para robarte dinero y lágrimas.

Por ello es necesario advertirte sobre una empresa en particular y la historia de Kala y
Pepe, que son apenas una de muchas que engrosan la lista de denuncias sobre
Travelpets.

Esta empresa dirigida por la doctora Nilisky Colina, ha llevado familias enteras a meses y
casi años de angustias, días sin dormir, sentimientos de culpa y mucho dolor.

El caso de Kala y Pepe se remonta a Octubre del 2018, cuando estos dos animales (una
pooddle y un Pug Carlino) debieron llegar a Dallas Texas, donde su familia esperaba
con ansias apapachar a sus peluditos, pero no ha sido así.

A un año de la firma del contrato y el pago por los servicios de trasladado de Kala y Pepe, (más de 2.000 dólares americanos por mascota) la señora Adriana Fabrianni sigue viviendo una
pesadilla, un cuento de la Cripta, que deseamos termine y para bien, aunque Pepe no
logró cumplir con su apapacho.

Lea también  ¿Cómo está el sector inmobiliario tras la pandemia?

Lamentablemente él murió, por falta de atención médica a tiempo y desnutrición, esto
según las versiones que se manejan en la web, pero se espera la necropsia para
constatar la afirmación dicha arriba.

Lo que es cierto es que el sufrimiento que es opcional, ha sido escogido a JURO para
esta familia, gracias a la agencia de traslados TravelsPets, que se ha esforzado
por borrarles las sonrisas a muchas de ellas.

Kala sigue viva pero aún sin llegar a su destino y Adriana esperando con la mayor
ansiedad y dolor.

Y ante las amenazas que puedo recibir por compartir ésta y otras historias, me hago
la vista gorda y alzo la voz por ellos.

Ya basta de maltrato, y de estafas. Las denuncias están puestas antes los entes
competentes, pero como la mayoría de los afectados se encuentran fuera del país, y sin familiares acá que se encarguen de sus casos, ha sido cuesta arriba para ellos y un alivio para los estafadores.

Kala y Pepe, no son los únicos, hay otras historias, ciclos que aún no cierran, así que en
la próxima entrega escribiremos de otros y daremos a conocer su periplo y sus
angustias.

Instagram: @MarianValeroOficial
Twitter: @Marian_Valero