Usar tapaboca en tiempos de Covid-19

Foto: Caraota Digital

Los tapabocas han creado el debate más controvertido sobre el COVID-19: que sí protege, que no protege al 100%, que si se usan de forma indebida y generan una falsa seguridad, que si en los lugares cerrados las partículas que dan suspendidas en el aire y traspasan los tapabocas, en fin miles de teorías o aseveraciones ante las cuales yo tengo mis propias ideas que surgen de todo lo que he leído al respecto más lo que dicta el sentido común que es el menos común de los sentidos.

Creo que es importante comprender la diferencia entre los modos de transmisión para no subestimar, ni sobreestimar, la protección que un tapabocas puede brindar.

Por ejemplo, la ciencia ha demostrado que los tapabocas de diversos tipos casi no previenen enfermedades respiratorias causadas por virus que se esparcen en aerosol o por el aire, porque no frenan el rol de las manos en este sentido. Sin embargo, muchas autoridades y, yo en lo particular, insisten en que esto es mejor que nada, ya que inhiben el esparcimiento de microgotas cargadas de virus que se esparcen al hablar, respirar, toser o estornudar. Y que, en los lugares cerrados, con cargas altas de virus en “aerosol”, como por ejemplo una sala de cuidados intensivos de una clínica o en un concierto, quizás un “tapaboca común” o de tela, no sea muy útil por el tamaño de las partículas en aerosol que podrían atravesarlas. Pero, en mi criterio y el de expertos, en lugares abiertos o con poca gente pueden ser de gran ayuda.

Creo que, en las actuales circunstancias, poner todo en blanco y negro es un símbolo de rebeldía estúpido que puede constarle la vida a los mas vulnerables. Aunque con este coronavirus nada está escrito y cualquiera podría serlo o complicarse.

Los virus de la influenza, es decir, como el que causan el resfriado común y los de tipo coronavirus como el SARS-CoV-2 ciertamente se propagan por el aire y no solo por microgotas o superficies contaminadas, lo que no implica que, por difundirse también por esa vía, no quiere decir que debemos dejar de cuidarnos dando todo por perdido incluyendo el uso de la mascarilla.

Un poco de cifras…

El SARS-CoV-2 o Covid-19, es un coronavirus con un diámetro de 0.06 a 0.14 micrómetros. La saliva contaminada con el virus o las microgotas que se expulsan al hablar o al toser miden entre 5 y 10 micras o micrómetros.

Las mascarillas N95 pueden filtrar partículas tan pequeñas como de 0.3 micras, por lo que podrían evitar que se filtren la mayoría de esas microgotas, pero no evitan la propagación de los virus que se esparcen en forma de aerosol que pudieran existir en lugares con alta carga viral, como salas de hospitales en las cuales extreman los cuidados con el uso de purificadores de aire como los que se valen del ozono.

Por otra parte, pruebas han demostrado que los tapabocas quirúrgicos 3M pueden bloquear hasta el 75% de las partículas que miden entre 0.02 micras y 1 micra, mientras que los tapabocas de tela bloquean entre el 30 % y el 60 % de estas partículas respiratorias.

Sin importar el tapabocas, no es posible evitar del todo que se exhale o inhale este virus, pero los tapabocas de tela son la opción menos óptima si no deseamos infectarnos, ya que su capacidad para bloquear las microgotas pudiera ser escasa, al menos que tenga varias capas de tela.

Lea también  Tambor Urbano celebra 32 años con la parrada “La Morena”

Continuemos con el debate…

La cuestión de si debemos usar tapabocas o no para evitar la propagación del COVID-19 es un tema muy debatido y, por cierto, para mí, es una discusión tonta, porque se basa mas en el ego de no querer cumplir con una norma, defendiendo el derecho a la libertad, que más por estar pensando o escudriñando en el porcentaje de protección que bien vale la pena garantizarnos. Y creo que también la gente debería enfocarse en usar el tipo más adecuado y llevarlo de la manera correcta. Ahh, y luego desecharlo o lavarlo siguiendo las normas.

El evaluar su uso se debe centrar en un punto importante que es la cantidad de partículas que se diseminan a través de las microgotas respiratorias y las partículas virales que se diseminan a través del aire. Creo que es vital comprender la diferencia entre estos modos de transmisión y no subestimar la protección que un tapabocas puede brindar a los demás.

Repito, la ciencia demuestra que los tapabocas de diversos tipos casi no previenen enfermedades respiratorias causadas por virus que se esparcen en aerosol; sin embargo, muchas autoridades aún insisten en que esto es mejor que nada, ya que inhiben el esparcimiento de microgotas cargadas de virus.

Según lo informado por la revista “Emergency Medicine News”, en el caso de los tapabocas de tela, algodón más gasa, mezclas de algodón y seda o materiales de algodón con muchos hilos; ofrecen una aceptable filtración contra las microgotas. También descubrieron que añadir una capa superior de nylon mejoraba el bloqueo del virus en todos los tipos, incluyendo los tapabocas quirúrgicos, ya que esta capa adicional de tela les otorga a las mascarillas de tela el mismo nivel de protección que un tapabocas quirúrgico.

En resumen, si una persona es portadora del virus, el tapabocas quirúrgico, en teoría reduce hasta un 75% la cantidad de microgotas contaminadas que se esparcen en el entorno y reducen el riesgo de infección en las personas que no portan el virus.  Ahora bien, los especialistas alegan que los tapabocas en general, no pueden bloquear los virus que se esparcen en forma de aerosol.

Vale la pena destacar en lo que respecta a la transmisión del Covid-19 que "la transmisión no solo se deriva del número de interacciones cortas y aleatorias entre personas que pudieran estar infectadas, sino también por la concentración de partículas de virus que haya en el aire más el tiempo de exposición a éstas", más que "un tapabocas de tela no puede evitar la emisión o inhalación de partículas muy pequeñas, es decir, las del aire.

Por último, pero no menos importante, es necesario ponerse, quitarse y desechar los tapabocas de manera adecuada para obtener sus beneficios, es bueno que aprendamos esto de la mano de expertos, yo de hecho, publiqué en mi cuenta de IGTV en @ATuSalud, las indicaciones que me dio un doctor para aprovechar los beneficios del uso de la mascarilla y cómo luego deshacernos de ella.

REDES:

Instagram: @ATuSalud

YouTube: /ATuSaludConMariaLauraGarcia

Facebook: ATuSaludMLG

Twitter: ATuSaludEnLinea