Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Uso ético de las redes sociales | El Debate

Por Juymar García

He sido honrada para representar a mi país en el tema del uso ético de las redes sociales en el I Encuentro Internacional de Saberes Digitalízate 3.0 de la mano de la Universidad MonteÁvila y la Universidad Rey Juan Carlos de España.

Es para mí un inmenso honor poder debatir sobre un tema que nos debe llamar a la reflexión, a medirnos, a volver la cara hacia el 2020, cuando ya las redes habían sufrido una drástica metamorfosis y se transformaron en el plató de discusiones por sinsentido, por cosas que realmente no podemos solucionar.

Fue muy desalentador lo que tuve que leer después de realizar una encuesta flash a través de Twitter,  la impresión de quienes participaron y la conclusión única, fue que “nadie va a expresar  la verdadera ética desde el anonimato”, y en segundo lugar,  que “el anonimato muchas veces vence a la censura”.

¡Todo esto es mentira!, continuamos en un gran analfabetismo digital, estamos desaprovechando las oportunidades que nos ofrecen las redes sociales, desgastándonos en política, señalando a personas que emiten sus opiniones, así como las emitimos nosotros como ciudadanos.

El otro error abrumador es el querer seguir confundiendo la libertad de expresión por el libertinaje digital. Autodenominarse periodista ciudadano, sin haber estudiado jamás periodismo, -que dicho sea de paso no es un oficio-  es una profesión formal aquí y en todo el mundo.

El uso ético de las redes sociales debe partir de un gran trabajo de educación para los usuarios de estas, porque todo no es Facebook, todo no es Twitter, todo no es Instagram, hay una vida allá afuera que aún influenciada por las redes debe regirse por el más fino sentido de la ética y los valores que definen a cada pueblo, a cada persona como responsable de lo que dice, hace y consume en ellas.

Los dardos envenenados

En este I Encuentro Internacional de Saberes Digitalízate 3.0, más que poner en el tapete los mil y un casos y cosas de redes, los graves señalamientos de abuso, las noticias falsas, con las que lidiamos, debo ser muy responsable como testigo diario de las múltiples malformaciones que han venido sufriendo cada una de ellas.

En Venezuela la diatriba política y los políticos surgen a cada instante como foco de interés hasta de sus propios seguidores, lanzan sus dardos envenenados a quienes no quieren ser ni desmentidos, ni criticados por quienes lees leen. Y como las redes son de uso libre y con dejar de seguir o bloquear es una opción sensata, desgraciadamente no se utiliza muy a menudo.

Los usuarios y seguidores continúan haciendo de temas repetitivos por semanas como si se tratara de una obsesión. Los personajes de la política son el blanco predilecto de ellos; mientras la red, que fortalecida ofrece cada día más adelantos no se usa para fomentar proyectos, tejer entramados colaborativos, de negocios, como fuente de ayuda y apoyo al ciudadano común.

Hacer leña de árbol caído

Dios le libre de caer en desgracia en el Time Line de cualquier influencer, porque los haters se alimentarán es de eso.

La proliferación de estos personajes han influido inclusive en el bloqueo y eliminación de cuentas de personas importantes, las redes por su parte también han ofrecido un muy distorsionado uso de la ética cancelando cuentas, bloqueando usuarios que forman parte de esta parte de la historia de la humanidad, basta con ver cómo el expresidente Trump no gozó de los favores del pajarito azul y cayó en el olvido, en contraposición de otros usuarios que reiteradamente violan las políticas que ellos mismos imponen.

Seguirán creciendo las redes y los enredados

Enfrentamos tiempos que no serán de menos cantidad de redes ni de aplicaciones que lleven a la comunicación, es imposible que se revierta el uso cada vez mayor de las redes, pero vendrán grandes regulaciones que a muchos les hará tambalear a la hora de tratar de demostrar un poderío comunicacional que no tienen.

Bastará esperar que esas inmensas masas de “infociudadanos” tomen conciencia al emitir opiniones a priori, que lejos de propiciar encuentros fructíferos y verdaderos hacia la opinión pública, rescaten la ética perdida desde sus propios valores morales, que recuerden que detrás de cada letra escrita, foto subida, comentario destructivo, señalamiento o simple burla,  habrá una captura de pantalla que se les devolverá como un boomerang.

Como decía Savater: “Después de tantos años estudiando la ética, he llegado a la conclusión de que toda ella se resume en tres virtudes: coraje para vivir, generosidad para convivir, y prudencia para sobrevivir”.

De manera tal que no hagamos de las redes una forma de sobrevivir descargando nuestro odio, del cual el resto no tiene la culpa, vivamos en ellas para convivir.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados