Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

50 vidas en el JM de los Ríos podrían apagarse por culpa de Maduro

Por Luis Somaza

La situación sanitaria en el país empeora día tras día; sin embargo, las cifras de niños fallecidos por la suspensión del programa de trasplantes no ha dejado de robarles la esperanza a quienes apenas están comenzando su vida.

Desde 2017 el dictador decidió suspender un programa de vital importancia para la vida de los venezolanos, 49 niños han perdido la vida según la Organización Nacional de Trasplantes.

Que hayan transcurrido cuatro años sin la posibilidad de garantizar la sobrevivencia de quienes más lo necesitan es una negligencia y un crimen de lesa humanidad.

Maduro se ha ganado a pulso su investigación ante la Corte Penal Internacional, la cual desde el Gobierno Encargado solicitamos que profundice en las violaciones a los DD HH cometidas contra todo un país que solo ha luchado por su libertad.

50 niños más en el JM de los Ríos están en la zozobra de saber si, su destino, será igual al de sus 12 compañeros que vieron morir a lo largo de estos ocho meses.

No solo el JM de los Ríos atraviesa por esta situación, todos los hospitales a nivel nacional se encuentran en condiciones precarias, niños, ancianos y jóvenes mueren todos los días.

No hay insumos, las ONG son detenidas si intentan dotar los centros hospitalarios y el resultado es el mismo: la muerte de gente inocente.

Cuando nos preguntan qué sentido tiene sentarnos a una mesa de diálogo con unos criminales, la respuesta está a la vista: nos apoyamos en la mediación internacional para ponerle un alto a la muerte.

La política fue creada para lograr un bien común, para unir a los pueblos y no para destruirlos. Aún creemos firmemente en el cese de la usurpación, en que Maduro debe abandonar el poder para poder sustituir el fracasado modelo económico que dirige, así como para sanear las instituciones de corruptos.

Las garantías que demandamos en la mesa de diálogo nos permitirían ponerle fecha al cambio y participar en el proceso, esa es la intención y el objetivo.

Ningún niño debe morir en su país por falta de atención médica, carencia de insumos o por un bloqueo a un programa que le devolvería las oportunidades de vida.

En Venezuela existe un genocidio silencioso, callar no está permitido cuando un dictador le roba la vida a un niño.

Seguimos y seguiremos luchando hasta lograrlo.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x