Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Cervicitis, una inflamación oculta

Por la Dra. Carmen Mantellini 

Las cervicitis corresponden a inflamación del cuello uterino, que puede ser aguda o crónica, y que rara vez da síntomas. Por lo general se detectan en la consulta ginecológica cuando la paciente va a control.

En la evaluación, posterior a la colocación del espéculo, evidenciamos que el cuello uterino está rojo, con un exudado verde purulento y en algunos otros casos el cuello luce sano, pero sangra en la toma de la muestra para citología, lo que nos orienta a que estamos ante la presencia de cervicitis.

Las causas las podemos agrupar en infecciosas, irritativas e inespecíficas, y sus síntomas, cuando los dan, suelen ser flujo genital amarillento, no fétido, dolor durante las relaciones sexuales y/o sangrado en el momento de las relaciones y ardor al orinar posterior a las mimas, que puede ser confundido con una cistitis o infección urinaria baja.

Entre las causas infecciosas las más frecuentes son por bacterias de transmisión sexual, como chlamydia y  neisseria, por lo que en la mayoría de los casos, indicamos tratamiento empírico, esto es, sin pruebas diagnósticas previas, a la paciente y también a su pareja, si la hubiere. Cuando está disponible, tomamos muestra por hisopado de la secreción que deja la cervicitis para estudio genético y así determinar el germen que la produce.

La cervicitis no tratada puede complicarse y provocar una infección de tejidos más profundos que puede comprometer a futuro la fertilidad de la paciente que la padece, de ahí que aún sin pruebas disponibles, iniciamos tratamiento y seguimiento posterior al mismo.

En casos menos comunes pueden estar asociadas a infección por el virus de herpes, y si bien el virus de papiloma humano (vph) no las produce, su presencia puede facilitar la infección persistente y la progresión a lesiones premalignas.

Otras causas menos frecuentes son las irritativas secundarias al uso de sustancias químicas como espermicidas, lubricantes sobre todo los que contienen colorantes y fragancias.

El uso de preservativos de látex, por lo que debemos preguntar si ha habido exposición a estas sustancias y evitarlas, sobre todo en pacientes que no mejoran con el tratamiento médico.

En otras pacientes las causas no logran identificarse, ni utilizando pruebas genéticas, y en las cuales nos queda usar técnicas de cauterización bien sea con nitrato de plata, láser o electrocirugía a fin de forzar, por así decirlo, la cicatrización y la resolución de la inflamación, siempre y cuando hayamos descartado una enfermedad maligna oculta.

En resumen, las cervicitis suelen ser asintomáticas y requieren la consulta ginecológica para su diagnóstico, tratamiento y la evaluación de control a fin de garantizar que se haya resuelto. La cervicitis crónica es un factor de progresión en las infecciones persistentes por vph y pueden enmascarar una enfermedad maligna.

Para conocer sobre este y otros temas de interés te invito a mis redes sociales @Dramantellini.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados