Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¡Comienza con una sonrisa al despertar!

Tener un buen día…

Por María Laura García 

No hay nada más menospreciado por los seres humanos que nuestra manera de despertar en las mañanas y la actitud que asumimos al hacerlo ¿Dime si no? Es más, estoy segura que ni siquiera lo habías pensado ¿Cierto?

Es más, hay muchos que no comprendemos a la gente tempranera. Incluso, se de muchos que piensan que no hay nada en lo absoluto por lo que sonreír a las 5 de la mañana. ¿Por qué? Porque levantarse puede resultarles una tarea titánica, como a mí.  Y lo peor, es que generalmente, los que odiamos madrugar tenemos que levantarnos “todas” mañanas a la misma hora o muy temprano, para que nos rinda el día.

¿Por qué la “actitud” matutina es esencial?

Despertar es una de las acciones más importantes del día, ya que nuestro estado de ánimo al abrir los ojos con toda seguridad definirá nuestro humor durante el resto del día. Presta atención a este detalle, de ahora en adelante, y veras cuánta razón tengo.

Cuando dormimos, nuestro cuerpo está en estado de reposo, para que el organismo restablezca o repare un sinfín de funciones. También la actividad cerebral y el estrés se reducen por lo cual nuestra mente descasa y se reorganiza.

Ahora bien, a pesar de ello, despertar casi siempre resulta ser un momento incómodo, sobre todo si se debe ir a trabajar o a la escuela y más si estas actividades no nos agradan tanto, por ello, resulta muy útil saber que hay maneras de manipular nuestro ánimo por medio de ciertos hábitos o rutinas.

Cuando no tenemos actividades en agenda, nuestro inconsciente procesa esa información y solemos despertarnos descansados, pero ¿qué podemos hacer para despertar con buen ánimo todos los días, incluso en aquellos donde debemos cumplir con la rutina?

Existen muchas herramientas o costumbres que nos puede hacer la tarea más sencilla.

¿Cómo despertarnos con buen ánimo?

Para que tu descanso sea verdaderamente reparador busca cumplir con cada una de las medidas que garantizar una buena higiene del sueño. De estas les he hablado en otros artículos, pero esencialmente, comienza por alejarte de los dispositivos antes de irte a la cama. Esto incluye la televisión, la computadora, tabletas y los celulares pues todas estimulan y hacen difícil que tu cerebro se desenchufe.

Trata de no despertarte a oscuras, hazlo con la luz de la lampara o del sol, porque al entrar o tener luz el cuerpo deja de producir melatonina, la hormona del sueño. Despertarse en una habitación llena de luz significa que el día ha comenzado.

Levántate de inmediato cuando suene el despertador. Si la alarma suena y tú no te levantas igualmente el cerebro no permitirá que vuelvas a tener un sueño profundo, porque ya es consciente de que te tienes que pararte de la cama y lo único que lograrás es estropear tu ciclo de sueño si te mantienes acostado. Con lo anterior, solo te levantarás más cansada(o).

Crea para ti mismo un enunciado positivo, que repetirás como un mantra desde que abras los ojos y estés a punto de iniciar tus actividades cotidianas. Por ejemplo: “Estoy sana, llena de energía y este será un día armonioso y productivo. Soy una mujer triunfadora y prospera”. Repítelo una y otra vez. Las palabras adecuadas pueden cambiar el estado de ánimo de manera positiva.

Abre los ojos y sonríe. Procura, al menos, hacer el gesto, puesto que al hacerlo envías un mensaje al subconsciente de que todo está bien. Que te lo digo yo, pruébalo y notarás la diferencia.

Respira profundamente, estando muy consciente, desde que abres los ojos y mientras haces todo lo que forma parte de tu rutina mañanera. También puedes darte un tiempo para realizar respiraciones profundas y después te levantas para hacer el resto.

Busca poner como alarma para levantarte un sonido armónico y con un volumen moderado. Si escoges un sonido muy fuerte esto generará un golpe de estrés inmediato. Modula el volumen y escoge un tema agradable. No uses tu canción favorita cómo alarma ya que puedes acabar odiándola.

Apenas te levantes de la cama, bebe agua. Así recuperarás los líquidos perdidos por la noche y tendrás más energía. Un cuerpo deshidratado pierde fuerzas.

Arregla tu cama, porque esto te dará cierto orden mental pero también te ayudará a despejarte.

Enfócate en desechar los pensamientos negativos antes de dormir para tener un sueño más reparador y al levantarte procura mantener el foco en las cosas positivas que podrás hacer en la jornada. Piensa que será un día grandioso y desecha los malos pensamientos, de ser posible haz algo que te guste; escuchar música, hacer ejercicio para subir las endorfinas, desayuna algo rico o que te guste mucho en una cantidad moderada, manda un mensaje a alguien que quieras o simplemente asume que tú eres el máximo responsable de cómo quieres que sea tu día.

Como ya te sugerí, escucha la música que más te gusta mientras te preparas. El escuchar nuestra música nos ayudan a personalizar nuestra rutina para hacerla más amena, por tanto, efectiva.

Por último, a mí me ayuda pensar en el buen café, el ejercicio y luego, el baño reparador que me esperan para comenzar la jornada.

Insisto, prueba estos trucos para levantarte casi feliz y quizás dejes de detestar, poco a poco, las mañanas.

REDES:
Instagram: @ATuSalud
YouTube: ATuSaludconMariaLauraGarcia
Facebook: ATuSaludEnLinea
Twitter: ATuSaludEnLinea

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados