Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿Cómo mantenerse saludable emocionalmente en la enfermedad física?

Por María Laura García

Todo aquello que nos haga salir de nuestra zona de confort o suponga una amenaza para nuestra vida, va a trastocar nuestra emoción y esa afectación mental a su vez influirá negativamente en nuestro bienestar orgánico, porque todos, a estas alturas estamos claros de la relación directa que existe entre nuestras emociones y nuestros órganos. De hecho, son innumerables las circunstancias en las cuales el cuerpo se enferma por una causa mental sin existir un detonante físico como tal.

Por tanto, sabiendo que las emociones influyen más de lo que podemos pensar en nuestra salud general, concientiza que si has sido diagnosticado con una enfermedad es cuando mas tienes que trabajar en tu tranquilidad mental para no empeorar el cuadro de la patología que ya padeces y así generar un terreno más favorable para una curación expedita.

Por tanto, insisto, ten siempre presente que hay una relación directa e intensa entre las emociones, los órganos y los síntomas que podemos experimentar. El funcionamiento biológico del cerebro es el que hace que esto sea así, es decir, que exista una estrecha relación entre el pensamiento y el cuerpo, entre emoción y síntoma.

Considera que, si mantienes un pensamiento negativo en la cabeza durante un minuto, tu sistema inmune estará durante aproximadamente 5 horas en una situación delicada por lo que, si estos pensamientos o emociones negativas se mantienen en el tiempo, estarás más predispuesto a desarrollar enfermedades.

Las emociones negativas destruyen y las positivas lo contrario, tienen la capacidad de sanar y hacernos felices.

Aprende a vivir con tus emociones ¿Cómo desarrollar la resiliencia?

Amigos, no se trata de negar las emociones, lo que estamos obligados a hacer, por nuestro bienestar, es a manejarlas, gerenciarlas, dosificarlas o comprenderlas.

Esto se logra aprendiendo a ser resilientes y valerse de todas las herramientas que los expertos de la psicología positiva ofrecen para darle protagonismo a este enfoque de la vida.

En todo momento debemos ser resilientes, pero si estamos enfermos pues mucho más. Ante la adversidad debemos concentrarnos aún más en nuestra capacidad de superar las dificultades. La resiliencia es esa "fuerza interior" que nos ayuda a sobreponernos en medio de una situación estresante. La resiliencia se construye o es posible poniendo en práctica todas esas herramientas que la vida nos ha otorgado para mantenernos serenos al aceptar o trabajar tanto lo bueno como lo malo.

Aquí te dejo algunos tips para desarrollar la resiliencia:

Lo primero es lograr, eso que ya les mencioné, la “aceptación”, es decir, concientizar y asumir serenamente que todo cambia permanentemente. Trata de ver ese cambio como un desafío o un reto y no como una amenaza. Definitivamente pocas veces se logra o se puede cambiar lo que pasa, pero lo que sí podemos es transformar lo que sentimos sobre ello.

Evita la visión de túnel y observa o analiza el panorama general, para aprender lo necesario de lo que estás viviendo, forjando la experiencia que es nuestra mayor ganancia de la vida.

También, siempre ayuda el compartir e interactuar con personas que nos hagan sentir mejor, es lo que los especialistas denominan establecer “redes de apoyo”. Expresa tus sentimientos, habla, ríe, llora y expresa por qué no, tu enojo cuando lo necesites, esta es una forma saludable de aliviar el estrés.

Cuídate física y mentalmente. Haz todo aquello que te haga disfrutar, para relajar la mente y el cuerpo, esto te ayudará a manejar la ansiedad. Evita que la preocupación y la angustia se apoderen tu vida, por ello, haz todo lo que pueda hacerte sentir mejor.

Si tu condición te lo permite, haz ejercicios o camina, para, entre otras cosas, liberar las emociones reprimidas.

Por último, practica la gratitud, ya que "ser agradecidos" aunque podría parecer un consejo extraño cuando se está padeciendo una enfermedad, se vincula con una gran sensación de bienestar y una dosis de fuerza interior necesaria para recuperarnos, al desviar tu atención en dirección a las cosas positivas de la vida.

Sigue estas recomendaciones y prioriza, de ahora en adelante, tu emoción y pensamientos para mejorar tu salud en general. Hasta la próxima.

REDES:
Instagram: @ATuSalud
YouTube: ATuSaludconMariaLauraGarcia
Facebook: ATuSaludEnLinea
Twitter: ATuSaludEnLinea

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados