Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

¿Cuáles son las opciones quirúrgicas para el cáncer de pene?

Por el Dr. Ricardo Soto-Rosa

Maturín sostenía en una mano la carpeta con los resultados de los exámenes practicados mientras con la otra se apoyaba en la pared del estrecho pasillo. Por momentos sintió que el piso era frágil y endeble como aquella pasarela que transitó cuando dejó, a su siempre recordada Isla de Trinidad.

Atrás quedaban ahora las especulaciones de muchas noches insomnes para enfrentarse a la dura realidad. El joven médico le pidió el paquete de resultados mientras era conducido por la enfermera hasta detrás del paraban, donde se encontraba la dura camilla de examen físico y un colgador de metal con la pintura escarapelada.

Su angustia se incrementa mientras se desvestía, primero se quitó el flux marrón. Sobre su arrugada y curtida camisa blanca se podían distinguir los tirantes negros del pantalón que siempre utilizaba para evitar que los calzones se le bajaran durante las arduas faenas de trabajo.

Terminó de desvestirse por completo y se cubrió con la bata de tela del hospital. A los pocos minutos entró un nutrido grupo de médicos de diferentes edades y contexturas quienes escucharon la presentación del caso, en voz del joven residente, que lo atendió desde el primer día.

Maturín se sintió intimidado y avergonzado por aquel grupo uniformado de batas blancas y monos quirúrgicos entre los que estaban presentes algunas damas. Además, muchos no lograban disimular bien su desagrado por el olor putrefacto que emanaba el tumor en su miembro viril.

Un doctor de pelo blanco con rostro alargado y expresión severa le preguntó al residente ¿cuál es su diagnóstico? a lo que él mismo contestó: “se trata de un tumor avanzado de pene, siendo el más frecuente el carcinoma escamoso, el mismo se desarrolla en las personas pertenecientes al grupo etario del señor Maturín, es decir entre la quinta y sexta década de la vida, está relacionado con la presencia de fimosis, es decir dificultad o imposibilidad para retraer el prepucio, situación que desde niño acompaña al paciente; así mismo se asocia a precarios hábitos higiénicos y promiscuidad documentada en su historia clínica en especial la infección por el virus del papiloma humano, conocido como VPH

¡Muy bien, excelente presentación! El viejo doctor miró a otro de los jóvenes y le pregunto ¿Vamos a ver Brunetti, cual es el plan a seguir en este caso? Brunetti estaba al lado del paraban, vestido con fina corbata y camisa de marca; la bata blanca impecable y correctamente abotonada. El joven sujetó su mandíbula con gesto de preocupación mientras Maturín lo observaba con terror.  “Debemos dejarlo internado desde este momento, administrar antibióticos y completar estudios pre operatorios para ser incluido en el plan quirúrgico del lunes".

El señor Maturín tiene indicada una Falectomía subtotal, es decir eliminar la parte de su miembro afectada por el tumor hasta dos centímetros por debajo del mismo donde queden márgenes sanos.

El jefe de la revista preguntó y además de la Falectomía, ¿qué otro procedimiento está indicado? a lo que el residente Grataron respondió con mucho tino: “es necesario una linfadenectomía inguinal, es decir resecar los ganglios de la región inguinal y femoral ya que es de los primeros sitios donde el tumor da metástasis. Y agregó “podemos observar claramente la presencia de nódulos linfáticos en el caso de este paciente”

Una vez tomadas las decisiones Maturín firmó un consentimiento informado para ser sometido a la intervención, la misma podría eliminar tan desagradable afección y conservar una vida diferente, pero a la que se adaptaría como a tantas otras cosas lo había hecho.

Con rostro sombrío se despidió de su asistente Fermín quien prometió regresar al día siguiente con todo lo que necesitaría Maturín durante la hospitalización.

Fue conducido hasta la sala de hospitalización donde le asignaron una cama cercana a la ventana, desde donde podía contemplar unas matas con flores de cayena. Recién instalado conoció a su vecino de cuarto, un hombre cachetón de bigotes chorreados y mirada desconfiada quien le dijo ser conserje y llamarse Bonifacio.

Empezaron por tomarle una vena que no resultó fácil, pero una veterana enfermera del servicio logró hacerlo para comenzar con el tratamiento prescrito y continuar los preparativos para el día de la operación.

Para conocer la historia de este y otros casos de interés visita las redes sociales @drsotorosa.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

ads

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados