Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Estados Unidos y los desafíos de China: ¿una relación compleja?

Por José Gregorio Castrillo

Estados Unidos emergió como potencia política, económica y militar después de la segunda guerra mundial, desplazando a Inglaterra como la potencia imperial que ejercía su poder a través de su vasto imperio.

Inmediatamente esta nación asume el liderazgo político frente a los desafíos de la Unión Soviética, entrando en una fase de confrontación conocida como guerra fría, hasta finales de los años 80, cuando colapsa el comunismo soviético y cae el muro de Berlín como símbolo de la división entre las democracias y las dictaduras totalitarias de rasgo comunista, situación en la que se movía las relaciones políticas internacionales.

Estados Unidos, se mantiene, en una nueva etapa -postguerra fría- como la potencia indispensable y sin un actor geopolítico que desafiara su liderazgo global. Sin embargo, centros de estudios y prestigiosos analistas de las relaciones internacionales, seguían planteando tesis sobre el desplazamiento como potencia de Estados Unidos con el fin de la Guerra Fría.

Se decía, que la Unión Europea, desafiaría el liderazgo político de Estados Unidos, luego se sostenía que sería Japón como potencia económica, la que desplazaría a dicho país del podio de principal potencia económica global. La Unión Europea como una amalgama de países, con asimetrías políticas, económicas y militares, no logró diseñar una política unitaria para desafiar al liderazgo norteamericano. Japón, empieza a sufrir desde mediados de los noventa, un proceso de ralentización económica, que afectó sus proyecciones como potencia económica, que luego asumiría un rol político global.

Estas apuestas no se materializaron y hoy ambos actores tienen el dilema de seguir bajo el paraguas de seguridad de Estados Unidos o de aumentar su autonomía estratégica frente a dicha nación.

Hoy, hay un nuevo desafío para Estados Unidos, que hace pocos años, era imposible pensar: China. Esta nación desde 1978 viene experimentando un proceso de reformas económicas de tipo capitalista que le han permitido modernizar y abrir su economía a la inversión extranjera y conectarla con la economía globalizada. Es importante destacar la relevancia que sobre esas estratégicas reformas económicas que han llevado a China a su posición actual como potencia global, jugó Estados Unidos (particularmente la administración de Nixon) y su sector empresarial que aprovechó para hacer grandes inversiones de capital en esa nación, y así obtener grandes ganancias.

Entre estas dos grandes naciones hay una relación de interdependencia económica, siendo China el principal comprador de deuda pública de los Estados Unidos y éste país es el principal mercado de exportación de China.

Hoy, dado los avances económicos logrados por China, quiere convertir esa baza económica en poder geopolítico y militar, lo que implicaría desafiar a los Estados Unidos en ese ámbito. En tal sentido, estos desafíos serían en tres ejes:

1- El militar: el rearme de China, que está construyendo una gran flota naval interoceánica, sus reclamos de aguas territoriales en el mar de China (diferencias con Filipinas, Vietnam, Japón) y su deseo de retomar el control de Taiwán como provincia rebelde, la cual cuenta con el apoyo militar por parte de los Estados Unidos.

2- Diplomático: la propuesta de la ruta de la Seda, para construir una red de infraestructura logística de puertos, aeropuertos, redes férreas en Asia, África y Europa para su interconexión económica y comercial, de modo equivalente al Plan Marshall.

3- Tecnológico: el dominio del ciberespacio, la expansión de la red 5G, la inteligencia artificial, la Big Data, donde China pretende lograr la supremacía, por lo que es un actor duro en estos desarrollos tecnológicos de carácter estratégico para la geopolítica global.

Veremos pues una relación compleja entre estas dos naciones potencias, que en lo económico se complementan pero en lo geopolítico hay puntos de divergencias que hacen posible y probable un conflicto político que puede degenerar en algún tipo de confrontación militar focalizada o generalizada.

Estados Unidos es la potencia dominante y China es la potencia emergente, y en la historia de las relaciones entre Estados cuando una potencia tradicional es desafiada por otra, que emerge, la posibilidad de conflicto militar aumenta exponencialmente (la llamada Trampa de Tucidedes).

Napoleón fue visionario al decir que cuando China despierte el mundo va a temblar.

José Gregorio Castrillo / Politólogo/ Magister en Planificación del Desarrollo.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x