Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La abstención y el rechazo internacional se dieron la mano

Por José Toro Hardy

La resultados de las elecciones del 6D fueron, como hubiera dicho Andrés Eloy Banco “vapores de la fantasía”.

Según el dramaturgo Eugene Ionesco: “la libertad de la fantasía no es ninguna huida de la realidad; es creación y osadía”. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

El teatro estaba vacío. Los teléfonos inteligentes mostraron a todos la aplastante soledad de la centros de votación. La gente no fue a votar. ¡El mundo lo vio! Con más del 80% de los votos escrutados la participación descendió en un más de un 40% con respecto al 2015.

Casi 50 países han desconocido ya las elecciones de 6D porque carecen de legalidad y legitimidad y “porque fueron llevados a cabo sin las mínimas garantías de un proceso democrático, de libertad, seguridad  y transparencia”. Inglaterra, Europa, el Grupo de Lima, Francia, los Senados, los Parlamentos, rechazaron los resultados, porque no se puede catalogar como una elección”.

Dijo Pompeo: “Instamos a todos los países comprometidos con la democracia a que se unan a nosotros para condenar la farsa del 6 de diciembre y apoyar a la legítima Asamblea Nacional y al presidente interino en el futuro”

Pero ahora le toca el turno a la realidad. La de un pueblo que se muere de hambre. La que nos presentan la UCAB, la Simón Bolívar y la UCV en la Encuesta ENCOVI donde se evidencia que el 96% de las familias venezolanas viven por debajo de la línea de la pobreza de ingresos y casi el 80% en pobreza extrema. La de un país que sufre la mayor hiperinflación del mundo y donde según el FMI la caída del PIB es la mayor del planeta con la sola excepción de Libia. La de un país que se creía rico pero donde ahora casi 6 millones de venezolanos han tenido que huir -en un éxodo sólo superado por Siria -buscando en otras tierras lo que la suya propia le negó por obra y gracia del más depredador y corrupto régimen que ha conocido Latinoamérica y que logró la destrucción de una economía antes rica, pero ahora colocada al nivel de Haití, donde nuestro PIB per capita alcanza sólo a miserables $ 1.739, cuando habíamos llegado a ser el cuarto país del mundo con mayor Renta Media per cápita, sólo superados por EEUU, el Reino Unido y Francia. Un país donde en apenas seis años está gente que hoy cínicamente pide el voto, logró la increíble hazaña de provocar una caída del 81% del PIB que descendió de $ 438.384 millones en el 2013 a apenas $ 48.610 millones en el 2020.

Le toca al pueblo. Entre el 7 y el 12 de diciembre podrán expresarse libremente en la Consulta Popular. Entre el 7 y el 12 de diciembre podrán expresar sus deseos valiéndose en primer lugar de la misma tecnología que desnudó el fraude: el internet.

Si cuentas con un celular inteligente basta con descargar VOATZ (en Android mediante Google Play y en IPhone en el APP STORE) y seguir las instrucciones. Y si dispones de una computadora accede en la Web al enlace WWW.CONSULTAPORVZLA.COM y sigue las instrucciones.

Recibirás un código que impedirá que nadie más vote por ti. Tu voto y participación serán confidenciales, auditable y seguro. Y podrás hacerlo desde cualquier parte del mundo donde te encuentres, siempre y cuando estés registrado en el REP.

Y finalmente, podrás hacerlo también presencialmente el día 12 de diciembre en más de 7.000 puntos de votación, en Venezuela y en el exterior, que serán fáciles de ubicar. Si lo deseas, ese días puedes depositar también el código que te fue suministrado en las urnas que se dispondrán al efecto. A diferencia de los escuálidos centros de votación del fraude del 6, los venezolanos plenarán las calles.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados