Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La Consulta Popular: Alzando la voz contra la tiranía

Por Omar Villalba

A veces un evento, por pequeño o subestimado que sea, por insignificante que nos pueda parecer, puede tener una trascendencia asombrosa. Un ejemplo de ello paso el 1 de diciembre de 1955 en EEUU, cuando una mujer, conocida como Rosa Parks tomó un autobús para volver a su casa. En aquel momento, en EEUU, los autobuses estaban segregados. Los blancos iban adelante y los negros atrás. Este sistema permitía a la gente negra a subir por adelante, pagar al conductor y bajar por la puerta trasera.

La señora Rosa, que venía cansada de una jornada laboral, se acomodó en uno de los asientos del medio. Estos, podían ser usados por los afroamericanos, si ningún blanco lo requería. Cuando se llenó esa parte, el conductor les ordenó, junto a tres hombres de color, que cedieran sus lugares a un joven blanco que acaba de pedir el asiento. Según diversas fuentes, el muchacho no había solicitado el asiento. Los hombres se levantaron, pero Rosa se mantuvo en su asiento.

Trataron de disuadirla. La amenazaran con arrestarla, pero Rosa se negó a moverse. Al final, Parks fue arrestada por perturbar el orden. Este evento llegaría a los oídos del pastor bautista, en ese momento desconocido, Martin Luther King. Este organizaría a varios activistas pros derechos civiles y realizarían un boicot a la línea de autobuses.  Este evento, terminaría avivando la llama del movimiento por los derechos civiles; el cual a la larga acabaría con las prácticas segregacionista y ese “apartheid” que existía en EE.UU.

La negativa de una persona llevó a un cambio radical en una sociedad conservadora.

Retrocedamos un poco más. Vamos al año 480 A.C, para ser exacto a una fecha comprendida entre el 7 de agosto o el 10 de septiembre de ese año. Por aquel entonces, en lo que es el Mediterráneo oriental, un gran imperio se estaba expandiendo. El Imperio Persa, dirigido por Jerjes I se estaba expandiendo y había puesto sus ojos sobre la península helénica. Años atrás, en lo que hoy es Turquía, unas colonias griegas, alentadas por Atenas —la cuna de la Democracia— se alzaron contra el imperio. Aquello fue una ofensa para el padre de Jerjes, quien le encargaría a su hijo el buscar venganza.

Cuando le tocó su oportunidad, Jerjes I partió a lavar la honra de su Imperio, fue hasta Asia central y castigó a los levantiscos; luego construyó un puente de botes que lo acercó a la península.  Una vez llegó a la tierra de los helenos comenzó una campaña para castigarlo, atacó a varias ciudades. En ese momento, Atenas dejó sus diferencias con Esparta y les pidió formar una alianza para detener a los bárbaros orientales. En Esparta la llegada de los persas coincidía con una fiesta religiosa, aun así, el Rey Leónidas, contraviniendo las leyes religiosa de su pueblo, tomó a 300 de sus mejores guerreros, y junto a miembros de otras ciudades, entre ellos tespios, arcadios, cocrios, tebanos, corintios micenos, hoplitas focenses y hombres de Fliuntes, se atrincheraron en el paso de Termopilas, que es la puerta de entrada a la península y detuvieron a los Persas.

Por su parte los atenienses estaban haciendo su lucha en el mar, para ser preciso en el estrecho de Artemisio. Al final, como sabemos, los espartanos serian derrotados en las Termopilas, y los atenienses se retirarían de Artemisio. Pero, antes evacuarían la ciudad. Eso, permitió reubicarse en otro punto: Salamina. Así Jerjes descendió hasta la ciudad de Atenas  y la destruyó. Para finales de aquel año, cuando se preparaba para retirarse, los persas serían atacados en Salamina, donde serían derrotados. Jerjes partiría dejando a un segundo a cargo de la conquista. Mardonio, era el nombre de dicho general, este sería derrotado en la Batalla de Platea por una alianza helena.

Este evento, que forma parte de la segunda Guerra Medica, pondría fin al expansionismo persa. Algunos intérpretes modernos dicen que con este evento se crearía una identidad griega que protegería la cultura occidental. En resumidas cuentas, gracias a ellos, existe occidente y la democracia. A raíz de este evento, también surgiría con el tiempo Alejandro Magno, quien invadiría el Imperio Persa y llevaría la cultura helénica a oriente.

Algunos preguntarán ¿por qué uso estos ejemplos? Lo voy a explicar. El primer caso es un evento cotidiano —por llamarlo de alguna manera— una mujer se niega a cumplir con una norma injusta. Decide reivindicar su derecho y dignidad como persona. Un evento, que en otro momento pasaría por desapercibido, aquí ganó fuerza e impulsó un movimiento, que a la larga terminó triunfando. En EE.UU. aún existen las diferencias raciales, todavía hay mucho que hacer, por las personas afroamericanas y pertenecientes a otras etnias para que puedan ir a donde quieran, pueden estudiar donde quieran. Y, lo más importante, un sistema autoritario, abusador fue detenido, cambiado… todo por una mujer que se negó a ceder su asiento.

En cuanto a la batalla de las Termopilas, a primera vista es una narrativa épica: el David vs el Goliat. A una segunda vista uno pensaría que es una derrota. Pero, Termopilas inició un fuego que impulsaría a la cultura occidental. Uno que protegería a la sociedad occidental y gracias a ello tenemos democracia, tenemos el sistema de valores que acompaña nuestra sociedad y no somos orientales, persas sometidos a la voluntad de un Emperador-Rey.

¿Qué tiene que ver esto con la consulta? Pues que en ambos momentos, dos fuerzas minúsculas (Rosa Parks vs todo el sistema de Segregación. Los helenos vs El Imperio Persa en todas su extensión) derrotaron a los poderosos y opresores. Salvando las diferencias, nuestra lucha es la misma. En la consulta del 12 de diciembre, cada uno de los venezolanos manifestamos nuestras inquietudes. Levantamos la voz para decir sí a la democracia. Y, entre los que estamos dentro de este país que nos vio nacer y los que están, haciendo su lucha fuera de las fronteras, logramos una participación de cerca de 6.466.791 venezolanos, una cifra que duplica lo sacado por el gobierno en el show del 6D.

Con menos recursos, pero con más gana. Fracturados, ridiculizados y minimizados, los venezolanos demócratas nos manifestamos. Las razones fueron diferentes. Algunos creen en el proceso, otros solo querían expresarse. Algunos piensan que esto es meramente simbólico; pero lo más importante es que, a pesar de que muchos creen que la “oposición” está desmovilizada y fría, esta vez salimos a dar la cara y demostramos lo contrario.

Venezuela  habló y dijo, como Rosa Parks: de aquí no me mueven. Venezuela habló, y como los espartanos dijo: estoy dispuesto a plantar los pies y resistir contra el más grande, todo lo que sea necesario. Porque caiga ahora o caiga después, detrás de mi vendrán otros que te derrotarán. Y ¡Vaya que resistimos ese día!, pues como ya había dicho, el gobierno desesperado envió a sus esbirros a tratar de evitar la confirmación. Se luchó en las calles y hasta en el cibermundo.

Todo esto es importante porque damas y caballeros, la libertad no se consigue agachando la cabeza o coludiéndose con los tiranos. La libertad se alcanza peleando. La libertad y lo correcto está por encima de cualquier ley; más si esta es hecha por abusadores y tiranos.

Ahora, solo nos queda esperar a Enero, a que se instale la Asamblea Nacional legítima. Y, en el 2021 cumpliremos con nuestro deber y con el único deseo del difunto Hugo Chávez: la revolución debe llegar hasta el 2021. El cambio está cerca.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados