Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

La importancia de vacunarse contra el VPH

Por la Dra. Carmen Mantellini

Las verrugas genitales son producidas por el virus de papiloma humano, también conocido como VPH y son más frecuentes entre los 20 y los 29 años de edad.

Los genotipos 6 y 11 son los responsables del 95% de los condilomas acuminados como también se les conoce. Hasta el 20-30% de los casos presentan coinfección por tipos de VPH de alto riesgo oncogénico y el tiempo medio de aparición de las lesiones tras la infección es de 2 meses, lo que convierte a los condilomas acuminados en el primer marcador clínico de infección (sub)aguda por VPH.

El VPH tiene un especial predilección por la piel y las mucosas e infecta a través de pequeñas grietas en la superficie a través del contacto directo, de piel o mucosas, a partir de una pareja que presente condilomas acuminados visibles o subclínicos durante el coito vaginal o anal, aunque algunas lesiones anales y perineales pueden producirse por excreción viral a través del flujo vaginal y no por sexo anal.

Otra vía de transmisión es la vía vertical, y es aquella que ocurre en el periodo perinatal. La vía de transmisión puede ser intraútero, a través del canal del parto e incluso postnatal. El mayor riesgo de transmisión para el recién nacido es la condilomatosis genital de la madre durante el embarazo y no su paso a través del canal del parto.

Por ello, no se considera indicada la cesárea en mujeres con condilomatosis genital, salvo si el canal del parto está obstruido por las lesiones o si el parto por vía vaginal puede provocar un sangrado excesivo.

Otras vías de transmisión genital en ausencia de penetración son infrecuentes. Se acepta la infección oral y digital de tipos de vph genitales pero el riesgo de transmisión es mínimo. Si no se tratan, los condilomas acuminados pueden resolverse de forma espontánea, permanecer sin cambios o aumentar en número y/o tamaño.

Los estados de inmunodepresión como el embarazo o la infección por VIH, favorecen la progresión de los condilomas.

Los síntomas van a depender de la localización, el número y el tamaño de las lesiones. En la mujer, los síntomas más frecuentes son dolor o sangrado durante las relaciones sexuales, flujo blanquecino o sensación de ardor genital. El diagnóstico suele ser clínico, pero en caso de ser necesario descartar malignidad o cuando los tratamientos no funcionan se debe practicar una biopsia de las lesiones.

No se recomienda la determinación de VPH para el diagnóstico de los condilomas. El tratamiento puede ser a través de la aplicación local de sustancias por parte de la paciente o el tratamiento local y directo por parte del médico.

La medida preventiva más eficaz para evitar la aparición de los condilomas acuminados es la vacunación contra el VPH, especialmente si ésta se realiza antes de la exposición a los virus incluidos en la vacuna.

Para conocer mucho más de este y otros temas de interés visita mis redes sociales @dramantellini

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

ads

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados