Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Oposición ocupada en la competencia y oficialismo aprovecha la inhibición, descalificación y fraccionamiento

Por Aníbal Sánchez

Los venezolanos a 60 días de otra encrucijada política, al tener que enfrentar un llamado a elecciones regionales y municipales, en medio de una atmósfera enrarecida por la crisis económica, la tensión política, y en medio de una conflictividad social caracterizada por el descontento y la frustración.

Quienes hemos seguido los acontecimientos políticos desde el país, apenas podemos creer que tras la presión internacional, tras varias operaciones políticas convencionales o no, y en medio de una alta desaprobación y crisis de liderazgo por parte del gobierno, así como un estado de hiperinflación; la oposición haya perdido terreno y esté a puerta de otro revés político electoral, aseveró el analista y consultor Aníbal Sánchez.

El pasado 5 enero se produjo el desmembramiento de lo que parecía ser el último reducto de resistencia, avanzó el totalitarismo, al hacerse del control absoluto del Poder Legislativo Nacional, por una mala decisión “el boicot electoral” el oficialismo no tuvo que recurrir a la máxima “de divide y vencerás” la cual este año parece ser el centro de su estrategia.

La oposición no tiene un frente común; la disyuntiva dejó de ser solo el votar o abstenerse; para caer en una encrucijada múltiple, el de por quién, ante quién y por dónde. “Una lástima y desperdicio” cuando estudios de opinión reflejan que más de 3/4 de la población venezolana manifiesta, descontento y frustración, pero en segundo grado está la indiferencia.

La intención de voto se halla en niveles históricos bajos, considerando que existe una abstención orgánica de esos casi 4 millones de electores que salieron del país. Para otros al responsabilizar a Maduro de la crisis general, no se entusiasman ante un proceso, donde pase lo que pase, él permanecerá en el poder.

Con la oposición ocupada en la competencia interna, el oficialismo se aprovecha de la inhibición, descalificación y fraccionamiento “fórmula para convertir una minoría social en una mayoría electoral”, con los resultados que se podrían sobrevenir este 21 de noviembre la democracia sale perdiendo.

Si la oposición participa y vota, estará dando un paso en la dirección correcta, con unos cuatro años de retraso, pero no se puede pretender nacer corriendo “en una atmósfera enrarecida” sabemos que en las circunstancias actuales es difícil un revés a los candidatos del Polo en un balance face to face, pero el saldo cualitativo de cuantos salieron y en contra de que se manifestaron, lleva otro análisis, sentenció Sánchez.

La oposición fragmentada y con falta de liderazgos fuertes, cede a la presión y el desgaste. Atentando en contra del esfuerzo y el interés común de quienes no aceptan un modelo conducido por un régimen sin popularidad, pero habilidosos para mantenerse en el poder.

Las estrategias y tácticas para convertir esa minoría social en una mayoría electoral han dado resultado, y debilitan a los adversarios que apuestan al corto plazo, autoflagelándose y con esto llenando de frustraciones y desesperanza a su activo político (votos).

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x