Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La pérdida del órgano sexual masculino es más común de lo que piensas

Por el Dr. Ricardo Soto-Rosa

Toñito Salazar nació por los lados del Tirano en la Isla de Margarita, era el menor de ocho hermanos, desde pequeño aprendió el oficio de amolar cuchillos, siendo ayudante en un muelle de pescadores, donde a media mañana, llegaba el producto de la diaria faena, acompañado de gaviotas hambrientas, revoloteando sobre sus cabezas.

Toñito todos los martes pasaba por la urbanización y anunciaba su presencia tocando una armónica seguida del grito “amolador”.  Al flaco Eduardo le gustaba escuchar las anécdotas de Toñito el amolador, por eso ya tenía algunas tijeras y cuchillos listos sobre la mesa de la entrada para salir apenas escuchaba la melodía.

Uno de esos martes Toñito el amolador contó la historia de un conocido del Tirano, quien estaba en planes para formalizar relación con una chica de Porlamar. Este conocido fue unos días de paseo a tierra firme donde lo invitaron a darse un baño de río y sin ninguna vestimenta, muy acalorado, entró en las desconocidas aguas donde instantes después sintió intenso dolor en sus partes íntimas tiñéndose de rojo vivo las aguas a su alrededor.

Desde la orilla una familia del lugar corrió a socorrerlo diciéndole: “Muchacho sal rápido, este río está lleno de pirañas”.

El conocido de Toñito el amolador fue trasladado a un centro asistencial donde llegó bañado en sangre, aterrorizado y casi inconsciente. Los médicos le atendieron deteniendo la hemorragia con la pérdida casi total del pene y parte de la bolsa escrotal. Decidieron su traslado a Caracas donde fue sometido a varias cirugías quedando bastante mutilado.

Desde ese momento, el flaco Eduardo decidió que jamás se bañaría en río y al contarles a sus padres la terrorífica historia le prohibieron seguir hablando con “ese corrompido de Toñito el amolador”.

Las pirañas son peces de voraces hábitos carnívoros que viven en los ríos de aguas templadas y cálidas de Sudamérica, miden entre 15 y 25 cm de longitud, son conocidas por su insaciable apetito y sus poderosas mandíbulas armadas con afilados dientes triangulares que usan como tijeras para picar y triturar la carne. Son estimuladas por la presencia de sangre en el agua o el chapoteo de una posible presa.

Los genitales masculinos ubicados en el exterior del cuerpo tienen mayor exposición y facilidad de ser lesionados por diferentes causas, entre ellas tenemos los cierres con la cremallera del pantalón en los niños, fracturas del pene por traumatismos durante la erección, amputaciones por accidentes automovilísticos o con maquinarias pesadas, estrangulaciones con anillos, heridas por explosiones o armas de fuego, así como mordedura de animales entre otros.

Su reparación puede ser muy compleja teniendo consecuencias bastante serias entre ellas a nivel de la uretra con dificultad permanente para la micción, así como daño de la función eréctil o pérdida de los testículos con necesidad de reemplazo hormonal permanente e infertilidad definitiva.

Para conocer mucho más sobre este y otros temas, te espero en mis redes sociales @Drsotorosa.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados