Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

La resequedad genital

Por la Dra. Carmen Mantellini

Sin importar la edad que tengamos, la resequedad vaginal y falta de lubricación puede ocurrir en cualquier momento de nuestras vidas, bien sea como efecto secundario de anticonceptivos hormonales, por estrés, enfermedades no diagnosticadas o la falta de estrógenos que ocurre cuando llegamos a la menopausia.

En algunos casos se vuelve un círculo vicioso si la asociamos con dolor, al punto que de no tratarse a tiempo, puede provocar una disminución del deseo sexual, porque ¿quién quiere hacerlo cuando duele?

Así que lo primero que tenemos que hacer es reconocer el síntoma y entender que podemos conseguir solución si asistimos a tiempo a la consulta ginecológica. En las jóvenes suele aparecer como efecto secundario del uso prolongado de los anticonceptivos hormonales, en la mujer adulta, puede ser secundario a hipertensión arterial no diagnosticada o en aquellas mujeres con mal control de la misma a pesar del tratamiento.

En líneas generales todas podemos utilizar lubricantes en su mayoría a base de agua y glycol, durante las relaciones sexuales, ya que disminuyen la fricción y el dolor.

En algunas pacientes puede ser necesario el uso de lubricantes profesionales, que tienen control de pH y Osmolaridad, que afortunadamente ya se encuentran disponibles en el mercado nacional.

También es posible utilizar humectantes a base de ácido hialurónico, que como su nombre lo indica aumentan la humedad en el tejido vaginal, siendo de gran utilidad en aquellas pacientes que no pueden utilizar estrógenos.

En pacientes menopáusicas el tratamiento de elección es el uso de estrógenos en crema o tabletas: los hay de mayor o menor potencia, estimulan la maduración de las células vaginales, favoreciendo el ph, la lubricación natural e incluso ayudan a prevenir y tratar las infecciones urinarias frecuentes de la menopausia y que se convierten estas últimas en un dolor de cabeza no solo para la paciente sino también para su médico tratante.

Por último, en aquellas pacientes que sienten dolor durante la relación sexual asociado a la resequedad y falta de lubricación, los andrógenos en óvulos mejoran la elasticidad y la flexibilidad, permitiendo que la paciente pueda volver a tener relaciones sexuales satisfactorias.

La elección de uno u otro, dependerá del síntoma predominante, y muy importante, debe descartarse y/o tratarse una infección ginecológica antes de iniciar cualquiera de estos tratamientos. Sólo tu médico sabrá la mejor opción para ti.

Para conocer de este y otros temas de interés visita mis redes sociales @dramantellini

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

ads

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados