Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La retención aguda de orina

Por el Dr. Ricardo Soto-Rosa

El señor Bonifacio era el conserje del conjunto residencial donde vivía la tía Carmencita. Era un hombre robusto de grandes cachetes, bigotes chorreados y mirada desconfiada. Se la pasaba en camiseta, calzando cholas negras y su cabeza coronada por un sombrerito de paja, que adornaba con una pluma de loro.

Bonifacio hacía el trabajo de jardín con mucha diligencia, sus peleas con los muchachos del conjunto eran cotidianas, poniéndoles orden y haciéndoles cumplir las reglas del condominio a cabalidad. Bonifacio era muy celoso en el cuidado de sus matas en especial de algunas plantas que, según él, tenían potencial medicinal.

Desde hace unos años a Bonifacio le diagnosticaron azúcar en la sangre por lo que era cuidadoso con la ingesta de alimentos, pero ahora, con preocupación estaba notando que su chorro para orinar era débil, finito y con urgencias frecuentes que le hacían abandonar sus quehaceres.

Bonifacio pensó que sus nuevas dolencias estaban relacionadas con la diabetes, por lo que practicó exámenes de laboratorio entre ellos, orina y azúcar en sangre, pero todo le salió normal. Decidió tomar abundantes bebedizos preparados con algunas yerbas, a manera de potenciar la fuerza de salida, pero contrariamente se incrementó la dificultad al orinar.

Para colmo a Bonifacio le dio un catarro bastante fuerte con mucha congestión nasal y fatiga, para lo que le recomendaron un antigripal con abundante cafeína que mejoró su falta de energía y un descongestionante nasal mitigaron los síntomas gripales.

Las urgencias para orinar se hicieron cada vez más frecuentes y cuando llegaba al baño tardaba un rato en salir la orina por lo que Bonifacio pujaba y se apretaba el vientre, hasta que la noche del domingo notó con horror que después de varias horas y haciendo todos los esfuerzos no lograba vaciar la vejiga y la necesidad de orinar era demasiado grande.

Bonifacio pidió ayuda a un farmaceuta vecino del piso 3, quien al observar el abultado vientre del conserje decidió llevarlo de inmediato a la emergencia de un hospital cercano, donde le diagnosticaron retención aguda de orina, procedieron a pasarle una sonda a través de su conducto urinario que al llegar a la vejiga comenzó a drenar enorme cantidad de orina.

Sintió gran alivio, calmando su desesperación, pero sorprendido escuchó a la enfermera decir “Hay manita, este hombre casi se revienta, tenía más de litro y medio”.

La vejiga es una sofisticada bolsa muscular donde se almacena la orina entre las micciones, su funcionamiento es muy complejo e intervienen diferentes factores entre ellos el sistema nervioso autónomo, varios neurotransmisores, así como también la sensibilidad y voluntad del individuo

El funcionamiento de la vejiga tiene dos fases: una fase de almacenamiento en la que recibe la orina que está siendo filtrada de manera continua por los riñones, durante la cual sus paredes deben permanecer totalmente relajadas, al contrario del esfínter o anillo muscular que se encuentra a la salida, permanece fuertemente contraído no permitiendo escapes.

Cuando se acumula entre 250 a 500 cc de orina se activan unos receptores de presión en la pared de la vejiga informando al cerebro que la bolsa está llena, haciendo consciente el deseo de orinar, durante el cual ocurre la fase de vaciamiento, donde las paredes de la vejiga comienzan a contraerse y el esfínter se relaja dejando pasar dicho fluido.

Existen múltiples razones por las cuales se puede generar una retención aguda de orina, la misma puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres. Para mencionar algunas causas están los trastornos en la dinámica de funcionamiento vesical bien sea por pérdida de la sensibilidad con ausencia del deseo miccional, o de su capacidad de contraerse con la   fuerza suficiente para evacuar la orina, también tenemos la contracción del esfínter durante la fase de vaciamiento o alteración en la sincronía entre estos órganos.

Otra razón para la retención aguda de orina es la obstrucción del conducto de salida como la observadas por el frecuente crecimiento obstructivo de la próstata llamado hiperplasia prostática benigna u otras patologías de esta glándula como su inflamación por infección o la presencia de tumor maligno.

Hay medicamentos que pueden relajar la vejiga como por ejemplo los anestésicos siendo la retención aguda de orina, una complicación vista en algunos post operatorios, otras medicinas como los descongestionantes nasales o antigripales aumentan la contracción del esfínter que puede descompensar una obstrucción presente como la observada en los pacientes prostáticos.

A la tía Carmencita le dio mucho dolor cuando vio por la ventana de su cuarto a Bonifacio bajándose con dificultad del carro con el noble farmaceuta, quien le ayudó a cargar la bolsa recolectora de orina, el pobre Bonifacio debía permanecer con la sonda hasta concluir los estudios y establecer la causa de la retención e iniciar tratamiento

Para conocer más de este y otros temas de interés te invito a mis redes sociales @Drsotorosa.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

 

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados