Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La vacuna en Venezuela y lo que está por venir

Por Omar Villalba  

Estamos en agosto, y se estima que para noviembre se realicen unas elecciones de gobernadores y alcaldes y todo lo que ello implica. También sabemos que estamos en periodo vacacional y que cuando lleguemos a diciembre la gente deseará salir de nuevo —como ocurrió el año pasado—, a buscarse la vida para pasar las fechas decembrinas.

En síntesis, todo esto significa que habrá un montón de gente en la calle, por diferentes razones, tal vez algunas más válidas que otras. Esto, en un mundo sin pandemia, sería algo normal. Pero, resulta que el mundo actual no es normal.

El aumento de individuos en la calle es algo que siempre preocupa, debemos tener presente que las grandes aglomeraciones de gente, son el caldo de cultivo para que aumente el número de contagiados. No conforme con ello, debemos tener presente que, por el mundo y en la región, ya están merodeando las nuevas variantes del coronavirus. Frente a estos escenarios, que generan miedo y ansiedad, no podemos dejar de preguntar: ¿Cómo va el proceso de vacunación en nuestro país?

Antes de responder esta interrogante, debo acotar algunas cosas que llamaron mi atención, mientras me preparaba para escribir este artículo. El doctor Julio Castro, que es la autoridad en lo referente a la pandemia en el país, dice que aún nos esperan dos años más de COVID-19 para alcanzar la fase libre de este flagelo. Vale la pena señalar, que en Europa y Asia, continentes que sufrieron primero este mal, aún están entrampados en la pandemia.

La segunda cuestión que me llamó la atención fueron los datos estadísticos que conseguí sobre la vacunación. De acuerdo a algunas consultoras, solo el 38% de las personas en este país ha recibido, al menos, una dosis de la vacuna. El resto, cerca de un 62% sigue sin recibir nada.

Tomando en cuenta cómo funciona la estadística, uno no debe fiarse y aumentar o reducir las cifras. En nuestro caso es muy probable que el porcentaje de personas vacunadas, al menos con una sola dosis, sea menor. Por lo que el verdadero porcentaje de venezolanos que recibieron las dos dosis debe ser mucho más pequeño.

Veo esto con claridad, cuando paso cerca de los hospitales, y otros centros médicos, donde las colas para recibir las vacunas son larguísimas. También hay un gran problema, y es que las vacunas rusas tardarán mucho en llegar, lo que implica que aquellos que ya recibieron una dosis de esta vacuna, tendrán una brecha muy grande entre la primera y segunda dosis, lo que levanta dudas sobre la eficacia.

Como ustedes pueden ver, la situación de la vacunación en Venezuela no es transparente y coherente. Nos queda claro, que todo esto es producto de una serie de factores, pero el principal —sin dejar de lado los problemas económicos por lo que atraviesa el país—, es la improvisación de este gobierno y la soberbia. Sí se hubiese procedido de forma racional, planificada y estructurada, la cantidad de personas vacunadas con la dosis completa sería mayor.

Ahora, tomando en cuenta los escenarios expuestos, da mucho miedo pensar en lo que puede pasar en este país de cara al proceso electoral, pero, por encima de todo, lo que ocurrirá en diciembre. Porque, aquí aparece otra arista de nuestro dilema como pueblo, si bien es cierto que el gobierno no ha manejado esta situación bien —aunque han sido responsables con las últimas movidas al desechar la idea de crear un protocolo que sustituya el 7+7—, y no han sido transparente.

También debemos admitir que la gente no ha ayudado mucho. Porque, verán, dentro de poco cumpliremos dos años en pandemia, y aún hay gente que no usa bien los tapabocas, se niegan a guardar la cuarentena y obviamente, se pasan por el forro de la nariz muchas medidas. En términos sencillos, no puedo evitar recodar ese refrán que dice: el muchacho que es llorón y la madre que lo pellizca.

Es por ello, que aprovecho este espacio, no solo para poner el reflector sobre el problema de la vacunación en Venezuela y lo que está por venir, sino que también quiero poner el dedo en la llaga: la gente no está respetando las medidas de seguridad e higiene. Parece que la cantidad de fallecidos, que según algunos medios,  llega a 3.733, desde el inicio de la pandemia en marzo del año pasado hasta ahora; le da igual.

Señores, sea nuestro gobierno ineficaz o no, si nosotros no ponemos de nuestra parte, lo que hacemos es agudizar la crisis. Por lo tanto, debemos recordar las medidas de protección y dejar de lado esa actitud nihilista. Mientras más rápido cooperemos, más rápido saldremos de este atolladero.

Mientras más cooperemos, tendremos más moral para hacer preguntas sobre lo que está pasando y no nos están informando.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x