Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿Qué es la sepsis y cómo debe ser tratada?

Por el Dr. Ricardo Soto-Rosa

María Luisa González esperaba noticias caminando de un extremo a otro del amplio corredor, aquella casa colonial del centro de Caracas estaba colmada de recuerdos. Los viejos tiempos donde imperaba una singular dinámica familiar, con muchas historias y vivencias, estaba ahora casi vacía.

María Luisa encendía un cigarrillo tras otro, llevándolos sin cesar con los dedos amarillentos hasta su fina boca, pintada de rojo; mientras que a ratos veía el péndulo del antiguo reloj con su monótona danza. Cada media hora las campanadas le notificaban el tiempo transcurrido.

Rubén su marido de tantos años se encontraba grave en el Centro Médico. Desde que empezaron las calenturas y los escalofríos, lo había cuidado con gran devoción; pero Rubén que ya era un hombre entrado en años, para colmo diabético, muy terco y desconfiado, se resistía a ser evaluado por el médico de San Juan, que siempre hacía visitas a domicilio.

Luego de dos días de fiebre, la dificultad habitual de Rubén al orinar se había incrementado de manera considerable; y el dolor sordo que le hincaba los genitales se fue extendiendo hacia el bajo abdomen y la espalda.

María Luisa decidió llamar a su hermana Lola que, al llegar y observar el color marmóreo en la piel de Rubén, la agitada respiración y escucharlo hablar incoherencias; decidió pedir “un carro de alquiler” para desplazarse de inmediato a un centro asistencial. Lola no entendía cómo era posible que personas intelectuales e inteligentes pudieran dejar “que las cosas llegaran hasta ese punto; sin buscar ayuda profesional”.

Un español de Asturias fue el chofer encargado de buscarlos, entre todos montaron su pesado cuerpo en la parte de atrás del Chevrolet, que partió en medio de un fuerte acelerón y con intenso corneteo se fueron abriendo paso hasta llegar a las puertas del Centro Médico; donde Rubén en estado de shock fue atendido en la emergencia y tras algunos exámenes, recluido ya inconsciente en la unidad de terapia intensiva con el diagnóstico de sepsis de punto de partida en vías urinarias.

María Luisa y Rubén nunca pudieron tener hijos, mientras que el resto de sus hermanos por diferentes circunstancias se fueron mudando de la vieja casona familiar; quedando al final ellos dos solos, quienes se habían dedicado a cuidarse y vivir su mundo vacío, evocando el recuerdo de viejos tiempos.

Las infecciones de vías urinarias ocasionadas por gérmenes agresivos y resistentes en organismos debilitados, bien sea por la edad u otras patologías que comprometen al sistema de defensa, pueden tener una evolución devastadora, con rápido paso del germen de riñones a la circulación general, convirtiéndose en la temida septicemia; donde la bacteria va colonizando diversos órganos y liberando poderosas toxinas, mientras el organismos tiene una respuesta inmunológica generalizada y fulminante, con movilización de diferentes glóbulos blancos y liberación de sustancias, que bajan la tensión arterial, reducen la vitalidad del corazón, hasta llegar al shock séptico.

En la sepsis se presenta compromiso de múltiples órganos que se van paralizando y en alto porcentaje, conducen hasta un desenlace fatal.

La sepsis debe ser tratada en la unidad de terapia intensiva, ubicar su punto de partida y administrar antibióticos de última generación; así como brindar todos los soportes necesarios que en algunos casos pueden requerir entre otros la diálisis renal.

Cuando eran las dos y trece minutos de la madrugada, el negro teléfono de disco ubicado en la pared de la concina, comenzó a timbrar. María Luisa sintió un nudo en el estómago, las piernas le temblaban, quedó en principio paralizada, luego se acercó y levantó la bocina con su largo cable, al otro lado de la línea una secretaria le informó que llamaba del Centro Médico, que el Dr. Guillarte, de la terapia intensiva, necesitaba hablar con ella…. A los pocos segundos el Dr. Guillarte al teléfono, le dijo: “Lo siento mucho María Luisa, fue un gran hombre, luchó hasta el final”.

Para conocer más sobre este tema te invito a mis redes sociales @Drsotorosa.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados