Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Reforma migratoria, una necesidad

Por José Aristimuño

Ante el complejo panorama migratorio que involucra temas tan sensibles y diversos como los derechos humanos y la seguridad nacional, el objetivo de legalizar a los once millones de personas indocumentadas que habitan en nuestro país apuntala positivamente tales aristas.

Por una parte, tenemos millones de hermanos y hermanas que asisten a las iglesias, que van a los colegios con nuestros hijos, que pagan impuestos y contribuyen con su trabajo a hacer grande Estados Unidos. Estas personas son americanas en todo, salvo en un pedazo de papel. ¿Por qué mantenerlas indocumentadas?

En cuanto a la preocupación por la seguridad, desde el mismo FBI se ha expuesto que menos del cinco por ciento de la población indocumentada está formada por criminales. Pues bien, ubicar a estas personas en un mar de once millones puede ser muy difícil, y el proceso de legalización de «los buenos» haría mucho más fácil localizar a «los malos».

Además, las dificultades para la inmigración legal favorece el tráfico de personas, convirtiendo la escena humanitaria en escenario de negociantes. Mientras tanto, los menores solos se cuentan por miles y las medidas para su atención no parecen ser suficientes. En un contexto tan intrincado, es muy fácil encontrar qué criticar.

Sin embargo, se va haciendo camino. Por ejemplo, pasados los primeros cien días de mandato de Biden, se han firmado 94 órdenes ejecutivas migratorias con el fin de proteger a los migrantes y lograr reunificaciones familiares en la frontera con México.

Son pasos necesarios, pero no suficientes.

La reforma migratoria propuesta por el presidente Biden es la más amplia desde que el expresidente de Ronald Reagan, en 1986, firmó la Ley de Reforma y Control de Inmigración que permitió la legalización de más de cinco millones de personas indocumentadas.

En los siguientes cien días del mandato Biden, hay que poner manos a la obra para iniciar el camino hacia la ciudadanía de las personas indocumentadas, así como lograr un procesamiento ordenado y humano de las personas migrantes que permanecen en nuestras fronteras.

Para lograrlo, es la hora de alejarse de los extremos: en la izquierda, Alexandria Ocasio; en la derecha, Donald Trump. Hay que buscar el consenso entre republicanos y demócratas; de eso se trata la política.

Volver al centro y lograr la amplia reforma migratoria propuesta será el legado de este mandato. Así como Obama es recordado por su legado en materia de salud, Biden será recordado por su legado migratorio y los beneficios de la regularización de las personas que comparten espacios, trabajo y valores americanos.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x