Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¡Respirar para sanar!

Por María Laura García

Respirar es la función vital más importante, ya que podemos vivir algún tiempo sin alimento, un poco menos sin agua, pero sólo breves instantes sin respirar.

Respiramos naturalmente sin pensar, pues pocas veces lo hacemos conscientemente durante el día, pero si entendiéramos o conociéramos que el hacerlo de forma plena nos ofrece la oportunidad de ganar o mantener la salud, estoy segura que nos tomaríamos ciertos momentos del día para aspirar y botal el aire sintiendo cada parte del proceso.

Valga el encuentro de hoy, como una invitación para crear el hábito de hacerlo conscientemente, esto significa conectarnos tanto en el aquí como en el ahora a través de la respiración; para con ello disminuir nuestros niveles de estrés y regular las funciones vitales del organismo. Con esta simple acción, identificaremos aquello que delinea nuestro estado de ánimo y balanceará nuestro diálogo interno.

Valiosa fuente de información…

Palpar cómo respiramos, y sobre todo cómo nos sentimos al hacerlo, es una fuente de información importante para nuestro bienestar. ¿Por qué? Porque las distintas emociones cambian el ritmo de nuestra respiración. Cuando te centras en tu respiración y en cómo esta se modifica cuando sientes miedo, ansiedad, rabia o alegría te ayudara a modular tu sentir cuando sea necesario.

La respiración consciente constituye la base primordial de todo ejercicio físico y espiritual. Las disciplinas orientales, la ciencia e incluso las religiones la promueven para alcanzar niveles superiores de conciencia, al mismo tiempo que, como ya les dije contribuye a un mejor estado de salud. Por ejemplo, el Yoga o el Tai-Chi, implica entrenar la respiración consciente para aquietar la mente, serenar estados emocionales, desarrollar la concentración, regular la ansiedad y alcanzar paz interior.

Hábito sencillo de adoptar…

Cada minuto tienes la oportunidad de conectarte con tu respiración de manera consciente y gozar sus beneficios. Una correcta respiración es fácil de aprender y previene problemas psicológicos como la ansiedad. La calidad de tu vida está íntimamente relacionada con la calidad de tu propia respiración.

La neurociencia corrobora los amplios beneficios de la respiración consciente para la salud integral de las personas y la gestión de sus emociones. Innumerables escuelas y métodos recurren a ella como herramienta adecuada para ayudar a los pacientes en su proceso de curación. Es suficiente con recordar la respiración, considerarla o pensar en ella para que se modifique y se amplifique.

Sin importar la complejidad o la patología, al centrarnos a una escucha suave de nuestra propia respiración se da un cambio psicológico–energético. En general, nos adentramos en un estado más propicio y receptivo para la sanación más el equilibrio.

Solemos respirar deficitariamente, o lo que es lo mismo, poco y mal, como consecuencia del estrés físico y mental; pero además se ha descubierto la relación entre los estados emocionales más los cambios en el ritmo y la calidad de la respiración.

Orgánica y hormonalmente, cada estado emocional, ya sea tristeza, ansiedad, miedo, ira se asocia a una bioquímica diferente, así como una forma distinta y ritmo de respiración. Pero lo extraordinario de todo es que se trata de una doble vía: las emociones alteran y modifican la respiración, pero también, nuestra respiración puede cambiar un estado emocional.

Así que, solo aprendiendo a respirar, es mucho lo que podemos mejorar en nuestra vida. ¡Manos a la obra!

REDES:
Instagram: @ATuSalud
YouTube: ATuSaludconMariaLauraGarcia
Facebook: ATuSaludEnLinea
Twitter: ATuSaludEnLinea

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados