Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Tratamientos actuales para la incontinencia urinaria

Por la Dra. Carmen Mantellini

Este mes hablamos de incontinencia urinaria en la mujer, en columnas previas explico de sus principales causas y de los hábitos de vida modificables que ayudan a aliviar la pérdida involuntaria y bochornosa de orina.

Hablemos esta semana sobre las alternativas de tratamiento cuando a pesar de los cambios que hemos realizado, la incontinencia urinaria persiste.

La cirugía, con la colocación de una cincha, o trozo pequeño de material sintético debajo de la uretra, es hoy en día el estándar de oro para su corrección.

Es un procedimiento sencillo, mínimamente invasivo, además ambulatorio que permite una recuperación rápida y que nos permite incorporarnos rápidamente a nuestras actividades cotidianas. Como en todos los casos, debe estudiarse bien la paciente antes de realizarla, para estar seguros de la causa de la incontinencia de orina.

La cirugía es el tratamiento contra el cual se comparan todas las demás técnicas. Hablemos entonces de esas otras alternativas que han demostrado mejoría.

Existen métodos que se realizan en consultorio entre los que cabe mencionar el uso de un balón intravesical, la estimulación eléctrica de la vejiga, la electroacupuntura y la estimulación electromagnética pulsada. Estos métodos alivian parcialmente la pérdida involuntaria y en algunos casos mejoran significativamente la calidad de vida de la mujer que no puede o no quiere ir a cirugía.

Más recientemente se propuso el láser y la radiofrecuencia transuretral, pero una última revisión publicada este mes echa por el suelo sus beneficios, por lo que a la hora de resolver la incontinencia, no deben ser utilizados.

En resumen, ante la pérdida involuntaria de orina lo importante es consultar, porque es el especialista quien podrá determinar su causa y sobre todo el tratamiento adecuado para la misma. Lo primero que hay que descartar es la presencia de una infección urinaria, que es la causa más frecuente y la más sencilla de resolver, a través del tratamiento médico adecuado.

Una vez descartada la infección urinaria activa y determinado el tipo de incontinencia podremos entonces decidir junto a la paciente el tratamiento adecuado, recordando que cualquiera sea, quirúrgico o en consultorio, debe ir acompañado de modificaciones en el estilo de vida de aquellas condiciones que hayan favorecido su aparición.

Para conocer más de este y otros temas de interés te invito a mis redes sociales  @dramantellini

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados