Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Una hernia puede ser mortal si no es atendida a tiempo

Por el Dr. Ricardo Soto-Rosa

El señor Fonseca era un hombre terco y desconfiado, hacía ya unos cuantos años notaba un abultamiento en su ingle derecha la cual él mismo se diagnosticó: “Esta pelota es una hernia”.

Fonseca por distintas razones consultó a diferentes médicos, uno de ellos, amigo de la infancia convertido en gastroenterólogo, fue el primero en darle la recomendación. "Opérate esa hernia no vaya a ser que se te complique", pero él basado en sus antecedentes familiares le contestó: “Mi padre vivió hasta los 87 años y nunca tuvo problemas con su hernia”.

Unos años después le diagnosticaron Diabetes Mellitus, por lo que le ordenaron dieta y tomar un medicamento a diario, pero Fonseca no era de tomar pastillas y decidió que si bajaba la ingesta de dulces no tendría problemas con esa enfermedad.

Cada vez que visitaba al internista, éste hacía esfuerzos por hacerlo entender lo importante del tratamiento y el control, también le hacía la recomendación sobre su bulto en la ingle que cada día se hacía más prominente, pero la respuesta no cambiaba y seguía manifestando que a su padre jamás se le complicó, ¿por qué se le iba a complicar a él?

Para celebrar sus bodas de plata, decidió junto con su mujer hacer un viaje por tierra hasta el páramo merideño, repitiendo la misma excursión que una vez hicieron hasta la laguna de Mucubají.

Fonseca comenzó a sentir una molestia en la ingle que pronto se transformó en un dolor constante, l mismo se fue intensificando minuto a minuto. Con disimulo detuvo el paso y de espaldas al grupo, haciendo ver que contemplaba el paisaje, se auto examinó, notó con preocupación el bulto de la ingle muy duro, doloroso e imposible de regresar hacia adentro.

Haciendo gran esfuerzo continuo el paso y de manera obstinada, se lo ocultó a su mujer y demás compañeros de excursión. Unas horas después, Fonseca estaba vomitando de manera copiosa, empezó una fiebre cada vez más alta y ahora su abdomen era como un tambor prensado y sonoro. Cada cierto tiempo venían cólicos que le quebraban su soberbia personalidad.

Trataron de trasladarlo de emergencia, pero fue necesario esperar el amanecer, cuando lograron acudir a un ambulatorio donde ya estaba casi sin aliento, el médico lo refirió al hospital donde llegó, horas después. Fue llevado a quirófano de urgencia con el diagnóstico de hernia inguinal estrangulada; obstrucción intestinal complicada con sepsis y Diabetes Mellitus descompensada.

Al ser intervenido, encontraron dos asas intestinales dentro del saco herniario las cuales estaban necrosadas y perforadas contaminando su cavidad peritoneal con abundante secreción intestinal. Al salir de la cirugía fue llevado a la terapia intensiva donde a pesar de todos los esfuerzos médicos se fue…

El conducto inguinal es como un túnel, a través del cual pasa el testículo, cuando desciende desde el abdomen, que es el lugar donde se forma, para llegar a su sitio definitivo; las bolsas escrotales, por lo tanto, en el conducto inguinal están todos los vasos nervios y demás elementos, que van o vienen del testículo.

El conducto inguinal se encuentra en la parte inferior de la pared abdominal y es uno de los sitios más débiles, donde con más frecuencia se producen las hernias; por lo que se denominan hernias inguinales. La hernia se trata de una debilidad de la pared muscular del abdomen la cual deja pasar al peritoneo; una especie de bolsa donde se encuentran contenidas las diferentes vísceras del abdomen. Este segmento de peritoneo, que sale a través de esta debilidad; se le llama saco herniario y junto con él se viene parte del contenido de la cavidad abdominal como por ejemplo las asas intestinales conocidas popularmente como tripas.

Entre las causas por las que se producen las hernias inguinales tenemos, las hereditarias, la obesidad, los músculos flácidos; esfuerzos continuos que generan aumento de la presión abdominal como el estreñimiento o los tosedores crónicos, también personas con oficios que demandan grandes esfuerzos físicos, entre otras.

Una vez que se hace el diagnóstico de hernia inguinal, se debe planificar su intervención la cual es sencilla y mínimamente invasiva; incluso puede ser ambulatoria. Se trata de regresar el contenido del saco herniario hacia la cavidad peritoneal; para luego reparar el defecto y colocar una malla bio compatible la cual genera una intensa fibrosis que le da gran fortaleza al punto donde se encontraba la debilidad.

Una hernia se puede complicar en el momento menos imaginado y en las circunstancias más adversas; al postergar la cirugía, con el paso del tiempo se suman otras patologías que aumentan el riesgo de complicaciones.

Para conocer más de este y otros temas de interés te invito a mis redes sociales @Drsotorosa.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados